Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

El tercer coche...

imagen por defecto contenido opinión

Aprovechando que el E3 ha terminado y llega la calma, voy a contar un ¿secreto? que no sé si es de dominio público, pero que me contaron hace muchos años en un evento organizado por SEGA. Creo, si mal no recuerdo, que fue durante la presentación de la consola Saturn en una finca cercana a El Escorial, aquí en Madrid. Y por suerte, en mi mesa se sentaban dos de las tres personas que formaban parte de SEGA Amusements España. Corría el año 1995...

Sega Rally es un juego que no necesita presentación. Una de las recreativas más espectaculares de la historia, éxito rotundo de SEGA Amusements desde su lanzamiento, programado por AM#3 (Tetsuya Mizuguchi) en Model 2 y que fue el reclamo para intentar vender más Saturn que PlayStation en una conversión (como se decía entonces) que pasó a la historia.

Esa recreativa, todos lo recordaréis, tenías dos coches (en Saturn tres) que eran el Toyota Celica y un Lancia Delta Integrale. Para los expertos en el tema automovilístico, estamos hablando de dos de los mejores coches que han pasado jamás por las complejas curvas del mundial de Rallies de la FIA. Pero, por desgracia para los jugadores, nadie se enteró de que SEGA quería que en Sega Rally hubiera tres coches, y no dos.

¿Por qué no salió la recreativa con tres coches? Bueno, en palabras del responsable de Sega Amusements en España en aquellos tiempos (un señor italiano de nombre Mario y que había trabajado en Japón mucho tiempo), hubo un problema "con un patrocinador que llevaba su publicidad puesta en el Subaru Impreza de Carlos Sainz". Esa compañía era una petrolera, española para más señas, que creía en aquellos años 90 que vincular su nombre a un videojuego era perjudicial para su salud.

SEGA, lógicamente, intentó convencer a la empresa por todos los medios, pero la alargada sombra de los Mortal Kombat y una Nieves Herrero desatada en contra de los videojuegos (poco menos que vino a decir que los niños que jugaban con las consolas se volvían imbéciles), pudieron más en la petrolera que las ganas de formar parte de la historia de los videojuegos. Así que SEGA quitó el Subaru Impreza de la versión final de Sega Rally y nunca más se supo.

¿Nunca más? En aquella misma cena, el mismo responsable de SEGA Amusements nos dijo que en la petrolera recibieron cintas de vídeo con la versión del juego que incluía al Subaru Impreza de Carlos Sainz... ¿saldrán a la luz algún día?

Lecturas recomendadas