Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

¿Y si mi portátil no fuera una consola?

imagen por defecto contenido opinión

Quizá es porque hace calor y me siento con ganas de tirarme a la piscina, pero el caso es que voy a hacer una predicción polémica: por mucho que se empeñen Sony y Nintendo, creo que los smartphones y los tablets se acabarán imponiendo como plataforma portátil de juegos. A estas alturas no voy a descubrir nada nuevo si hablo de los avances en el campo de los teléfonos móviles, así que voy a daros mis razones centrándome en las tabletas. Leedlas primero y luego tenéis mi permiso para llamarme loco.

Empecemos por las ventas: si nos fijamos en las actuales consolas portátiles, DS arrasa con más de 144 millones de unidades vendidas a finales de 2010 según Nintendo, mientras que Sony acaba de anunciar que PSP ha alcanzado los 70 millones. 3DS, obviamente, queda lejos de esas cifras, y lo que vaya a suceder con PS Vita es una incógnita. ¿Y los tablets? Según esta noticia, las previsiones para 2010 hablaban de 19,5 millones, mientras que su espectacular progresión los llevaría hasta los 54,8 millones vendidos este año. Y ahí no para la cosa, porque ya se prevé que en 2015 nos pongamos en los 300 millones. Para esa fecha, 3DS y PS Vita estarán en plena madurez. ¿Se acercarán a esas cifras? Lo dudo...

La comodidad de viajar en transporte público con un aparato en el que lo mismo consultas el correo que lees la prensa del día o te echas una partida es innegable. ¿Para qué quiero cargar también con una consola portátil si ya llevo mi móvil y este flamante “todo en uno”? Me podréis decir que el usuario tipo de las tabletas no es tan jugón como el de las consolas portátiles, pero yo contraataco con esta otra noticia, que cita un estudio de Google según el cual el 84% de los que van con un tablet a cuestas lo usa fundamentalmente para darle al vicio. ¿Sorprendidos?

Bien, hasta ahora tenemos unos cacharros con grandes perspectivas de futuro y unos usuarios que, contra todo pronóstico, parecen interesados en jugar con ellos. ¿Qué le falta a la ecuación para que todo cuadre? ¡Bingo!, un catálogo interesante que compita con el de las portátiles. Aunque no soy un visitante habitual, el mayor problema que me encuentro en la App Store (la tienda que parte la pana) es su dispersión: los juegos que merecen la pena están perdidos en un océano de títulos completamente irrelevantes. Eso sí, el sistema de compra es casi insuperable por precio y por sencillez. Además, de ahí han salido éxitos que ya han dado el salto a las consolas, como Angry Birds, y rebuscando encuentras versiones baratas y muy bien valoradas de títulos de renombre como Dead Space (7,99 euros), The Secret of Monkey Island (3,99 euros) o, por ejemplo, Sonic & Sega All-Stars Racing, que acaba de salir, cuesta solo 3,99 euros y se ve así de bien:

Vale que todavía falta un ritmo regular de lanzamientos de peso, y que la adaptación del control táctil a menudo no está bien resuelta. Sin embargo, lo que asoma en el horizonte es un mercado potencial de compradores que las desarrolladoras más importantes no van a pasar por alto, y como muestra os pongo este botón. Para quien no sepa inglés, habla del interés de Blizzard, los creadores de World of Warcraft, en desarrollar para los dispositivos de Apple.

Es solo cuestión de tiempo, pero no me cabe duda de que más pronto que tarde empezaremos a ver con regularidad lanzamientos exclusivos como Infinity Blade (4,99 euros), un RPG de acción firmado por Epic que presume de ser el primer juego para iPad y iPhone en usar el motor Unreal 3 (tenéis el tráiler en su página oficial). Y así seguiremos hasta que llegue el día en el que los jugadores más expertos duden si les merece la pena comprar una consola portátil. Ese día, tablets y smartphones habrán ganado la batalla.

Lecturas recomendadas