Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

Los videojuegos NO son cultura (según algunos)

imagen por defecto contenido opinión

No soy nada amigo de meterme en política (como tengo un poco de dislexia, lo de la izquierda y la derecha me aburre) ni, mucho menos, de atacar el contenido de otras publicaciones. Pero no he podido resistirme a mostrar mi opinión sobre el hilo de críticas que están llegando a Twitter en estos minutos, a colación de la última viñeta de Forges en El País. Si entráis en su web podéis verla, pero ya os la adelanto yo aquí:

La noticia de que Destiny es el producto cultural más caro de la historia no ha pasado inadvertida para los medios generalistas. Si ellos tuvieran una sección WTF como nosotros, seguramente muchos de ellos habrían metido la noticia ahí. Y es que, por lo general, se está tomando como una locura. No tanto por lo alto de la cifra, sino porque se esté considerando que Destiny es un producto cultural. ¡Pero si es de tiros! Es más... ¡Pero si es un videojuego!

Resulta sorprendente que a estas alturas haya que volver a defender el medio de los videojuegos como algo cultural. Pero sí, así es. Parece que para muchos, seguimos hablando de "los marcianitos" y punto. Porque uno podría pensar que Forges, tan críptico como suele ser con sus chistes "dialogados", estaba siendo irónico y por supuesto que cree que son cultura. Pero no, lo aclara aún más con su último tweet:

No sé si se trata de un postureo y simplemente expone lo que cree que sus lectores quieren leer, si la obligación de hacer un chiste diario no le ha dado para pensar algo más elaborado o si, simplemente, cree lo que ha puesto. Tengo a Forges por una persona bastante culta e inteligente, así que me sorprende este asunto.

Por supuesto, a estas alturas uno se pregunta: ¿ha visto Forges el juego? Es más: ¿cuál es el último videojuego que ha visto? No es una pregunta retórica, me lo pregunto de verdad. Porque entiendo que es una tentación diaria el opinar por opinar, ya que algo hay que poner en la viñeta del día. Y esto es jugoso, claro. Pero lo jugoso también puede ser peligroso.

Como apuntaba mi compi de profesión Tomás Martínez, Forges se ha quedado en la versión superficial y simplista del asunto. Y eso me preocupa porque me hace pensar algo: ¿De verdad tanta gente piensa así todavía? ¿De verdad tanta gente puede creer aún que los videojuegos no son cultura? Ya no hablo de arte, porque eso nos llevará aún más tiempo, pero... ¿Ni siquiera cultura?

La tercera acepción de la RAE de "cultura" es: "conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc". Si no se ve que los videojuegos forman parte de nuestros "modos de vida y costumbres" o que proporcionan desarrollo industrial, científico y... ¡Qué demonios! También, artistico, claro que sí... Si no se ve eso a estas alturas, no creo que sea tanto por un problema de márketing como de ceguera de algunos receptores.

¿Quizá Forges se refiere en concreto a los juegos de disparos? ¿Esos no son dignos de ser considerados cultura? Entonces, supongo que Platoon tampoco. O La chaqueta metálica. ¡Qué leches! "La Libertad guiando al pueblo, ¡menudo cuadro bélico! ¡Si hasta hay cadáveres tirados!" Con lo violento que es, no puede ser cultura. Qué simplista sería deducir eso, ¿verdad? Pues lo mismo pasa con Destiny. Si te quedas solo con los tiros de las pantallas y no llegas a ver sus reflexiones sobre la supervivencia, la convivencia y, sí, también el ego, te estás quedando con la punta del iceberg.

La viñeta de Forges no es más que una reflexión irónica, nada especialmente alarmante, pero no he podido evitar acordarme de la que se lio en 1954 cuando el psicólogo Fredric Wertham publicó el libro La seducción del inocente. Creo que os hablado de ello alguna vez, ¿no? La cuestión es que el libro de marras alarmaba a los padres sobre cómo los cómics metían en la cabeza de sus niños ideas peligrosas sobre la violencia, el sexo... ¡Hasta promovían algo tan "terrible" como la homosexualidad!

Por supuesto, este señor cometió errores de bulto en la descripción de los cómics que tanto vilipendiaba e incluía reflexiones pseudocientíficas que más tarde fueron tachadas de absurdas por otros psicólogos y sociólogos... Pero la cuestión es que su libro asustó tanto a los padres estadounidenses que la industria del cómic estuvo a punto de desaparecer por completo.

Hoy en día, con la facilidad para obtener información y expresarnos que tenemos, una crisis similar sería seguramente imposible, pero sigue preocupándome que la opinión sesgada y maniquea de una persona pueda infiltrarse en la conciencia de muchas personas. Pero bueno, tristemente tendremos que seguir peleando para meter con cuchara en la boca algo tan obvio como que los videojuegos, en toda su amplitud (desde un "sencillo" puzzle hasta una compleja aventura de decenas de horas de duración), pueden ser una maravillosa fuente cultural, porque hay gente que prefiere opinar sin ver primero. Así nos va. No, así nos hacen ir.

Lecturas recomendadas