Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Semana de pasión (con PS4 en el maletero)

imagen por defecto contenido opinión

Me voy fuera a pasar la Semana Santa. Al pueblo (que no es el mío, pero me han adoptao). Y como la AEMET no deja de cambiarme las previsiones, he planeado echarme la PS4 al maletero, por si la previsión del 80% de lluvia para todo el sábado se mantiene. Lo difícil no ha sido tomar esta decisión, lo difícil ha sido encontrar algo con lo que acompañar la consola (sigo pensando)… Me veo llevándome la tercera Temporada de Juego Tronos en Blu-ray, para ir haciendo boca antes de empezar a ver la cuarta… Decidido, eso seguro (friki del montón, que es una).

Y me pasa lo mismo si pienso en Xbox One, que no creáis que no lo he valorado (que los chicos de Hobby Consolas me la dejan). Salvando los dos últimos grandes lanzamientos exclusivos, a saber, InFamous Second Son y Titanfall (aunque en este caso, exclusivo, exclusivo…), no tengo mucho a lo que agarrarme y, la verdad, me apetecía algo más… ¿nuevo? Y no, no tengo Internet en la casa del pueblo.

Ya sé que es ley de vida, que los ansiosos (o early adopter que los llaman ahora), siempre pagan el pato de ir a por lo último y que era de esperar un buen parón tras los lanzamientos de noviembre. Pero esto, más que un parón, parece un atasco de hora punta. De los de nivel rojo. Semana de pasión, sin duda, pero para los que quieran darle al vicio con cositas recién salidas del horno, que lo llevan crudo.

No hago más que mirar los planes de lanzamiento, a ver si a base de revisarlos alguno cambia de fecha por arte del poder de la mente. Pero nada, ahí están quietecitos, en sus finales de mayo, sus junios, sus septiembres, sus retrasos y fechas sin confirmar. A lo mejor es que ha pasado mucho tiempo y ya me falla la memoria, pero no recuerdo yo que con PS3 se me hicieran tan duros los 6 primeros meses…

De todos modos, lo que peor llevo ya no es tanto la falta de nuevos lanzamientos, como la falta de nuevas ideas. Es verdad que un cambio de generación se hacia casi obligado, que llevábamos con la anterior 8 años, algo inédito hasta ahora, y que PS3 y Xbox 360 empezaban a acusar problemas de obsolescencia, derivados de su propia estructura cerrada (me repito como el ajo, pero de verdad que últimamente el proceso de instalar y/o actualizar juegos en PS3 me quita las ganas de jugar). La tecnología ha cambiado mucho en este tiempo y la arquitectura de las consolas no daba para más. Pero, jolines, ya que llevábamos al menos tres años viéndolo venir… ¿nadie ha podido tener ideas nuevas para estrenar otra “next-gen” (y van…).

No sé a vosotros, pero a mí me da la sensación de pasear al mismo perro, con un collar más bonito y una correa más fiable. No sé si es miedo a arriesgar, desconocimiento de las nuevas máquinas o ganas de aprovechar las franquicias que se sabe que funcionan (osease, miedo a arriesgar), el caso es que esto empieza a sonar a aburrido. Y eso que van a salir 100 juegos en PS4 este año

A lo mejor las previsiones de lluvia de la AEMET (ahora también me da lluvia para el domingo) me han puesto depre, pero es que ni tan siquiera acierto a ver hasta qué punto juegos que prometen ser tan rompedores como The Order 1886, Quatum Break, DriveClub o el mismísimo Watch Dogs (sí, el de la polémica) van a aportarnos realmente ideas innovadoras que nos den la sensación de estar jugando a otro nivel… ¿Alguno de ellos nos sorprenderá tanto como lo hizo el primer Assassin’s Creed, con todos sus defectos de primerizo?

Pensando precisamente en Assassin’s Creed me he dado cuenta de que en realidad estamos en las mismas que entonces. Sin duda, me falla la memoria (y no es a la única). Y es que pensando, pensado, Assassin’s Creed, igual que Uncharted, no salieron hasta pasados 8 meses del lanzamiento en Europa de PS3 (1 año si hablamos del resto del mundo), y que justo en el filo de ese año que se cumplía salieron los juegos que en ese momento nos parecieron rompedores. Y eso que comprar el primer AC o el primer Uncharted con los siguientes no tiene color. Ahora que hago memoria con más ganas (y veo que el tiempo para el domingo ha mejorado), también me acuerdo de que este noviembre solté 400 euros y en marzo de 2007 la broma se me puso en 600 y tampoco sabía muy bien a qué jugar… Está claro que esto de los meses de sequía tras los relevos de generación es tan inapelable como que llueva en Semana Santa…

Lecturas recomendadas