Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

Rubí y Zafiro, cuando Pokémon alcanzó la madurez

imagen por defecto contenido opinión

Se va cerrando el círculo. Rojo y Azul tuvieron su remake en Rojo Fuego y Verde Hoja (GBA), Oro y Plata el suyo en Oro Heartgold y Plata Soulsilver (DS), y ahora es el turno de Rubí y Zafiro con los recién anunciados Rubí Omega y Zafiro Alfa (3DS). Los tres primeros Pokémon de la ‘línea principal’ publicados en Game Boy, ya tienen –o pronto tendrán- su correspondiente ‘revisión’ moderna.

Y esto significa –que a mi se me ocurran– tres cosas:

1)Nueva audiencia para jugar lo que para ellos será un nuevo Pokémon. El original es de 2003, hace 11 años, muchos usuarios ni siquiera habían nacido.

2)Homenaje en toda regla a los primeros y genuinos juegos de Pokémon, los de Game Boy, que en sus tres versiones (original, Color y Advance) entienderon a la perfección las instrucciones y deseos de GameFreak.

3)Fuente de rumores, especulaciones y preguntas de todo tipo. Y las primeras ya flotan en el aire, por decirlo de una forma poética: ¿cómo es que se habla de nuevo y espectacular mundo cuando por otro lado se afirma que serán remakes?, ¿Kyogre y Groudon serán distintos?, ¿en formas, en megas?, ¿habrá nueva historia relacionada con las nuevas formas de Kyogre y Groudon?

Se me ocurre una cuarta:

4)Una buena oportunidad para que saque a la luz las tres portadas consecutivas que le dedicamos en Nintendo Acción a este juego. Fueron las de las revistas 127, 128 y 129, entre junio y agosto de 2003. Miradlas qué bien quedan juntitas.

Por alusiones: ¿Que si nos pasábamos? Qué queréis que os diga, ¡pues no! Rubí y Zafiro tuvo tantas portadas porque la cosa “lo petaba”. Porque nos las quitaban de las manos. Y aunque es cierto que por un lado nos “quemaba”, por otro nos hacía arrasar en los quioscos. Once años después, el fenómeno se comporta con las mismas ganas de comerse el mercado.

En fin, la verdad es que os cuento todo esto porque el anuncio de Rubí y Zafiro me ha dejado una huella especial. Confieso que Hoenn es mi región favorita de la saga, y que recorrerla de arriba abajo fue una experiencia increíble. Llegó justo en el momento en que la franquicia necesitaba un cambio, mejor, abundantes novedades, y Hoenn las incorporaba. Seguramente menos de las que hubiéramos querido, pero es que con Pokémon siempre hemos sido insaciables.

Grandes ciudades se combinaban con zonas increíblemente verdes, amplios desiertos y cordilleras montañosas, donde tanto Pokémon como humanos parecían tener más vida que nunca. Historia y personajes eran más maduros, estaban mucho más elaborados, y las novedades a nivel argumental fueron a la par con los avances que permitía la nueva tecnología de Game Boy Advance. Manteniendo el espíritu, los gráficos dieron un importante salto. ¿Imagináis el precioso mundo de Hoenn con los gráficos de X/Y?


El aspecto de los entrenadores y líderes de gimnasio era más atrevido, más cañero, y el universo en general aparecía mucho más enigmático. En cuanto a jugabilidad, fue la primera edición que permitió batallas para cuatro, además por supuesto de incorporar a la nómina 135 nuevos Pokémon, que ponía el listón en 386. Con más legendarios que nunca, con lo que se “cotizaban” en aquel entonces –ahora lo que se lleva son las megaevoluciones–. Vale que comparado con los más de 700 disponibles hoy no suena a mucho, pero en aquel momento se había alcanzado el cielo.

Los soldados de los equipos Aqua y Magma no hacían más que cruzarse en nuestro camino, y Hoenn estaba llena de Bayas de todos los colores y sabores con los que hacíamos unos PokéCubos que prácticamente servían para todo. La PokéNav nos permitía recuperar el contacto con otros entrenadores, además de un mapa general de Hoenn que hace imposible perderse: con su zoom es capaz de acercarnos a zonas de interés en cada ciudad, mostrando gimnasios, tiendas, centros Pokémon y edificios de concursos.

Abedul le quitó el protagonismo a Roble (Oak) lo que provocó una pequeña crisis en el consultorio de la revista que rápidamente resolvimos a favor de Oak, faltaría más.

¡Menuda cara se le quedó, eh!

 

¿Cuánto de todo eso estará en las nuevas ediciones? Al poco de anunciarse Rubí Omega y Zafiro Alfa empezaron las especulaciones sobre nuevas zonas, historias alternativas y megaevoluciones sorpresas. Porque nos encanta imaginar, claro que sí. Profundizando en el aspecto de las nuevas carátulas, los expertos coincidían en que las nuevas formas de Kyogre y Groudon podían ser megaevoluciones. Y si Kyogre y Groudon megaevolucionan, ¿por qué no también Rayquaza, protagonista de la edición Esmeralda?

Más allá de todo lo que podemos leer estos días en diferentes páginas online, lo único cierto es que a los fans de Pokémon nos dio un vuelco al corazón cuando nos enteramos de que los juegos estaban en camino, ¿no es cierto? Y que ya estamos ansiosos por conocer todos los nuevos detalles que puedan anunciarse/confirmarse. Pero la Pokémon Company siempre tiene un plan. Minucioso y detallado, pensado para que cada cosa llegue, se muestre, a su momento. Este será el segundo lanzamiento de Pokémon a nivel mundial, tras el estreno con Pokémon X/Y, y la obsesión por el detalle será aun más exigente, y el ritmo de publicación de noticias más cuidado.

Mi deseo es que las nuevas ediciones sepan cómo encontrar el equilibrio entre aquellas generaciones que están descubriendo ahora los juegos de Pokémon y todos los que disfrutamos, nos bebimos, la aventura original en nuestras GBA. Volver a descubrir Hoenn será un ataque de nostalgia en toda regla, pero si le añaden las suficientes novedades, entonces se puede convertir en el estreno del año. Por fortuna tenemos el antecedente del perfecto remake de Oro Heartgold y Plata Soulsilver, así que preocupaciones cero.

¿Qué recuerdos tenéis vosotros de este juego? En 2003 casi nadie recurría a páginas online y ser el mejor entrenador quedaba para afortunados que podían hacerse con libros como éste.

¿Quizá fuiste uno de los que viajó por Hoenn con su ayuda?

Lecturas recomendadas