Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

El precio de los productos

imagen por defecto contenido opinión

Cualquier producto tiene un precio. ¿Caro o barato? Seguramente cada uno tendrá una opinión al respecto, dependiendo de su escala de valores. Lo que para uno puede ser una ganga, para otro resultará inadmisible. Ahora andamos a vueltas con el precio de Kinect, de la 3DS o del servicio PlayStation Plus de PSN. ¿Caro o barato?

Por algunos comentarios que recibimos en Hobby Consolas, me da la sensación de que no ha gustado demasiado la estrategia de Sony de colocar un servicio de pago dentro de PS Network. Y, la verdad, no entiendo por qué. Los que no quieran suscribirse seguirán teniendo los mismos servicios gratuitos que hasta ahora, pero al que le interese, por 50 euros ¡al año! tendrá un montón de servicios exclusivos que incluyen demos, descuentos y hasta pruebas de juegos completos. Según Sony son contenidos que podrían llegar a los 200 euros de forma individual. No sé si será para tanto (o será más) pero a mí me parece una oferta interesante. Pero entiendo que pueda haber gente que no opine lo mismo, y entonces no tiene más que pasar ampliamente del tema y seguir con su PS Network gratuita de siempre.

Por otro lado, aún no se sabe el precio de Kinect, pero cada vez cobra más fuerza la cifra de 150 euros. ¿Caro o barato? Pues, una vez más, depende de cada uno. Yo lo he probado y me parece una pasada. Que lo aprovechen con juegos más o menos atractivos está por ver, pero tampoco me parece una cantidad desorbitada. Y, vuelvo a lo mismo, el que considere que no le merece la pena, que no se haga con él y siga disfrutando de sus juegos clásicos en su 360.

Mientras, ayer tuve la oportunidad de probar la 3DS. Es alucinante. Efecto 3D y sin necesidad de gafas. Y con unos juegos que quitan el hipo. Aún no se sabe cuánto va a costar (ni siquiera lo sabe la gente de Nintendo España) pero como me decía mi compañero David Martínez, redactor jefe de Hobby, habrá mucha gente dispuesta a pagar lo que sea. No creo que tenga un precio exagerado, porque la política de Nintendo siempre ha sido colocar cifras razonables desde un principio, en vez de realizar rebaja tras rebaja después del lanzamiento. Pero después de verla, para mí, aunque el precio sea un poco elevado, merecerá la pena.

Os hago todas estas reflexiones porque me da la sensación de que cada vez está más instalada en nuestro sector la idea de que "todo es muy caro y lo queremos todo a precio de ganga". Como decía al principio -y ya he contado en anteriores post- respeto a quien piense que los juegos y las consolas son caras, y siempre tienen la opción de optar por otra forma de entretenimiento que consideren más asequible. Pero me cabrea la hipocresía de no seguir el mismo procedimiento en otros ámbitos, donde los "palos" -en mi opinión- son infinitamente más sangrantes.

Por hacer solo un pequeño ejercicio de memoria. Hace nada menos que casi 20 años, cuando Hobby Consolas salía a la venta, una novedad de Super Nintendo podía llegar a costar hasta 13.000 pesetas (78 euros), el periférico más "molón", el Super Scope de esta misma consola (una especie de escopeta absurda que apenas sirvió para un par de juegos), estaba en las 10.000 pesetas (60 euros), y la portátil más innovadora, Game Gear de Sega, salió por unas 20.000 pesetas (120 euros). Comparad los precios con los de ahora y a la vez haced lo mismo con la calidad de los juegos y la potencia de las consolas en las diferentes épocas. Ahora realizad el mismo proceso con cualquier otro producto, el que se os ocurra. Yo os propongo uno: El Seat Ibiza de 1990, 900.000 pesetas (5.400 euros). Cualquier modelo de ahora es como mínimo, el doble. ¿Alguien se queja de ello?

Lecturas recomendadas