Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Puedes contar con mi arco

imagen por defecto contenido opinión

Las modas llegan a cualquier parte, también a las armas. En este caso, a las que se utilizan en los videojuegos. Hubo un tiempo, en que el rifle de francotirador (del que ya hablé en una entrada anterior) era algo excepcional, pero apareció Metal Gear Solid y a partir de entonces se volvió casi “obligatorio”. Ahora mismo, no hay soldado que no cuente con un fusil de asalto Heckler & Koch XM8 o un SCAR (aunque en la vida real no sean tan comunes) con óptica doble, linterna, mira láser y todos los acoples imaginables. Viene a ser como llevar un Dodge Viper “tuneado” al máximo en un juego de coches.  Pero, ¿qué dicta la moda para la próxima temporada? Pues, contra todo pronóstico, volvemos a los “básicos”. Olvidáos de las armas de fuego, porque lo que se lleva es el arco. Sí habéis oído bien: un arma que no ha demostrado sus efectividad desde la Guerra de los 100 años (a finales de la Edad Media) pero que, en determinadas situaciones, aún puede salvarnos la vida.

Situación 1: Que no tengas otra cosa a mano.

Aquí está la joven Lara Croft, recién naufragada, rodeada de peligros y hambrienta. En las primeras imágenes del juego, las que se publicaron hace un año, utilizaba un arco laminado, no compuesto, que parecía demasiado elegante para una situación extrema. Tomb Raider está ganando en realismo, porque las últimas pantallas muestran a Lara con un arco muy básico, hecho con varias ramas atadas entre sí (un procedimiento típico de supervivencia) y que suele ser letal a una distancia de 50 metros.

Situación 2: Que sea lo más rápido.

Vale que Connor (el protagonista de Assassin´s Creed III) lucha en una era en que ya se habían inventado las armas de fuego. Pero es que un mosquetón (o una pistola de pólvora negra) tampoco eran tan efectivos. Si un arquero inglés, con un longbow, era capaz de disparar una flecha cada 5 segundos, un casaca roja, 300 años después, sólo dispara una vez cada 30 segundos. Así que no es de extrañar que este medio indio, también se haya inclinado por el arma de Robin Hood.

Situación 3: Que sea más silencioso

Crysis 3 se desarrolla en el futuro, y por tanto, apuesta por un arco más sofisticado. El arco de poleas no requiere tanta fuerza para tensar, hay menos temblores y los disparos se fectúan con menos parábola. En este caso, además, permite utilizar flechas de carbono y aluminio, más ligeras, con puntas explosivas.  Pero lo más interesante es que nos da la posibilidad de acabar con un enemigo a unos 100 metros, sin hacer ruido.

Por supuesto, además de estos ejemplos, el arco continuará estando presente en todos los juegos de ambientación medieval-fantástica, su prima hermana, la ballesta, aparecerá en Splinter Cell Blacklist, y las páginas de Internet continuarán plagadas de guerreros nórdicos que recibieron “una flecha en la rodilla” en Skyrim.

Lecturas recomendadas