Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Regreso al pasado... pero en HD

imagen por defecto contenido opinión

Desde que se anunciaron las reediciones HD de los clásicos de PS2 me he sentido un poco expectante. Pese a que me devoré en tres sentadas God of War Collection (bueno, o en 4 o 5), este invento me hacía tener sensaciones encontradas.

Por un lado, me parecía una fantástica noticia poder “redisfrutar” de los grandes juegos de la época dorada de las consolas; por otro, sentía que era como aferrarse al pasado sin tener demasiadas ganas de avanzar, innovar o sorprender. Como si la creatividad se hubiera quedado olvidada en la época de PS2...

Además, he tenido la sensación de que tanta reedición, tanta remasterización y tanto rollo podía frenar o ralentizar de algún modo la producción de nuevos juegos… Tengo que reconocer que he cambiado de opinión…

Primero porque ya no creo que las ediciones HD torpedeen la producción de nuevos títulos. Casi todas estas ediciones HD, Collection, Trilogy o como se llamen, se realizan por pequeños equipos de desarrollo que poco o nada interfieren con los creadores de la saga original, que pueden seguir a lo suyo (inventar, deseo). Segundo, porque estando el patio como está, tampoco creo que hubiera muchos más lanzamientos nuevos… Puede incluso que hubiera menos, al descontar las compañías los beneficios obtenidos con sus reediciones HD.

Y por último, porque no dudo en absoluto de que es una gran ocasión de recuperar juegos geniales, pedacitos de historia, con poco esfuerzo y no demasiado dinero. Porque no me podéis negar que pagar 30 euros por tres aventuras como las de Ratchet & Clank Trilogy (por poner un ejemplo) es una excelente inversión: son divertidos, largos (mucho más duraderos que los juegos actuales), están rebosantes de extras y secretos y todo multiplicado por 3… La relación duración/precio con cualquier lanzamiento actual para PS3 es abrumadora… Y ya, ya sé lo que me váis a decir, que es pagar dos veces por lo mismo. Mi respuesta también la conocéis: si no te compensa, no lo compres.

Es verdad que técnicamente no están a la altura de un juego creado especialmente para PS3. Y es que la famosa remasterización no deja de ser un lavado de cara para evitar que los píxeles de la época de la definición estándar salten desde nuestras modernas pantallas HD a arañarnos las pupilas.

Eso sí, en la mayoría de los casos con eso es más que suficiente, porque son juegos tan bueno, tan especiales, que pronto te olvidas de si los árboles del fondo están más o menos definidos. Porque, como ya dije en otra ocasión, cuando un juego es bueno, bueno de verdad, poco importan una docena más de polígonos y un poquito menos de niebla. Hasta los “ing” dejan de importar cuando disfrutas jugando…

Por cierto, los que piensen que apenas se nota la diferencia, que se pongan el juego original en una tele HD y que luego me cuenten…

Pero sigue habiendo cosas que no entiendo. Por ejemplo, que se hagan “colecciones” HD que dejen fuera juegos (Silent Hill Colleción). O que se hagan para PS3 y PS Vita y una sea más completa una que la otra (Metal Gear Solid HD). O que las haya sólo en formato descargable (Resident Evil Code: Veronica). Aunque es genial que pueda recuperar joya del calibre de Okami, que da la casualidad de que en su momento no pude jugar.

Tampoco entiendo muy bien (es más, me mosquea) lo de Final Fantasy VII. Ya sabéis, eso de que Square-Enix va a lanzar una versión de este clasicazo, con gráficos mejorados, en castellano, con trofeos... ¡Sólo para PC! Es verdad que en su día la versión de PC ya estaba mejorada respecto a la de PlayStation (los monitores de PC, como las teles actuales, ponen en primer plano, y resaltados con focos, los píxels de más y los polígonos de menos). Pero, existiendo la ola de pasión que se respira hacia este título, no entiendo muy bien que se no se haga el esfuerzo de lanzarlo en PS3

Si alguien puede anotarse el tanto de haber logrado que Final Fantasy VII sea un mito de los videojuegos, uno de los mejores juegos de la historia, ese “alguien” han sido los jugadores de consola. Concretando, los de PlayStation… Me da un poco de rabia, la verdad. Y aunque sé que puedo rejugarlo en PSP, no es lo mismo (sobre todo porque me hago mayor y los subtítulos de FFVII en PSP son aún más pequeños que los de los juegos de Rockstar en general…).

Con sus defectos y virtudes, con sus imperfecciones y sus dosis de morriña, al final resulta que me gustan las reediciones HD y he caído rendida a sus virtudes. Siento, no sé si es nostalgia, que antes se hacían juegos con más pasión y pensando en los jugadores. Y me ha encantado recuperar algunos de esos juegos que tanto me hicieron disfrutar hacer años… Y, de verdad, pensé que no me iban a gustar porque creía que con el paso del tiempo me iba a sentir defraudada.No ha sido así.

Desgraciadamente, el arte de los videojuegos está relacionado con la tecnologías tan íntimamente que cuando la tecnologías cambia el arte desaparece de todos los lugares menos del recuerdo. Puedes leer hoy una obra de Platón, pero difícilmente podrías jugar a Resident Evil si no tienes una PSone operativa o no estuviera disponible en el Store… Puedes admirar un cuadro de Velázquez o emocionarte con Beethoven con los mismos medios de hace un siglo. Pero con los videojuegos las cosas no funcionan igual. Y estas iniciativas, como las reediciones HD, ayudan a que el arte no desaparezca del todo, aunque es verdad que parte de su alma se quedará para siempre en su formato original.

Lecturas recomendadas