Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

Tras el primer año de 3DS, ¡no vuelvas a abandonar la autopista!

imagen por defecto contenido opinión

Se cumple un año del lanzamiento en Europa de Nintendo 3DS. Por el carril de aceleración que le habían abierto Wii y DS, la portátil 3D de Nintendo tenía toda la autopista para ella solita. Bien alimentada por el combustible 3D sin gafas, también funcionaban los turbos a pleno rendimiento: el Streetpass, la nueva política con los third parties, la eShop y el Spotpass. Así que la salida fue fulgurante.

 

Por la autopista hay que pisar a fondo para tomar velocidad, así que la consola enseguida necesitó gasolina de 98. Pero el surtidor no llegaba. Y los que se iba encontrando no le daban lo suficiente, eran de 95 o diésel. Los Street Fighter y Pilotwings, la primera carga de combustible de lanzamiento, le dieron reprís y una buena reserva. Pero ni Splinter Cell, ni Ghost Recon, ni Samurai Warriors, ni Ridge Racer ni Asphalt 3D, pudieron aportar los aditivos necesarios.

 

Nadie llamó a la grúa, pero disminuyó la velocidad. Abandonó el carril izquierdo y se dispuso a instalarse en el del centro. Y luego a la derecha. Más despacio. Pero seguía sin aparecer la gasolinera adecuada. Zelda Ocarina of Time se anunciaba en los paneles luminosos todavía demasiado lejos.

 

Con el calor de junio, Ocarina of Time 3D aportó nueva energía a 3DS. Aun hoy sigue siendo de los juegos más vendidos para la portátil. Link dio a los jugadores lo que necesitaban: una magnífica aventura, gráficos espectaculares, sorpresas y un efecto 3D prodigioso: mucho más que gasolina 98; y colocó su aventura en el corazón de la gente. Resident Evil Mercenaries también colaboró a llenar el depósito. Total, que había combustible. Pero la 3DS andaba ya por carreteras secundarias.

 

Entonces ocurrió lo que nadie esperaba: apareció un desvío en la carretera, que llevaba directo a la autopista. Nintendo decidió bajar el precio de la consola, y compensó a los primeros compradores con el programa Embajador y hasta 20 juegos gratis en la consola virtual. Había gasolina y había carretera. Era hora de ponerse de nuevo a velocidad de crucero, y no despistarse en las salidas a la gasolinera.

 

Pero eso ya lo habían tenido en cuenta en Nintendo. Señalaron en el navegador las dos próximas estaciones con gasolina 98: Super Mario 3D Land y Mario Kart 7. El fontanero se encargaba del surtidor, y con su estilo, adaptable a todas las circunstancias, logró que el depósito rebosara.

 

A principios de 2012, el paisaje se llenó de estaciones de servicio. Así que pudimos elegir con garantías qué surtidor usar. El de Capcom con Resident Evil Revelations (y recuperar el aditivo de Mercenaries), el de Namco con Tekken y Tales of the Abbyss; el de Sega con Mario & Sonic en los JJOO; el de Konami, con Metal Gear Snake 3D y PES 2012; el de EA, con NFS The Run o FIFA 12…

 

Y como no todo era cuestión de gasolina, Nintendo decidió darle un ligero toque al motor. Los ingenieros apostaron por una alimentación híbrida, para que no todo dependiera exclusivamente de un buen carburante.

 

La energía alternativa llegó gracias a las actualizaciones de 3DS: consiguieron grabación de vídeo 3D, abrieron un sistema de mensajería con el correo Nintendo (que el propio Iwata ha aprovechado para felicitar el aniversario de la consola), le dieron un empujón al spotpass con los capítulos de la Oveja Shaun (los de Aardman son unos genios) y se volcaron como nunca con la eShop, donde podemos disfrutar de estrenos tan originales como VVVVVVV, Cut the Rope o Rolling Western, con tanta calidad –o mayor- como cualquier juego ‘físico’, y recuperamos títulos míticos que nos permiten reencontrarnos con el origen de las leyendas.

 

El viaje continúa por la autopista. Pero también hay más coches y están mejor preparados que antes. Uno de ellos ha decidido no dejarnos ni a sol ni a sombra. Es algo así como un coche rival. Pero hay que saber aprovechar su empuje, y el hecho de que conozca de sobra que el viaje es (muy) exigente.

 

La última carga de turbo para la 3DS ha sido Kid Icarus. El subidón de potencia dará para seguir adelante bastantes kilómetros a buena velocidad, pero la prueba de que Nintendo ha aprendido a viajar seguro, sin riesgos, es que en nada llega la gasolinera de Mario Tennis, y después la de Heroes of Ruin, y la de Luigi’s Mansion, y la de Animal Crossing...

 

El combustible no va a faltar. Pero un viaje tan largo exigirá retoques en el motor, ruedas nuevas, descanso del piloto... Todo lo necesario para no abandonar la autopista.

 

Espero que hayáis entendido toda esta analogía. Ha sido mi forma de hacer un balance del primer año de 3DS en Europa. ¿Cuál ha sido el vuestro?

Lecturas recomendadas