Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

PS4 y 20F. ¡Uy, qué nervios!

imagen por defecto contenido opinión

Pasado ya el disgusto inicial, empiezo a asumir que esto del relevo generacional es ley de vida y nos toca volver a emocionarnos (espero) con las posibilidades de una nueva consola. Estaba yo muy a gustito con mi PS3, pero parece que toca salir de la zona de confort… (concepto este que, aunque no es nuevo, ahora suena mucho).

Os soy sincera, no me apetece lo más mínimo desmantelar mi sistema de vídeo doméstico en HD, con el follón de cables que conlleva, pero oye, tengo que empezar a pensar dónde puñetas voy a poner la PS4 y sólo veo dos opciones: comprarme una casa más grande o empaquetar la PS3. Lo de la casa, qué queréis que os diga, otro siglo si acaso, que no tengo suelto, ni cuenta en Suiza.

Aunque tampoco hay que correr tanto. ¡Qué prisas! Debe ser cosa de los nervios. Ahora que ya hay una fecha para el anuncio, parece que me vuelven las energías y me apetece descubrir cuanto antes con qué nos va a sorprender Sony… Total, de perdidos al río.

Sí, ya sé que lo de que el 20 de febrero se va a presentar PS4 es oficioso y que Sony no suelta prenda… Ni con pellizcos de monja he conseguido sacar nada a la gente de España… Pero tampoco hay que ser muy listo para interpretar que si Sony reúne a la prensa de todo el mundo en Nueva York para hablar del “futuro de PlayStation”, los tiros van por una nueva consola. Y no creo que sea una PS Vita Slim, que para eso no hay que gastarse tanta pasta ni montar tanto revuelo… ¿O sí? Vamos a imaginar que es PS4, que si no me deshincho otra vez…

Me pone de los nervios no tener la bola de cristal operativa. Quiero saber qué nos espera con PS4 y lo quiero saber ya. Necesito saber hasta qué punto el formato físico va a perder importancia y hasta qué punto la conexión a Internet va a ser importante (por no decir imprescindible). Siento urgencia por confirmar si vamos a poder prestarnos juegos como buenos hermanos o si nos van a obligar a instalar con límite de usuarios… Quiero salir de dudas y saber ya con seguridad si tengo que empaquetar mis juegos de PS3 junto a la consola o si podré seguir jugando con ellos en PS4… Llamadme ilusa, pero oye, mientras hay vida hay esperanza, ¿no? Es que me veo buscando un hueco en la habitación de mi hijo para que pueda seguir jugando con Wonderbook

Y lo de la nube, oye, que lo llevo fatal. Eso de no tener nada, ni tan siquiera en el disco duro, aunque sea testimonial, pues que no lo termino de entender. Qué ganas de que digan cosas, que desmientan los peores rumores… O que los confirmen, leñe, pero que se diga algo oficial. Que ya estoy un poco negra de leer interpretaciones y análisis, algunos de lo más peregrinos. Aunque no sé porqué, me temo que después de 20 de febrero va a haber más rumores todavía, más especulaciones y más dudas y nervios. Como si no tuviera yo bastantes ya…

Me imagino que Sony presentará una serie de demos técnicas, dará un montón de datos técnicos y nos dejará, técnicamente, a verlas venir hasta que el ingeniero de turno ponga en cristiano las cifras (con todas las florituras y teorías que tenga a bien añadir). Me imagino que veremos “proyectos” escalofriantes que luego todo el mundo dirá que no son posibles; me imagino que se le pondrá nombre al cerebro de la best… (ay, no, que esa es otra) y que luego estaremos meses escribiendo sobre el “Alucinaconloquehago Engine”.

¿Veremos un prototipo? ¿Cambiarán el mando? ¿Vibrará? ¿De qué color será? ¿Se parecerá en algo a los miles de “interpretaciones” que se ven por Internet? Me pregunto si será capaz de sacar al perro y llevar al niño al cole… Me vendría de lujo, que como soy miope a mí con la calidad gráfica de PS3 me vale.

Ya estoy desvariando. Cuando me pongo de los nervios desvarío. Al final, para calmar los nervios sólo hacen falta dos cosas: fecha de lanzamiento y precio. Y mucho me temo que el 20 de febrero mis nervios van a estar a flor de piel. Y es que es hasta posible que ni tan siquiera den el nombre definitivo. ¿O sí?

Por cierto, es una p…, faena que el evento este sea el día 20… si eres una revista en papel que cierra 6 días antes. Menos mal que desde aquí podremos comentar qué tal vamos de los nervios, ¿verdad?

Lecturas recomendadas