Imagen de perfil de SomosXbox
La opinión de
SomosXbox

Remasterizaciones para la nueva generación

imagen por defecto contenido opinión

Llevamos poco más de medio año con las consolas de nueva generación y con su llegada, lejos de obviar la gran calidad de algunas nuevas incorporaciones, nuevas IPs y secuelas que han sido estrenadas en la nueva generación, hay un grupo de juegos que han llegado para convertirse en productos esperados de forma inesperada, las remasterizaciones.

 

 

Suele ser normal que con la llegada de una nueva generación los catálogos incluyan juegos multigeneracionales, aprovechando la presencia en el mercado de hardwares consolidados y nuevos y más potentes, son varios los juegos que suelen ver la luz en ambas, con las consecuentes críticas referidas a la calidad de las versiones más potentes, con la sensación de que estas tienen un potencial muy superior. De hecho, se puede ver como algunos títulos que han visto la luz en ambas generaciones, diganse, Assassin´s Creed IV: Black Flag o Watchdogs, se ha cuestionado su rendimiento en las nuevas consolas.

Pero lejos de centrarnos en estos juegos, que suelen ser ejemplos comunes de los diferentes cambios generacionales, se está llevando a cabo una cuestionable actividad que nos devuelve juegos más o menos exitosos de la generación anterior, habiéndose convertido en un reclamo que podría catalogarse como sorprendente. La remasterización de Tomb Raider abrió la puerta a un sinfín de títulos anunciados para ver la luz en un futuro más o menos próximo, con la única salvedad de una mejora cualitativa a nivel técnico, se están relanzando como si fuesen juegos nuevos. Ahora bien, si en el caso de los exclusivos puede resultar interesante el tener que renovar su apartado gráfico, algo que no implica un trabajo semejante a crearlo de cero, en otros casos resulta curioso como aprovechando el tirón de lanzar el juego para los hardwares más potentes, las versiones para las consolas de nueva generación no aportan una mejoría.

 

Más llamativo resulta que, para lo que resta de año, que no es poco, entre los juegos más esperado se encuentran remasterizaciones de juegos del pasado, siendo HALO: The Master Chief Collection o The Last of Us las referencias para la consola de Microsoft y Sony respectivamente. Sin entrar a debatir la adecuidad de cada una de ellas, añadiendo el ejemplo de como Rockstar ha aprovechado su labor para llevar Grand Theft Auto V a PC y lanzarlo también en XBOX One y Playstation 4, no podemos sino sospechar que algo no está siendo del todo adecuado en este inicio de generación, cuando las nuevas IPs y las secuelas se ven eclipsadas por el éxito de lo ya conocido. No es que estos ejemplos mencionados sean los únicos, hay más y se pide que haya todavía más, pensando en como serían otros juegos de gran éxito de la pasada generación. Estas remasterizaciones cuentan con la experiencia, la aprobación pasada, y aunque existe el dicho de “mejor malo conocido que bueno por conocer”, que no es que lo conocido sea malo, si que no es nuevo y parecen estar jactándose de esta fama para relanzar el juego, al precio de nuevo y con mejoras que no significan una nueva experiencia. Si se ponía en cuestión la creatividad de las compañías cuando se aludía al lanzamiento de secuelas que alargaban sin motivo algunas sagas, ¿Qué podemos decir de lanzar el mismo juego una y otra vez?

Algo que parece más importante dada la intención de revolucionar la experiencia de juego con unos nuevos hardwares que con el paso de las semanas se están convirtiendo en actualizaciones de hardware sin aportar nada nuevo a la experiencia que se tenía en la anterior generación. Si se tuviese tanta paciencia con estos hardwares como con la falta de creatividad de las desarrolladoras, posiblemente accesorios como Kinect podrían tener el apoyo de los usuarios por sus posibles usos.

 


Gracias a dios, abriendo el abanico de posibilidades, existen juegos nuevos, nuevas licencias que pueden ser interesantes, ya que no nos podemos olvidar de juegos como Evolve, Alien Isolation, Quantum Break, Sunset Overdrive, Fable Legends, Dragon Age Inquisition y un largo etcétera de nuevas licencias y secuelas que están por ver la luz. Quizás, que muchas de estas esperadas licencias y secuelas lleguen en 2015 están dejando a 2014 en un año de remasterizaciones y licencias anuales con alguna excepción. ¿Acaso la remasterización es un recurso para salvar los muebles?¿Son las nuevas licencias y secuelas dignas de competir con los éxitos del pasado?

Miguel Angel Pernía, redactor de SomosXbox

Lecturas recomendadas