Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Resident Evil 6: el miedo ya no está de moda

imagen por defecto contenido opinión

No sé si lo he comentado alguna vez, pero me gusta mucho Resident Evil. Así, a pelo, sin número ni ná. Lo disfruté como una enana. Y además, como soy público agradecido y la cosa iba de pasar miedo, me llevé más sustos que nadie. Y no exagero. Después de haberme jugado el de PlayStation me puse a jugar con el de Saturn. Como era por trabajo, me puse a jugar con la guía para ir lo más rápido posible y, sabiéndolo de antemano, se me cayó el mando de las manos en el mismo sitio: cuando atraviesas cierto pasillo y unos dobermans putrefactos se te echan encima atravesando unas ventanas. Y lo estaba esperando…

Resident Evil 2 también me gustó mucho. Claro, era todo más bonito y, aunque angustiaba menos, también tuve mis momentos de ridículo… Y de Némesis mejor ni hablamos. Madre mía, que agonía pasé durante todo el juego… Qué miedito a que apareciera el bicho. Me angustió tanto que no lo volvería jugar.

Y luego Code: Verónica, que me transmitió sensaciones parecidas y me gustaron sus puzzles. Más tarde vinieron Resident Evil 4 y Resident Evil 5 y me desenganché de la saga. No es que no me gustaran, es que… Vale, no me gustaron. Eran demasiado diferentes, había demasiadas balas, armas demasiado potentes y demasiados pocos sustos. No, no era lo que yo esperaba jugar cuando metía en la consola un Residen Evil.


Es obvio que el cambio no le vino nada mal a la saga, porque al público general le gustó más ese giro hacia la acción. Y oye, me alegro. Pero a mí no me gustaron. Sobre todo, porque mantenían las mecánicas de un Resident Evil (como lo de pararse a disparar), pero con el ritmo de un juego de acción y menos ratito de exploración. Una mezcla que a mí se me hizo un poco rara.

Y ahora llega Resident Evil 6, un juego del que llevamos hablando… no sé ni el tiempo. Se ha dicho de todo. Que volvería a los orígenes, que tendría puzzles como los de antes, que no habíamos jugado a nada igual, que los bichos molaban más… Pues mira, qué queréis que os diga. No es un Resident Evil. No hay sustos, no hay agobio y la angustia sólo llega cuando hay tantos bichos en pantalla que no sabes al cuál disparar… Pero me gusta.

Me gusta porque es un juego de acción con todo lo que deben tener los juegos de acción. Ahora nuestros personajes pueden hacer lo que hacen otros héroes metidos en fregados de este tipo y no limitarse a disparar y recular. Ahora pueden hacer tantas cosas que parecen Max Payne… Vale, exagero, pero sabéis por donde voy.

El juego impone un ritmo que te mantiene en tensión y en algunos momentos ofrece la intensidad de Uncharted, abusando de algunos tópicos de la saga de Drake, como tanques que atraviesan paredes, carreras a lo loco huyendo de inundaciones… Vale, no destrozamos las ruinas de ningún templo perdido, pero casi.

Además, son cuatro aventuras, con cuatro personajes diferentes, ocho contando con el compi (que es un poco inepto jugando solos, pero bueno) y de vez en cuando se adivina el aroma Resident Evil en alguna que otra exploración y en algún que otro puzzlecillo y en los escenarios y ambientaciones de algunas de las tramas. Es más largo que un juego de acción al uso y un torrente de acción y espectacularidad… Y, por si fuera poco, con cooperativo, offline y online. Y a mí eso del cooperativo compartiendo sofá me gusta.

Ya sabéis que por ahí le están poniendo a caer de burro. Entre otras cosa, porque no tiene puzzles como los del primer Resident Evil y no agobia tanto… ¿Y no se les ocurrió decir los mismo de Resident Evil 4 y de Resident Evil 5?

Sinceramente, me gustaría saber cuánta gente sería capaz de jugar hoy día con un juego como el primer Residen Evil. Cuánta gente estaría dispuesta a pasar horas recorriendo la mansión de un extremo a otro, buscando un baúl donde dejar alguna hierba, porque ha encontrado el emblema que le hace falta para resolver un puzzle y no tiene sitio en el inventario... Y luego, a deshacer el camino, por los mismos pasillos, vacíos o no, según hayamos huido o derrotado a los zombis (por cierto, lentos y predecibles).

Hoy día estamos acostumbrados a otras cosas, a otro ritmo de juego y a otro estilo. Y que nos maten cada dos por tres, no disponer de munición casi ilimitada y tener que andar buscando cintas de máquina de escribir para salvar la partida huele a añejo. A museo. A baúl de los recuerdos.

Es verdad que bajo un título como Resident Evil yo hubiera preferido disfrutar de una aventura más sosegada y desasosegante a la vez, más de resolver puzzles y de buscar llaves (bueno, más llaves). Pero es que yo disfruté de Resident Evil hace casi 20 años y lo recuerdo endulzado por el tiempo. Mi memoria se resiste a dejar que me adentre en los recuerdos de las cámaras nefastas que no te dejaban ver al enemigo, del control robótico, de los eternos tiempos de carga al cruzar una puerta, de quedarte encasquillado en una esquina cuando un bicho de esos que te dejaba tiritando de un lengüetazo te pisaba los talones… Además, hace 20 años no había nada parecido ni de lejos…

A lo mejor se puede recuperar la fórmula adaptándola al siglo XXI, pero Capcom ha optado por hacer un juego de acción y lo ha hecho muy bien. Criticarlo por lo que hubieras deseado que fuera y no por lo que es, no sólo es poco objetivo, también es pretencioso. Que los fans de la saga, los que jugaron hace 20 años, no encuentren lo que esperaban, lo puedo entender. A mí también me ha pasado. Pero nadie puede negar lo divertido e intenso que es el juego. Y seguro que los que han descubierto Resident Evil hace menos años, ven un paso de gigante.

Capcom ha innovado y se ha arriesgado a retocar una fórmula que le funcionaba. Y lo ha hecho bien. Y siempre es de agradecer que te sorprendan. Especialmente hoy día, que las pocas sorpresas que nos dan son amargas y relacionadas con la economía y la política. Y hobbyconsolas.com también ha innovado detrás de la estela de Resident Evil 6… ¿O nos gusta el Resident Evil Day? Pues a mí me parece muy, muy molón. (Allí nos veremos el sábado, los que os hayáis apuntado).

Resident Evil 6 es un gran juego. Tienen sus cosas, claro (ya me contaréis qué os parecen algunos diálogos, telita), pero es un gran juego. No es Resident Evil ni Resident Evil 2. Si tienes eso claro, lo disfrutarás como un enano. Intensidad no te va a faltar. Y como te lo pongas en difícil y juegues con un colega…

Lecturas recomendadas