Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Pues va a ser que sí hay crisis en los videojuegos

imagen por defecto contenido opinión


No sé si habéis seguido las noticias de las últimas semanas que sólo hablan de cierres y recortes: en distribuidoras, en estudios de desarrollo, en revistas… En todo lo que tiene algo que ver con videojuegos. Va a ser que, pese a que muchos se empeñaban en decir que en este negocio no había crisis, la cosa sí estaba madurita para caer del árbol.

Tras años de bonanza y anunciar a bombo y platillo que se volvían a batir todos los récords de facturación, aDeSe (la asociación de distribuidores de software en España), anunció con la boca pequeña y tratando de encontrar el lado positivo, que en 2011 el mercado cayó un 14% en nuestro país.

Tras años en los que no hacíamos más que publicar noticias sobre compañías y editoras que abrían oficinas en Madrid, ahora se nos desgatan los teclados de escribir “cierre”.

Tras años disfrutar de una variedad de juegos asombrosa y de asistir al nacimiento de nuevas franquicias, ahora nos conformamos y hasta nos entusiasmamos con secuelas, precuelas y renacimientos…

Y no, el lanzamiento de 3DS no tiró del carro en 2011, ni siquiera ese relanzamiento que llenó de “orgullo” a los embajadores… Y para 2012 PS Vita tampoco parece arrastrar masas a las tiendas… Desde luego no parece que ni las portátiles ni las ya maduritas consolas de sobremesa vayan a lograr que la facturación de Hardware recupere lo 630 millones de euros de 2010 (373 millones en 2011)…

Compañías como THQ y SEGA ya han echado el cierre en nuestro país y la distribución de sus juegos pasa a manos de Koch Media. Esto implica un intermediario más, que además gana menos y asume más riesgos. Vamos, que se mueve en la cuerda floja y tan pronto puede pegar el petardazo, como caer al vacío y sin red. ¿La solución? Traer menos juegos para que nada se quede perdido en el almacén a la espera de que las tiendas pidan reposición.

¿Traducido?, que lo que esté en las estanterías el primer día es lo que va a haber. Y no, después, no busquéis. Las distribuidoras pierden dinero cuando venden a coste, porque han pagado a la editora el precio completo. Eso de bajar el precio a los 15 días no es viable y mantener stock en un almacén cuesta dinero. En estos momentos el refrán que funciona es el de “más vale pájaro en mano…”

Las tiendas, qué os voy a contar. Ya sabéis que este año no se celebra el GAMEFEST, la feria promovida por GAME, que bastante tiene con celebrar que sus tiendas siguen abiertas. ¿Creéis que va a comprar muchas unidades de ningún juego? Y en España representa el 40% de las ventas de videojuegos. Vamos que si GAME no compra, mal rollo. Y eso que GAME en España es muy firme, no os digo nada en el resto de Europa.

Y no, no se puede acusar a los de siempre. Desde dentro no podemos conformarnos en decir que la culpa es de la piratería y de la segunda mano y desde fuera tampoco nos interesa enrocarnos en el es que todo es muy caro… Si cada equipo juega con 10 centrales lo más fácil es que no haya gol (y sí más de una tangana). Y un empate a cero no nos acerca a ningún sitio… Todos, compañías, distribuidoras, prensa y usuarios deberíamos de dejar de mirarnos el ombligo y de recordar lo bien que nos iba todo hace unos años.

Por desgracia, es lo que estamos haciendo. Unos sin querer (o sin saber) innovar; otros aferrados a lo que es justo o injusto (como si el universo entendiera de justicia); otros dando palos de ciego y ensayando sin aprender; otros escondiendo la cabeza y guardando bellotas pensando en que cuando todo esto acabe…

Cuando acabe la crisis global cada uno tendrá su propia crisis, personal o sectorial. Esta crisis no es un paréntesis. Cuando se cierre no seguiremos escribiendo la misma frase. Esta crisis es un largo túnel espacio-temporal y no sabemos en qué lugar y en qué momento estaremos cuando salgamos de él. Y darle vueltas, regodearnos en la desgracia y quejarnos de lo mal que nos tratan unos y otros no nos acerca a la respuesta.

Ahora, habrá que ver quién es el valiente que se reinventa primero y habrá que cuántos le siguen y cómo. El futuro, nebuloso, huidizo, indefinido, parecer pasar por el negocio digital. Sí, las descargas, los juegos web o en redes sociales, la “nube”… Son los únicos sectores que crecen y que alimentan a profesionales del sector… Aunque no a todos. Y es que este futuro dejar fuera a mucha, muchísima gente y además de momento no sostiene estructuras tan grandes como las que existen ahora. Y eso sin olvidar que gran parte de este futuro intangible pasa por las avariciosas manos de las tiendas digitales que al final son las que se llevan la mejor parte del pastel y arriesgando muy poquito.

Los grandes dinosaurios se extinguieron porque necesitaban mucha comida, cuando la comida escaseaba; y no eran ágiles para esquivar los peligros, cuando los peligros abundaban. Los pequeños mamíferos, frugales y escurridizos, terminaron dominado la tierra. Luego crecieron y también se hicieron grandes… Pero nunca crecieron tanto como los titanes extinguidos.

A lo mejor ha llegado el final de las grandes empresas, de los gigantosaurios que hacen temblar el suelo a su paso. A lo mejor tenemos que aprender a ser pequeños. Para todo, también para jugar. Disfrutar con pequeños descargables, con las sorpresas que esconden los tablets y los smartphones...

O a lo mejor hay que funcionar de las dos maneras, mantener las dos visiones, aunque con sentido común. Ya nadie pueden pretender vender a 70 euros las mismas unidades que se vendían hace 5 años. Ya no se puede aspirar a vender miles de copias el primer fin de semana.

¿Se sostendrán los negocios vendiendo cientos en lugar de miles? Pues habrá que hacer las cuentas y, cuando todo esto termine, veremos quiénes quedan de uno y otro lado. Todos vamos a perder algo, en nuestra mano que esa pérdida se pueda traducir en una ganancia, aunque sea en el más inesperado de los escenarios.

Lecturas recomendadas