Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

La resaca del E3 (hablando de Sony, claro)

imagen por defecto contenido opinión

Aunque ya ha pasado casi un mes desde la celebración de la feria de videojuegos más importante del mundo, hasta ahora no me he atrevido a escribir sobre ella. Si queréis saber la razón, es que tenía sentimientos encontrados.

Supongo que tenía tantas expectativas que la conferencia de Sony me desilusionó. Me pinché y terminé con el ánimo por los suelos, como un globo de helio… Y fíjate que es raro que yo me desilusione porque no suelo ser de las optimistas…

Supongo que me dejé arrastrar por los más emocionales y se me llenó la cabeza de pájaros. Igual que cuando todo el mundo te dice que vayas a ver una peli que es buenísima. Al decimoquinto que te lo dice le haces caso… Y al final la peli no te parece tan buena, más bien te parece lo peor que has visto en mucho tiempo… Aunque no sea verdad. Pero es que te han dicho tantas veces que era buenísima…

Creo que me ha pasado lo mismo con la dichosa Conferencia y el E3 en general. Y, la verdad, no lo entiendo, ¿qué más se podía pedir?

Vale, se puede pedir de tó, que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, pero en realidad no pedíamos con la cabeza. Una PSP2… Pues sí se lleva no sé los años rumoreando y seguro que no tarda en caer, pero ¿ahora mismo? ¿Para qué? Ahora mismo estamos disfrutando de los mejores momentos de la portátil, con juegos que ponen los pelos como escarpias… ¿Hace un par de años alguno habría dicho que Peace Walker era posible? ¿Y Kingdom Hearts? ¿Y el nuevo y fantasmal GOW? Pues eso.

Por lo demás, ¿qué no se enseñó The Last Guardian? Pues vale, ya lo veremos en el Tokio Game Show y va a tardar tanto en salir que mejor no quemarlo (a ver si, como con la peli, después de tanto insistir no nos gusta nada). ¿Qué no estuvo Kojima? ¿Qué porqué cierran con ese experimento raro entre shooter y arcade de carreras que se llama Twisted Metal (y que por lo que a mí respecta podía haberse quedado en el limbo de PSone como tantos otros)? Pues mira, es que la feria es para USA y a los yanquees les va mucho esto de los Twisted Metal

El caso es que, a la hora de la verdad, ha habido mucho y muy bueno. Estaba Gran Turismo 5 y ¡con fecha! Madre mía, qué juegazo. Tengo unas ganas locas de pillarlo y eso que yo no soy mucho de coches (como no memorizo los circuitos me cuesta mucho ganar…). Pero es que sólo de pensar en sus 1000 coches, sus tiendas de componentes, sus licencias… Se me hace la boca agua.

Estaba Move en todo su esplendor. Un Move que cada vez me gusta más porque me hace pensar que sí se va a tener en cuenta al jugador tradicional y que nos va a aportar mucho, mucho más que andar agitando los brazos con el riesgo de acabar con todos los jarrones de casa o, lo que es peor, con el ojo morado de alguien. Si vuelven Time Crisis y los arcades de pistola en general gracias a Move, ya con eso me vale…

Y luego estaban la ristra de juegos que ya conocemos, pero que no deja de ser impresionante, desde Killzone 3 a InFamous 2; el anuncio de Portal 2 (un poco friki, vale, pero un juegazo); un puñado de lo más apetecible de juegos descargables; la presentación en sociedad de PlayStation Plus (ya hablaremos de esto…) 

Ya sé lo que me vais a decir, pero no creo que el hecho de que Nintendo presente su espectacular 3DS y se quede con el personal signifique que Sony haya “perdido”. Me encanta la propuesta de 3DS, pero al pan pan y al vino vino…

Al final, cuando miré todo con calma y perspectiva descubrí que Sony me había ayudado a confirmar que PS3 es mi consola favorita. Con la que más juego, con la que me bajo cosas de Store (gratis y de pago), con la que veo películas en Blu-ray (y en DVD también, que se nota)…

Hay veces que tener muchas expectativas para lo único que sirve es para llevarse chascos. Yo, que no soy muy optimista, siempre he preferido ponerme en lo peor para luego llevarme una alegría… Y el E3 2010 me ha dado la razón.

Por cierto, ¿os habéis dado cuenta de que nos espera un otoño de lujo?

Lecturas recomendadas