Imagen de perfil de Clara Castaño Ruiz
La opinión de
Clara Castaño Ruiz

Resident Evil 7, Battlefield 1, Mass Effect - Ediciones especiales sin juego

Resident Evil 7

¿A quién no le gusta una buena Edición Coleccionista? Seguro que sois de esos que alguna vez ha picado con una de estas ediciones especiales de juegos que incluyen multitud de extras como libros de arte, banda sonoras o figuras del personaje principal. 

Yo soy de las que ha caído en más de una ocasión en las redes del coleccionismo, me encantan todas esas ediciones que por un puñado de dólares incluyen reliquias escondidas de mis videojuegos favoritos. Os preguntaréis, ¿por qué os estoy contando este rollo? Pues, porque habíamos pasado por los DLCs, los parches del primer día y hasta con la ausencia de doblaje en algunos juegos. Pero ahora, se está imponiendo una nueva moda, las Ediciones Coleccionistas que no incluyen el juego.

Hace unos meses nos sorprendíamos con la ausencia del juego en la Edición Coleccionista de Battlefield 1.  Su edición era llamativa con una estatua de 14 pulgadas, una caja metálica, un póster de tela, unas cartas, DLCs y parches exclusivos, pero faltaba algo fundamental: el juego. Esta edición se vendía por unos 130 euros, aunque es cierto que existía otra edición con el juego que rondaba los 210 euros.

En ese momento, parecía una anécdota, como lo fue en el caso de Wolfenstein: The New Order, y algo que no se repetiría en el futuro. Nos equivocábamos por completa ya que en las últimas semanas se han dado dos casos nuevos: Mass Effect Andromeda y Resident Evil 7. La primera traerá un coche teledirigido muy chulo y la segunda un dedo, una maqueta…, pero falta lo más importante. ¿Qué pretenden las compañías con estas estrategia? ¿Se va a imponer esta moda?

Son muchas las preguntas que nos surgen ante estas ediciones coleccionistas sin juego. La primera es obvia, ¿quieren las compañías que pasemos dos veces por caja? Esta claro que si te compras la edición coleccionista de un juego no es sólo por el merchandising es para tener el Blu-Ray con el que poder viajar hasta la Primera Guerra Mundial o cualquier otro universo, y también para tener contenido exclusivo. Desde ese punto de vista, la estrategia nos resulta confusa ya que te hacen comprar un producto dos veces: edición coleccionista y juego por separado. Además, su precio se va por las nubes. 

La segunda posibilidad por las que las compañías han decidido sacar estas ediciones coleccionista sin juegos podría ser para dar la posibilidad a los que se compran el título en formato digital. En ese caso, tendría más sentido y hasta podría salir más económico si los usuarios esperan a alguna oferta.

Con esta versión, optarían a tener su contenido especial como los que adquieren el juego en físico. Pero, claro, si lo hacen pensando en esto, lo más justo sería que sacaran dos versiones: sin juego y con juego, ambas a un precio razonable para los jugadores que las van a adquirir. 

Pero, existe una tercera vía y es la de abaratar los costes. Desde luego, está muy bien que las compañías quieran ahorrar, todos queremos, pero también deberían pensar en el consumidor. De un tiempo a esta parte, las ediciones coleccionistas han dejado de ser algo especial y único, para convertirse en consumismo puro con el que luego hacer negocio en la reventa. Esperemos que las compañías sepan rectificar a tiempo y así los usuarios puedan seguir disfrutando con estas ediciones especiales.  

Lecturas recomendadas