Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Papá, ¿por qué utilizas Steam?

imagen por defecto contenido opinión

Esta semana tenía pensado escribir sobre otro tema (como casi siempre, la verdad), seguramente menos interesante, pero el pasado viernes tuve una experiecia casi religiosa que por poco da con mis huesos de pecero en el infierno. Lugar este muy oscuro y temible donde los errores (de Windows) incomprensibles acaban consumiendo el valioso tiempo que uno invierte con la intención de divertirse.

El caso es que la semana pasada probé la beta de The Witcher 2 para PC y me quedé impresionado. Tanto, que cuando volví a casa saqué de la estantería la Enhanced Edition de The Witcher para ver si era verdad aquello de que "de casta le viene al galgo". Y es que nada me apetecía más que darle la razón a un tal Paco Delgado: director de Micromanía la mayor parte del tiempo y fan irreductible de The Witcher en sus ratos libres.

Con toda mi ilusión, cogí el DVD y lo metí en el PC para instalarlo. Tras dos DVD completos y más de 12GB de instalación, me dispuse a disfrutar de las aventuras de un mago llamado Gerald de Rivia. Así que hice clic en el icono de The Witcher, se abrió el launcher y le dije que venga, que empiece ya.

La primera en la frente. Error. Según Windows no tengo suficientes privilegios para poner en marcha The Witcher. Así que me voy al icono de arranque en el disco duro, pincho con el botón derecho del ratón y le digo que inicie el juego como administrador... ¡Zas!, otra vez el mismo error. ¿Qué hago si el juego es original, no tiene tanto tiempo (septiembre 2008) y debería funcionarme sin problemas?

Acabo en foros de Internet, buceando y buscando a ver si a alguien más le pasa lo mismo. ¡¡Efectivamente!! Es un error que da The Witcher en Windows 7 (el OS de un servidor) y necesita una actualización a la versión 1.4, de ahí a un paquete de traducción al castellano y, finalmente, a la revisión 1.5. Así sí me funcionará.

Me remango la camisa, cojo una couk de la nevera y me dispongo a trastear como en los viejos tiempos. Voy a la página del desarrollador. Me bajo el parche 1.4 (900 MB), el paquete de traducción al castellano (450 MB) y el fichero de la versión 1.5 (125 MB). Como no tengo 50MB de ADSL, la cosa va a su ritmo. Así que me dedico a limpiar el polvo de la mesa... tralará...

Con todo bajado instalo el parche de la versión 1.4. Me dice que para poder instalarlo hay que registrar The Witcher. Lo hago (en un proceso bastante poco intuitivo). Vuelvo a lanzar el parche y cuando empieza a copiar los archvos, me dice que "el idioma instalado en el juego no se corresponde con el seleccionado en el parche". ¿Ein? ¿Cómo? ¡Si he elegido español en los dos...!

Intento evitar el error seleccionando inglés, luego alemán, más tarde francés y finalmente polaco... ¡¡nada!! ¿Qué puede pasar? ¡¡Ah, ya recuerdo!! Cuando instalé The Witcher quité todos los idiomas (turco, checo, polaco, surinamés, etc.) menos el español e inglés para no gastar espacio en el disco duro. ¿Solución? A desinstalar el juego y empezar de cero. Oooootros 12GB de instalación. Unos 40 minutos del ala...

Acabada la nueva instalación vuelvo a ejecutar el parche de la versión 1.4. Ahora ya me deja instalarlo y cuando acaba de copiar todos los archivos al disco duro... ¡¡error!! "¿Y ahora qué?", pienso entre golpes al teclado. Pues resulta que The Witcher no se ha instalado bien y no se puede aplicar el parche. ¿Por qué será que muchos jugadores prefieren las consolas al PC? "Ahora los entiendo".

El caso es que como podréis imaginar, a estas alturas empiezo a ver atractivo incluso quemar en una hoguera el juego, para darme el gustazo de ver que soy yo el que sale ganando. Pero no. Me niego a que dos simples DVD me joroben esa tarde-noche. Así que vuelvo a empezar de cero. Instalo el juego (otros 40 minutos), aplico el parche y... ¡¡error!! ¿Qué hago? Llevo más de tres horas perdidas, casi es hora de cenar y no he jugado ni un minuto. ¿Cómo es posible?

Evidentemente me doy por vencido. "Paso de jugar con The Witcher y toda su parentela... que le...". Pero en ese momento, sufro una revelación. De repente, escucho en mi interior una palabra: Steeeeeeeam. ¡¡Córcholis!! Pues claro. Seguro que allí lo venden. ¿Tendré que pasar el mismo calvario o funcionará sin mayores esfuerzos? Ya sólo por la curiosidad me meto en la tienda de Valve, veo que lo venden y que merece la pena pagar por tenerlo como Dios manda por si quiero jugar con él hoy o dentro de 15 años. Así que lo compro.

Me lo bajo en cuatro horitas escasas y cuando le digo que quiero jugar... ¡¡juego!! Sin parches, errores ni gaitas. ¿Magia? No, trabajo bien hecho. El de Valve para ser exactos. ¿Formato físico o digital? Yo digital, que además de todo esto que pongo arriba (y que ya es razón suficiente), si mañana hay un incendio repentino en mi estantería de juegos de PC... yo sigo tan contento jugando con mi The Witcher Enhanced Edition de Steam.

¡¡Ah!!, y por fin mi hijo tiene una respuesta a su pregunta. Que es lo que importa.

Lecturas recomendadas