Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Del verano y las vacaciones...

imagen por defecto contenido opinión

Llega agosto y empiezan las vacaciones. Al menos para mí. Y con ellas, un montón de tiempo libre y ese regreso de unas sensaciones que traen algunos de los mejores recuerdos videojueguiles que todos tenemos en la cabeza impresos a fuego. ¡Uy qué frase más tonta!

Sin ánimo de dormir a la audiencia, de mis vacaciones ochenteras tengo muy nítidas las horas y horas que perdía (según mis padres) frente al ZX Spectrum: "¡¡Hijo, sal a la calle que te tiras todo el día delante de la maquinita!!", "venga, al cine con los amigos que te apago la maquinita"... cualquier frase siempre terminaba con la maquinita, que era como una especie de genérico que servía para un Spectrum, una SNES o un reloj Casio.

El caso es que no estaba jugando, sino haciendo un juego. Que por aquel entonces y gracias a la MicroHobby, sabíamos de Basic, Código Máquina, Pokes y Randomizes USR y todos aspirábamos a convertirnos en Dinamic, Opera o Topo Soft. ¡¡Ejem!!, ¿que cómo se llamaba el juego? Pues Paleto's Games, y era como un World Games (de Epyx) pero con algunas pruebas cañí, muy españolas: hervir la cerveza avivando un fuego a soplidos, estampar gorrinos contra la pared del ayuntamiento o probar nuestra fuerza clavando al cura del pueblo a mazazos (dicho esto con el máximo respeto). Si encuentro un día los folios de papel milimetrado con los gráficos, los publico aquí... Jajajaja.

Obviamente Paleto's Games quedó en nada. En una cinta grabado y bien guardado en una cajita. Pero oye, el trabajo de ese veranito al menos sirvió para saber que por esos caminos no me había llamado Dios.

En los 90 ya los ZX Spectrum desaparecieron y llegaron las consolas. Las de 16 bits. Así que fue el del 92 mi primer gran verano a lo bestia (en el 91 no tuve vacaciones porque andábamos haciendo Hobby Consolas, que salió a la venta a finales de septiembre). ¡¡Qué verano!! Ese año no paré de jugar con Super Mario World (¡ay!, esa musiquita del comienzo) y Super Soccer. Encima, tenía una portátil (Game Boy) para irme a la playa a seguir con el cachondeo. ¿Problema? A mis padres ya les importaba un pimiento la maquinita pero a quién ya no le hacía tanta gracia era a mi novia/compañera/pareja/couple o como se diga en el idioma de lo políticamente correcto actual.

A partir de ese primer estío de 16 bits ya la cosa se desbocó. Antes de salir de vacaciones me tiro más tiempo viendo qué me voy a llevar que eligiendo las camisetas o pantalones y resulta que al final, lleno varias maletas sólo para el cablerío, los mandos, los cargadores de los mandos, los RCA, los HDMI, los móviles, las portátiles, las táctiles y hasta las teles.

El caso es que yo, al menos ahora, acabo llevando de todo: la PS3 porque este juego me han dicho que tiene esto distinto de la versión de 360, la 360 por que a mi hijo le mola este que no lo tengo en la otra, la PSP porque estaba esperando a tener tiempo para coger ese juego que no caté en otoño pasado, la 3DS porque no me ha dado tiempo a ver TODOS los juegos que tiene todavía, la PS2 por si los enanos quieren ver pelis en DVD (y de paso meto el God of War I y II por que los tengo ahí, ahí), la Nintendo DSi por si la pequeña se enfada de que su hermano esté con la 3DS, los iPod para que vean pelis o jueguen con el Angry Birds, la GameCube con pantalla portátil porque quiero volver a disfrutar de Luigi's Mansion, que ahora en otoño sale el 2 de 3DS y estoy coladito...

¿Creéis que alguien es capaz de utilizar todo ese arsenal en apenas 25 días? Por supuesto que no. Ni yo, ni diez como yo. Pero que me quiten lo jugao, al menos, por la ilusión de saber que voy a disfrutar de un montón de tiempo libre para hacer lo que me dé la gana (esto último con maritales matices, ejem). ¡¡Que llegan las vacaciones!!

Lo dicho... ¿quién no tiene vinculado el verano a momentos especiales con los videojuegos? ¿A qué esperas para contarme esos veranos de videojuegos que te han marcado de una forma u otra? ¡¡Estoy deseando conocerlos!!

¡¡Ah!!, y felices vacaciones a todo el mundo. ¡¡Nos las merecemos!! ¿O no?

Lecturas recomendadas