Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

“Passar” por el aro online

imagen por defecto contenido opinión

Polémica y videojuegos parecen ser dos palabras unidas a la fuerza. Da igual el tema del que se hable, siempre salta la polémica. A veces los jugadores atacamos al mercado sin tener toda la razón de nuestra parte y a veces es el mercado el que nos ataca, sin pensar demasiado bien las consecuencias.

Una de las polémicas que más vueltas está dando últimamente es el tema de la compra y venta de segunda mano. No voy a repetir lo que opino de esto, que ya lo dejé claro en otro post y hasta en un Cara a cara (con lo poco que me gusta a mí salir en la tele). Estoy a favor, por supuesto. Eso no impide que comprenda que, ahora que la crisis aprieta y los consumidores nos hemos vuelto más agarrados (a la fuerza), las compañías miren con recelo una practica que les hace ingresar menos dinero. O eso creen ellos.

Parece que a la hora de buscar soluciones a situaciones nuevas no estamos muy espabilados en general. Y tampoco en este caso en particular. En vez de buscar una fórmula original que premie al comprador de juegos nuevos, la estrategia para combatir la segunda mano tira de lo de siempre: penalizar al jugador. Y es que, aunque parezca igual, no es lo mismo.

Los jugadores de PC estarán hasta el gorro de esas medidas de seguridad que les obligan a estar constantemente conectados a Internet para poder jugar con su juego original. Un amiguete mío se compra los juegos originales y luego se baja las copias pirata para no tener que sufrir los sistemas “anticopia”. Vamos, que le resulta más cómodo jugar con un juego ilegal que con el legal. Tiene güitos la cosa.

En una vuelta de tuerca al concepto de complicar las cosas en vez de hacerlas más fáciles, desde hace tiempo sufrimos el famoso “online pass” que parece que se va a convertir en el estándar habitual en PS3 y no en una simple excepción.

La broma consiste en obligarte a picar un código en PSN (ojo, no te equivoques con los números, que no te dé error, que no te diga que está caducado…) para acceder a las funciones por las que ya has pagado. Normalmente, el juego online.

Dicho así no parece tan grave, la verdad. Por lo menos hasta que intentas dejarle el juego a tu vecino, que quiere echarle un ojo antes de comprarlo. O se lo pasas a ese colega con el que sueles comprar juegos a medias para que la cosa sea más llevadera. Que no, que el online sólo va a funcionar en tu consola… O, como mucho, en otras 4 consolas más, pero siempre con tu cuenta PSN y tu usuario.

La gracia está, claro, en que si te compras el juego de segunda mano y el comprador original habilitó el online pass te toca pasar por caja. 10 euros te cuesta descargar el online pass, más lo que hayas pagado por el juego…

Algunas compañías y desarrolladores justifican el online pass porque dicen que desarrollar y mantener los modos online de los juegos cuesta dinero. Os recuerdo que jugar online en PS3 es gratis. Yo no soy mucho de jugar online, la verdad. No sé si me pilla mayor o es simplemente que no me gusta competir con los amigos. Pero si juego online a Uncharted 3, con online pass o sin él, lo haré gratis. Seguirá sin costar un duro. Si todos nos compramos el juego de primera mano, nadie pagará un duro por jugar online. Vamos, que la justificación se cae por su propio peso.

Si la gracia está en que quieren sacarle dinero a los modos online de sus juegos, me parece fantástico. Que me vendan el juego por 40 pavos y luego, el que quiera pagar por jugar online, que pague otros 20 si le apetece. Con lo que entramos en otra guerra (y nunca mejor dicho). Todos hemos terminado aceptando la parquedad de los modos individuales (que los juegos cada vez se acaban antes, leñe), porque disponemos de un online con el que amortizar. Si además de venderme campañas cortas, me dejas sin juego online o me obligas a pagarlo aparte… ¿Crees de verdad que voy a comprar más juegos? ¿Soy yo la única que no entiende nada?

Lecturas recomendadas