Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Star Wars Battlefront II - ¡Apartad, yo lo vi primero!

Star Wars Battlefront II

Star Wars Battlefront II ya se ha mostrado en la Star Wars Celebration de Orlando. Jesús Delgado lo ha visto y estas son sus primeras impresiones del juego de DICE y EA.

Realmente iba a empezar diciendo "¡Apartad, panda de hienas, yo lo vi primero y a quien se acerque le dispararé con mi E-11 en la jeta!"  Pero me han dicho que me corte un poco, que no entraba en el titular y no se qué de no ponerme tan agresivo. Además, en general, como está, se entiende bastante bien que sí, que he salido contento con Star Wars Battlefront 2 y la presentación que EA Games ha llevado a cabo en Orlando, durante la Star Wars Celebration. Por cierto, como sabemos que no os cansáis del tráiler dichoso, os lo volvemos a poner aquí abajo. De nada. Seguimos hablando del tema después de su visionado. Ah, y poneos el babero, que luego dejamos todo perdido. Empezando por el que aquí escribe. 

Antes de seguir, he de decir que no me molaba ni un pelo el anterior Battlefront. A saber, odiaba su progresión, el hecho de que la peña con más callo que yo en estos juegos me reventase nada más respawnearme o que acabara ridículamente frito cada dos por tres. Cuando jugaba con el Imperio y no me llevaba ni una sola baja, al menos me quedaba el consuelo de que había interpretado perfectamente al soldado imperial medio. Vamos, que soy más manco que el Luke al final de El Imperio Contraataca. De ahí que al final prefiriera algo como los rpgs o los juegos de estrategia, en los que la destreza inmediata no determina tu supervivencia. 

Sin embargo, estando en la Star Wars Celebration 2017 de Orlando, algo ha pasado. De repente, todos mis complejos como jugador torpe y sin puntería se me han pasado y solo queda la paz, dando paso a la Ira, el Odio y la Agresividad. Vamos, que estoy bien pringao de Lado Oscuro hasta las cejas y con unas ganas de matar rebeldes que no lo saben ustedes bien. Aquí van los motivos por los cuales voy a ir en contra de mi fetichismo por las ediciones ultrapijas y acabaré pillándome la Elite Trooper Edition, solo para fardar. 

1. Finalmente jugamos con los buenos de verdad

Eso de entrada. EA y DICE nos ofrecen una historia hecha mano a mano con Motive y Criterion que es, cuanto menos revolucionaria. Esto es, jugar en el modo historia de Star Wars Battlefront II con los que siempre han sido los antagonistas y que, sin embargo, no he podido dejar de ver con cierta simpatía. De hecho, recuerdo ahora mismo pocos juegos en los que pudiéramos disfrutar del bando imperial en modo historia. El primero que me viene a la memoria es el simulador de TIE Fighter, luego el Force Commander (una suerte de sosias del Z, pero de Star Wars) y, algo más adelante, con el Star Wars Battlefront 2, el modo historia que mostraba el desarrollo de la Legión 501 desde sus inicios como los soldados clon de Anakin Skywalker hasta su auge como el Puño de Vader. 

Habitualmente se ha tenido siempre a los Stormtrooper y pilotos de TIE como autómatas y como carne de cañón. Una lectura que era aceptable de acuerdo a la narrativa histórica de las películas, en la que los rebeldes eran los buenos, y todo lo que hacían era políticamente correcto. ¿Pero qué pasaría si preguntásemos a los imperiales qué opinaban de eso? Star Wars Battlefront II nos va a responder.

Seamos sinceros, la gente que se alistaba en las academias imperiales no lo hacía precisamente por presión social. Había una connivencia de una parte importante de la población que, en realidad, había acabado hasta el gorro de la República y de la Federación tras las cruentas guerras clon y la idea de un Imperio que trajera paz y orden a la Galaxia era lo más. Que luego el Imperio fuera xenófobo, nacionalista y aprovechara las prácticas esclavistas de culturas como la twillek, la hutt o la tradoshana para potenciar su economía e industria es otro tema que no debemos perder de vista tampoco, pero que hemos de entender que para la población era un precio pequeño a pagar por tener un poquito de tranquilidad. Máxime después de casi cincuenta años de inestabilidad política y corrupción que, tan solo de cara a la galería, acabaron con la llegada del Imperio.

Los portátiles gaming mejor valorados en Amazon

Entendiendo esto, los tipos que trabajaban en la Estrella de la Muerte, en Scarif o incluso fueron responsables de rastrear a los droides en Tatooine no eran psicópatas de gatillo fácil, ni mequetrefes programados, sino soldados con un trabajo: Hacer de la galaxia un lugar seguro y pacífico, un lugar en el que si unos colonos llegaban a un planeta nuevo, no fueran arrasados por los primeros piratas que pasaran. Dicho de otro modo, la tropa de asalto no era ni más ni menos que una mezcla de policía y marine espacial, que por ende, había tenido que pasar un durísimo entrenamiento que le hermanaba con su compañía al tiempo que interiorizaba que el Imperio hacía lo que hacía porque, desde su punto de vista, la severidad del régimen era la única manera de que no estallase unas segundas Guerras Clon. 

Ahora, imagínate que tu eres uno de esos tipos, que se han dejado el pellejo en planetas perdidos de la mano de dios, luchando con bandidos locales y protegiendo a la población civil y a las instalaciones imperiales (fábricas, complejos industriales, etc...) que dan trabajo y cobijo a esta y te enteras por la radio de que una panda de paramilitares furibundos ha petado la estación espacial más grande del gobierno por el que luchas. Y que encima, esos paramilitares están formados por aliens cuyos planetas dejaron de tener exenciones fiscales y prevendas políticas tras la extinción de la República y que están usando sus flotas civiles y militares como grueso del contingente rebelde; soldados provenientes de esas colonias que estas protegiendo día y noche, pero que ahora que ya no hay criminales que asalten sus asentamientos, quieren que te vayas y algún politicastro que quiere volver a estar aforado al Senado y a seguir viviendo del cuento, llenándose la boca con la palabra democracia. Piensa, tú eres ese soldado, que por ende ha perdido a tu mejor amigo y a parte de tu unidad en un tiroteo. Piensa, ¿cómo te tomarías a esa escoria rebelde, como los héroes y libertadores que dicen que son o como una panda de asesinos y felones que han sido  engañados por políticos que querían ser "Emperador en lugar del Emperador"?

Os contamos más detalles del modo historia de Star Wars Battlefront II

Si llegados a este punto estás tan furioso como imagino que debes de sentirte, solo puedo decirte lo siguiente: Ajusta bien tu blindaje protector y tu casco, revisa tus células energéticas y amartilla con ganas tu rifle Blaster E-11. ¡Buena caza de rebeldes! 

2. Ellas también son heroínas

Otro detalle que me ha gustado es el hecho de que la protagonista de Star Wars Battlefront II sea una tía. Sí, dicho así, una tía. Una pava, una chica, una mujer, vaya. Y que, además, no sea el típico estereotipo femenino, que no esté cosificada como objeto de deseo sexual, con tops y maquillaje de fiesta. Se trata de un diseño que estéticamente respeta su coherencia como personaje, sin que el sexo sea determinante en su construcción como individuo. Vamos, que podría haber sido un hombre, que la historia a grandes rasgos no cambiaría mucho. Pero el hecho de que sea una mujer, que esté diseñada con tan buen gusto y que, encima, tenga tanta visibilidad e importancia, mola mucho y me parece una mano tendida al sector gamer femenino, que tantas veces ha sido olvidado y (en ocasiones) menoscabado por los jugones más rancios. Y es que, sin ser condescendiente, hemos de asumir de una vez que ellas también tienen derecho a ser las protagonistas y salvar el mundo tantas veces como nosotros. 

Además, al margen de la estética con la que se presenta y de su importancia como protagonista de un juego de enorme impacto y penetración entre la sociedad fan y gamer, el hecho de que Iden Versio, que así se llama la señora, sea una curtida agente imperial, y que vayamos a ver su punto de vista en el momento más desastroso de la historia del Imperio, resulta un puntazo. Va a ser la historia de una mujer fuerte, que va a tener que sacar del barro a su gente, y ponerlos a trabajar. Sirviendo de analogía, tendríamos una "María Pita de La Guerra de las Galaxias", con ganas de hacer justicia y llevar a los traidores terroristas de la Rebelión a dónde ella cree que merecen estar: en el patíbulo. No será una joven pringada, que tiene que ir aprendiendo a sobrevivir. Es una bad-ass al más puro estilo Shepard, con más callo en el dedo del gatillo que John Rambo.

Analizamos todas las películas de Star Wars en nuestro especial de ciencia-ficción

¡Y hablando de Shepard! En este aspecto, EA ha sabido presentar un producto que contrasta muy bien con lo ocurrido con Mass Effect Andromeda y su campaña de publicidad, la cual fue muy criticada por no exponer tanto a la versión femenina de Ryder como a la masculina. Como elemento marketiniano resulta estupendo y es una bendición, ya que alivia la tensión generada a raíz de la anterior campaña publicitaria de un juego de nicho, dando protagonismo en lo sucesivo a un personaje femenino bien construido tanto en apariencia como en background para un título de Star Wars, un producto de masas.

Como remate, Iden Versio protagoniza una historia canónica del universo Star Wars, siendo una de las claves de lo sucedido entre El Retorno del Jedi y El Despertar de la Fuerza. Esto, si os dais cuenta, además hila con la estrategia de Disney y Lucasfilm de los últimos años, que ha convertido en a ciertas mujeres en cabezas visibles de la mitología de Star Wars, un universo que hasta hace no mucho se consideraba un "bosque de champiñones" en el que apenas existían mujeres importantes, quedando estas relegadas a papeles testimoniales o secundarios. Y es que la Fuerza es para todos. Rey, Jyn Erso, Sabine Wren, Hera Sindula e Iden Versio son solo las primeras de una nueva generación de una mujeres fuertes, heroínas, de esa Galaxia Lejana, Muy Lejana...

3. Podré ser un héroe algún día de estos...

Ya, dejando de lado temas de fondo como el planteamiento de la historia y de su protagonista, encontramos también un sistema de progresión para el multiplayer de Star Wars Battlefront II que promete mucho. Como antes os dije, soy un manazas y mi puntería deja mucho que desear, al igual que mi sentido de la oportunidad para lanzar granadas donde justo está mi pelotón (pero eso es otra historia de la que ya hablaremos tranquilamente), pero lo que he oído y se me ha prometido me ha hecho sonreír mucho. 

Primero, está la idea de que los héroes vayan a tener también progresión y evolución, además de skins. Esto me mola, porque finalmente podremos disfrutar de montones de evoluciones de talentos y habilidades, que nos permitirá desarrollar formas distintas de sacarle provecho a los personajes especiales. Esto es, podemos llevar a Vader como un tanque o como una máquina de cortar carne rebelde en pasillos, dependiendo de cómo nos lo montemos. Pero, por mucho que los héroes se crezcan, reducirlos no va a ser tan fácil.

Estos son los detalles molones del multiplayer de Star Wars Battlefront

Que ahora se integren clases dentro de los personajes normales, las tropas de tierra, también resulta sexy, ya que podemos especializarnos en áreas y formar con amigos grupos o unidades, en la que cada uno sabrá cuál es su papel y podrá desarrollarlo de acuerdo a la estrategia que se organice. Que además cada personaje individual pueda evolucionar y ganar talentos hasta convertirse en una suerte de "mini-héroe", que además trascienda las batallas en las que luche hasta llegar a ser una leyenda, personalizando la experiencia, te hace plantearte que cuando te maten o logres un hito, lo sientas más tuyo y el respawn tenga algún sentido más allá del de la "Baja vs. Eliminación". 

Si a todo esto añadimos flipadas como lo de personalizar las naves y las armas, entonces ya ni os cuento el atractivo que tiene para mi Battlefront II, que me hace revivir mis años roleros. La mera oportunidad de convertir a mi personaje en algo más que una baja "anónima" más en el campo de batalla me seduce enormemente. Y que, encima, sea a lomos de un tauntaun, ya ni os cuento. Aunque, quizá lo mejor sea que quizá no vayamos a tener pases de temporada en esta ocasión.

Dicho esto, me reafirmo en lo dicho. Quiero este videojuego. Voy a estar los próximos siete meses intratable, soltando borderías a la minima y pasando noches sin dormir. Hasta que Star Wars Battlefront II no entre en mi casa, no sé si voy a poder ser del todo feliz.

Lecturas recomendadas