Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

El perfil del nintendero

imagen por defecto contenido opinión

En una reciente entrevista con un equipo de desarrollo español que publica en WiiWare, al preguntarles por el estilo de sus juegos favoritos, uno de ellos se declaraba nintendero. A otro le gustaban los shooters y el tercero era más de aventuras gráficas.

Inmediatamente pensé que ser nintendero quería decir mucho más que el mero hecho de que te gusten los coches o las aventuras. Pensé en lo que realmente significaba esa palabra. Y decidí introducirla en mi buscador de Google.

Entre foros, manuales, irreverentes nicks y cientos de blogs, encontré cosas interesantes. Leo por ejemplo que ser nintendero es especial, un orgullo, un don divino; hay que dice que es nintendero porque solo tiene una consola: la Wii de Nintendo (un cachondo, claro); otro dice ser nintendero porque se siente el fan más fan de los videojuegos…

Algo de cierto habrá en todos, ¿no? Nuestro amigo programador se declara nintendero como un honor; a mi me pasa lo mismo, desde luego. Cuando oigo a alguien definirse así, me corre un gusanillo por el cuerpo (como cuando encuentro a atléticos de corazón) que supongo que debe ser cosa de la sangre.

Puede que incluso se herede, que la pasión por los videojuegos que siente un nintendero, la identificación con sus héroes de toda la vida, se transmita de padres a hijos. Los nintenderos son jugones fieles: eso se nota en los lectores de Nintendo Acción, que se empeñan en comprar la revista cada mes para estar al día. Y no la cambian por otra. Vibran cada vez que Miyamoto o Iwata hacen el mínimo comentario, más aun en un E3. A veces se dejan llevar por las emociones, pero es lo que tiene ser tan pasional.

Ahora hay nintenderos de todas las edades; muchos vienen de los tiempos de NES y Super Nintendo, otros se han añadido con Wii o DS y, a pesar de su juventud, destilan pasión nintendera por los cuatro costados. Todos son igual de nintenderos. A un nintendero le puede gustar o no Pokémon, pero tened por seguro que se lo ha jugado, y su opinión es siempre respetable porque proviene de la experiencia. Y Pikachu, Donkey, por supuesto Zelda y Mario están entre su top de ídolos, porque estos personajes les ha acompañado toda su vida, ¿verdad?

Pero en el interior de cualquier nintendero solo existe un principio, y es irrenunciable: un juego debe ser divertido. Te debe proporcionar una experiencia inolvidable, única, que te haga sacar como mínimo una sonrisa; se debe poder compartir y comentar; y siempre generan ilusión.

En el fondo ser nintendero es una filosofía. Y nuestro amigo programador dijo todo lo que necesitaba decir cuando nos explicaba el estilo de juego que le gustaba, sus influencias: tenía esa manera de ver el mundo de los videojuegos.

Lecturas recomendadas