Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Problemas de comunicación

imagen por defecto contenido opinión

Todos los años ocurre algo parecido. Pasamos meses especulando qué va a presentar cada compañía durante el E3, y al final (por lo menos yo) nos vamos un poco decepcionados. Normalmente el bluf se debe a un retraso en la fecha de lanzamiento de tal juego, o al precio que van a tener en Europa las próximas consolas… pero esta vez ha sido peor.

Parece mentira que unas multinacionales, punteras en el terreno tecnológico y con un volumen de negocio tan grande,  sean incapaces de escribir un buen guión para sus conferencias de prensa. Ya lo sé, es imposible repetir todos los años lo de Peter Moore (entonces en Microsoft) con un tatuaje en el brazo para anunciar la fecha de lanzamiento de Halo 2, o la exclusividad de contenidos en GTA. Y el pobre Miyamoto, ya tiene bastante con lo que ha hecho hasta ahora (aparecer con una espada y un escudo en 2004, dirigir una orquesta vestido de chaqué en 2006 o jugar a Skyward Sword con fallos el año pasado). Pero de ahí a que sean incapaces de hablar claro…

Me explico; arranca la feria con la conferencia de Microsoft. Cuando llegan los juegos de Kinect, Peter Molyneux sale al escenario y presenta un trailer de Fable The Journey: una bonita intro y una secuencia de juego en primera persona, con un punto de mira sobreimpresionado. A los dos días, el presidente de Lionhead se lamenta de que todo el mundo piense que su juego es un shooter sobre raíles. ¿y qué esperaba?

A continuación Sony llegó dispuesta a perpetuar una larga tradición de conferencias grises y aburridas. La verdad es que los chicos del Giant enemy crab… with weak point for massive damage y Riiiidge Raaacer (ambos en 2006) tampoco se caracterizan por su cercanía, ni por dar espectáculo. En este caso, abrieron el show reconociendo el problema de comunicación más grande: el de haberse mantenido en silencio respecto al ataque hacker que sufrió PSN.

Casi tan graves parecen los fallos que se han cometido en la presentación de Wii U de Nintendo. La compatibilidad con los Wiimote y Wiifit, la utilización de los Miis y la ausencia de especificaciones técnicas de la nueva consola (que se mantuvo en segundo plano) hicieron que mucha gente no tuviera claro si se trataba de un mando, una portátil o una plataforma propiamente dicha. Sin dejar de lado otro despiste que parece más intencionado: no decir que las imágenes de los juegos de third parties de Wii U pertenecían a las versiones de PS3 y Xbox 360.

Finalmente, las declaraciones de los días posteriores y la cantidad de juegos presentados conseguirán que nos olvidemos de todo. Yo no aprendo, así que ya estoy deseando ver con qué nos sorprenden el año que viene.

Lecturas recomendadas