Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Con toda bizarría

imagen por defecto contenido opinión


Hace unos días llegó a Playmanía la consulta de un lector que nos pedía que, por favor, aclaráramos qué significaban ciertos términos que se usan habitualmente al hablar de videojuegos. No era nada raro, sólo los típicos popping, tearing, fogging, clipping… Vamos, lo que todo el mundo sabe de sobra. ¿O no?

En todas las profesiones, deportes, grupos de aficionados, comunidades… existe en un argot propio, una jerga (que no es lo mismo) que en muchas ocasiones se usa simplemente como una manera de distinguirse y crear comunidad. Si hablas como yo es que tienes mis inquietudes. También es una manera de marcar las distancias: tú que no hablas mi idioma no cuentas… Lo que no siempre es lo que queremos.

Casi todo lo que se dice en jerga se puede “traducir” a román paladino, pero normalmente requiere mucho más esfuerzo para el miembro de la comunidad en cuestión. Un simple poping le dice mucho a un iniciado, nos entiende a la primera. Pero decir que los escenarios se generan bruscamente y surgen elementos de la nada es mucho más largo, ¿verdad? Y hay que pensar si lo has explicado bien.

Los que dominan cierta jerga son capaces de concretar en una sola palabra muchos conceptos e ideas. Es más, la palabra puede trascender su significado original para implicar más conceptos, como una metáfora sólo al alcance de los miembros de la comunidad. Cuando aprendemos palabras nuevas de una jerga puede darse el caso de que no hayamos captado su significado real y, como no queremos preguntar no sea que se nos excluya, asumimos ese significado como bueno. Os recuerdo dos sorpresas que me llevé yo en este mismo blog: Friki y Hardcore. Creo que hubo tantas interpretaciones como personas que leyeron estos posts (espero que muchas ;-).

Normalmente no me pongo yo muy tonta con estas cosas y espero a que el uso y la interpretación de la mayoría las ponga en su sitio o las hagan desaparecer (que también ocurre). Pero no me gusta usarlas (aunque a veces se me escapen, como el “post” de antes ;-), porque no me gusta que una misma palabra se pueda interpretar de distintas maneras. Aunque tampoco protesto, que cada uno en muy libre de usar las palabrejas que le vengan bien y que le permitan entenderse con su grupo de influencia… Incluso tolero los anglicismos que nos traemos sin necesidad y utilizo los que sí siento que aportan… Pero hay una palabra que me lleva por la calle de la amargura y que ya empiezo a oír en la radio y en la tele, además de leerla hasta la saciedad en jergas videojueguiles. Y me llevan los demonios. Cada vez que la oigo: BIZARRO.

Antes de seguir escribiendo me encantaría saber qué entendéis cada uno de vosotros por bizarro, qué imagen os trae a la mente y cuáles son las connotaciones que asociáis a su uso. Pero como no es posible, os voy a decir lo que significa bizarro y entenderéis porque me llevan los diablos cuando la oigo y qué imagen genera en mi mente.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua “Bizarro” es:

1. adj. Valiente (‖ esforzado).

2. adj. Generoso, lucido, espléndido.

Según  el diccionario panhisánico de dudas:

bizarro -rra. En español significa “valiente, esforzado". Debe evitarse su empleo con el sentido de raro o extravagante, calco semántico censurable del francés o del inglés bizarre. Tampoco debe emplearse bizarría con el sentido de ‘rareza o extravagancia’.

Hace años estaba corrigiendo un análisis de un Silent Hill (no recuerdo cuál) y el redactor escribió: con unos enemigos muy bizarros… ¿Os imagináis mi cara cuando me imaginé a los grotescos seres de Silent Hill como caballeros andantes?

No quiero ser más papista que el papa, pero cuando nos traemos una palabra de otro idioma debería ser por que aquí no tenemos una que llene ese espacio, no simplemente porque suenan igual… ¿Habéis oído hablar de los falsos amigos? Pues sí, en el argot y en las jergas pueden aparecer demasiados falsos amigos y cuando nos damos cuenta no queremos protestar, no sea que no seamos aceptados por el grupo. Es más, los terminamos usando incluso cuando sabemos que están mal… ¿Miedo al ridículo, vergüenza, necesidad de aceptación? Yo, como ya estoy curada de espanto y he llenado mi barra de vergüenza y de ridículo al máximo (puedo ejecutar un especial que te cagas), me niego a aceptar bizarro como sinónimo de grotesco, insólito o cualquier otra imagen mental que tengáis asociada a la palabreja.

Estoy en plena cruzada contra el “bizarro insólito” y voy a dar una colleja a todo aquel al que se lo oiga decir. Pero me gustaría también hacer una cruzada a favor de los que disfrutan con los videojuegos y no tienen muy claro qué puñetas queremos decir con esa larga serie de indeseables “-ing” que pueblan nuestros comentarios sobre juegos. No os sintáis mal si no entendéis algo, que peor debería sentirse el que no se sabe explicar. Y preguntad, sin pudor y sin vergüenza. A lo peor los propios expertos no se saben explicar porque usan la palabra por instinto y no por conocimento y nos hacéis un favor.

Y eso sin hablar de los género, claro, porque sandbox no significa exactamente lo que todos pensamos (investigadlo y me contáis) y usar “Hack’n slash” para hacernos los entendidos es una ridiculez: ¿a qué juegas? A un corta y raja, ¿y tú? Tela. Pero como suena exótico y no todo el mundo lo entiende quedas como un experto… ¡Qué cosas!

Como hace años decía mi amigo Juan Carlos García, todo esto me parece “más forzado que el scroll de una Master”. Está claro que es más importante "parecer" que "ser".

Lecturas recomendadas