Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

La próxima generación será SSD

imagen por defecto contenido opinión

Hablar del futuro es algo que siempre ha cautivado a la humanidad. Además, cuando alguien acierta, lo habitual es que lo sepa todo el mundo y tape la mayoría de los fallos que acompañan a cada profecía. En nuestro campo, las consolas, tenemos nuestros profetas destacados. El ganador de un BAFTA Peter Molyneux, el analista Michael Patcher y cualquiera que pase por ahí es capaz de vaticinar grandes maravillas o desgraciados acontecimientos. Acertar es lo de menos.

En estos momentos, cuando muchos usuarios piden un cambio de generación y otros se contentan con lo que le queda de vida a esta, empiezan a surgir voces que saben qué tendrán las consolas del futuro. Ya nos imaginamos que la memoria RAM, los chips gráficos y los sistemas de control o detección de movimientos llegarán a nuevos niveles. Pero, ¿y el almacenamiento?

Los que defienden los medios ópticos permanecen fieles al Blu-Ray, con las últimas versiones de este formato de discos. La compatibilidad con juegos comprados para máquinas anteriores no se entiende sin un lector compatible con DVD. Y, para el resto, los servicios online serán el medio de distribución para juegos de todas las épocas, como sucede ahora, más o menos.

Pero la cuestión es en qué se guardarán los datos descargados. Actualmente, los discos duros mecánicos son el dispositivo más económico y compatible, bastante eficiente y con tamaños variados. Las tarjetas de memoria y llaves USB son otra opción presente, que incluso reporta beneficios a los fabricantes de consolas, debido a los royalties que reciben de los modelos licenciados. Pero hay un objeto mágico en el que todos parecen confiar, los discos de estado sólido o SSD.

En la actualidad, sólo los modelos antiguos, con capacidades  que apenas pasan de 40GB pueden comprarse por menos de 100€ la unidad. Se trata de dispositivos con una fiabilidad limitada y rendimiento desigual. Poco aptos para un sistema de consumo masivo, como las consolas, pero que encuentra su sitio en los bancos de pruebas y los llaveros de algunos frikis. Pero también tenemos unidades que llegan a 1TB de capacidad, otras que ofrecen velocidades de transferencia muy superiores a cualquier disco duro mecánico y, su precio, bueno, están fuera del alcance de la mayoría de nosotros.

Con la próxima generación prevista por muchos para unos días concretos, entre 2013 y 2015, resulta más que seguro incluir unidades SSD como medio de almacenamiento interno para las consolas. Una solución que ve su precio dividido entre dos cada 18 meses y su rendimiento duplicado también en un espacio de tiempo similar. Ahora sólo nos queda hacer cálculos para averiguar cuál será la capacidad mínima de las próximas consolas. Sin embargo, esto queda a disposición de cada fabricante y su gusto por el riesgo o los costes de producción.

Si nos guiamos por las costumbres, yo, desde aquí, apuesto a que Microsoft irá a por un sistema eficiente, con un coste de producción muy ajustado, la capacidad justa para proporcionar una experiencia satisfactoria y que no podremos usar unidades SSD sin que hayan pasado por su proceso de certificación. Es decir, se podrán ampliar cuando haga falta, pero al precio que Microsoft decida.

De Sony, si tomamos como ejemplo PS3, seguramente veamos una gran capacidad de almacenamiento, aunque el rendimiento sea sólo el necesario para tener una buena experiencia con los juegos y demás contenidos multimedia. Además, en caso de necesitar algo mejor, podremos comprarlo en cualquier tienda de informática, a precio de mercado.

Si Nintendo se decide por una nueva consola de sobremesa, el almacenamiento en Flash no será algo nuevo para ellos. Wii ya incluye 512MB de este tipo de memoria, con lo que hay muchísimas posibilidades de que se incluya una solución así en sus próximos modelos. Algo en la línea de Xbox 360, con sus consolas más económicas y los 4GB de Flash que incorporan estas, la nueva gama S.

Total, como aventurar el futuro nos sale gratis, ¿qué solución creéis que adoptará cada uno de los protagonistas de la próxima generación? Y Apple, con toda su experiencia, ¿qué opina de esto?

Lecturas recomendadas