Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Los piques de la redacción

imagen por defecto contenido opinión

Voy a tirar de la manta. Ya es hora de que se sepan algunos trapos sucios de la redacción. Pero bien entendidos ¿eh? Que no me refiero a los cruces de miradas (y alguna otra cosa) cuando el Barça le moja la oreja al Real Madrid, o cuando toca discutir cuál va a ser la peli del verano (esta va por Dani y Jose Luis). Ahora quiera hablaros de los juegos a los que nos picábamos cuando teníamos ratos libres, y no pongo los de ahora, porque sería hacer publicidad.

Cuenta la leyenda que en tiempos primitivos, lo que más enganchaba eran los partidos de Sensible Soccer de Amiga. No es que se jugase un partidito de vez en cuando, sino que existía un campeonate “semiclandestino” que casi se llevaba más tiempo que el trabajo (no sé quién ganó). Y no ha sido el único juego de fútbol que nos ha traído por la calle de la amargura; también hubo fiebre con Super Soccer de Super Nintendo y Soccer Brawl de Neo Geo. (Más adelante hablaremos de Pro Evolution).

Los combates de Street Fighter II y Soul Calibur de Dreamcast también han tenido lo suyo. Pero seguro que no adivináis el juego que más horas nos entretuvo en la consola de Sega. ¿Virtua Tennis? Cerca, pero no. ¿Chu Chu Rocket? Uuuuuy, tampoco. El juego que nos picó de verdad, hasta que cerrabas los ojos y veías a los coches moverse, era Re-Volt a pantalla partida. Y el caso es que este “racer” de Acclaim no era demasiado bueno, pero en aquel momento, las redacciones de Hobby Consolas y la Revista Oficial Dreamcast, nos dejamos los pulgares, los ojos y los pulmones con estos coches a radio control.

Pero creo que no ha habido nada como los partidos de Pro Evolution Soccer (distintas ediciones) de PS2, con dos multitap, pizzas de por medio, y hasta un lenguaje propio para meternos con los contrarios (y también con los compañeros “chupones”). La jornada empezaba a la hora de salir, cuando ya se habían marchado los compañeros, y duraba hasta la hora que fuese. Mucho más emocionante que la final de la Eurocopa, creedme. Y para muestra... una -avergonzante- foto de las alineaciones titulares de Hobby y PlayManía de hace unos años.

Lecturas recomendadas