Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Spider-man Homecoming ¿Es realmente Tony Stark carne de mentor?

Spider-man: Homecoming  ¿Es realmente Tony Stark carne de mentor?

En Spider-man: Homecoming, Tony Stark ejercerá de mentor de Peter Parker. ¿Pero tiene lo que hay que tener para ser el maestro del nuevo Trepamuros de Marvel?

Spider-man:Homecoming se aproxima. En este verano veremos la primera película del tercer Hombre Araña del siglo XXI en los cines. Tom Holland encarnará a esta tercera versión del héroe más popular de la Casa de las Ideas, tras su debut en el Universo Cinematográfico de Marvel en Capitán América: Civil War.

Esta nueva versión de Spidey  cuenta con una novedad respecto a los anteriores retratos cinematográficos del héroe. Me refiero, además de a una Tía May de muy buen ver y al hecho de que el actor protagonista finalmente sí parece un adolescente de verdad, a la relación maestro y pupilo que mantienen Tony Stark y Peter Parker.  

Ahora bien, ¿es Tony Stark la persona idónea para este papel o quizá Marvel ha estirado demasiado el chicle para enlazar una película con otras? Vamos a verlo.

Un futurista con demasiado ego

Hay que hacer notar que, en los cómics, la relación de Peter Parker y Tony Stark no ha sido generalmente la de mentor y aprendiz. Aunque ambos eran cerebrines, Parker y Stark recorrieron caminos distintos durante mucho tiempo. La década de los 2000 cambió esta tendencia, rota ocasionalmente por algún que otro crossover

La Civil War y sus prolegómenos propusieron el paradigma de Peter como protegido de Tony, viviendo en la Torre de los Vengadores junto a su esposa y la Tía May. A raíz de la historia de El Otro, y episodios anteriores que concurrieron con la militancia de Spidey en Los Vengadores, la relación de uno y otro se estrechó y Stark acabó convirtiéndose en el valedor de Peter. Al menos hasta que las cosas se fueron de madre y Spidey cambió de bando. Esto llevó a un enrarecimiento de las relaciones entre ambos que no ha vuelto a mejorar mucho con los años. 

Podéis leer más de la Civil War original en esta reseña

Que ambos se enfrentaran tampoco nos debería extrañar. El retrato de Tony Stark es bastante más dulce en las películas que en los cómics. En los cómics Iron Man es un tipo futurista, bastante narcisista, neurótico y maniático del control. Peter en ese aspecto es más relajado (aunque con la de disgustos que se lleva, tampoco da para mucho). De hecho, la ironía del asunto es que ahora han intercambiado roles. Peter Parker es actualmente un millonario y empresario que lucha por mantener Industrias Parker, mientras que Tony perdió buena parte de su fortuna, pasando a un segundo plano.

En esta etapa, en la que el millonario lo ha perdido casi todo, es curiosamente cuando le ha dado por ser mentor. Nos referimos al personaje de Riri Williams, más conocida como Iron Heart, la Iron Man femenina (en contraste con el Iron Man de 2017, que es el Doctor Muerte). La relación de tutor-aprendiza ha llegado no cuando Tony estaba en lo alto, sino cuando estaba en lo más bajo, algo que todavía no hemos visto en el cine.

Sin embargo, que Stark se convierta o trate de ser una suerte de maestro para el joven Spider-man tiene sentido dentro de la continuidad de las películas y su enfoque de los personajes. 

¿La elección natural?

Existe aún cierta controversia acerca de cómo se introdujo Spidey en el MCU (Universo Cinematográfico de Marvel). Hay quien todavía insiste en que fue una maniobra traída por los pelos por Marvel Studios para desbancar a Batman v Superman, ofreciendo el irresistible cebo del Hombre Araña. Hasta qué punto es verdad o se trataba de una estrategia que Sony y Disney llevaban hablando hacía tiempo es algo en lo que no entraré. Prefiero pensar que es más de lo segundo que de lo primero, pero hasta que tenga las fuentes en las manos, no sentaré base.

Por otro lado, la idea de introducir a Spider-man en la continuidad del MCU durante los eventos de su Civil War, pasando de puntillas por su historia de origen, aunque criticable es entendible. A día de hoy, el origen de Spider-man forma parte de la cultura popular, como los orígenes de Superman y Batman. Vamos, que todo el mundo conoce ya su historia. En este aspecto, resulta original no dedicarle una película a contar más de lo mismo, sino a presentar una versión del personaje imbricada en la misma continuidad que los héroes de Marvel Studios.

Ahora bien, debido a que no veremos una historia de orígenes, parecía indicado que alguien le hiciera de padrino. Y más que nos pese y a pesar de lo traído por los pelos, el Tony Stark de Robert Downey Jr. era el candidato más idóneo. A saber, el Halcón de Anthony Mackie sabía de él desde el final de Ant-Man, pero su personaje carece del peso o entidad como para servir de patrón del nuevo héroe; Capitán América y Viuda Negra están demasiado ocupados con temas de terrorismo; Scott Lang o Hank Pym, los dos Hombre Hormiga, tienen su base en San Francisco y Nueva York les queda muy lejos.

En este aspecto, quizá el mentor natural, siguiendo el hilo de la serie animada Ultimate Spider-man hubiera sido el agente Coulson de Agentes de SHIELD que encarna Clark Gregg, en su constante investigación de los Inhumanos. Pero, debido al divorcio entre la división de cine y de televisión de Marvel, esta opción quedaba descartada. De ahí que solo nos quedara un único posible personaje gancho: Iron Man. 

También hemos de tener en cuenta que la versión cinematográfica y la de los cómics son bastante distintas, como ya hemos constatado. Piénsalo. El Tony de los cómics es quizá algo menos sarcástico pero bastante más egomaniaco y prepotente. La versión de cine de este Tony Stark de Downey Jr. ha humanizado mucho al personaje, mostrando su evolución desde playboy adolescente de mediana edad hasta el héroe y empresario hiperresponsable que es ahora. En este aspecto, este Tony que tenemos es el héroe más maduro y cabal de las películas, a pesar de su punto narcisista, aún persistente.

Y es que ahora el Tony de las películas ha terminado de lidiar con sus problemas paternos y la culpa, y ha avanzado y madurado. Casi parece que su reloj biológico le esté empujando a sentar la cabeza e, incluso, formar una familia supletoria. En este aspecto, podemos pensar que Peter le recuerda a él mismo de joven; o cuanto menos al joven que podría haber sido de no haberse comportado como un auténtico niño mimado. Todo ese potencial merece ser explotado y orientado por alguien con experiencia. Alguien como el propio Stark. 

Ahora queda la pregunta en el aire, ¿logrará colmar su instintos paternales Tony Stark, o estos jugarán en su contra, con un Peter que tiene ideas distintas a las de ese padre "que no ha pedido"? Lo veremos en Spider-man Homecoming.

Lecturas recomendadas