Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

Watch Dogs contra Wii U

imagen por defecto contenido opinión

Este es mi segundo lunes en casa después del E3 2012, de ver la sorpresa que nos tenía preparada UbiSoft con su Watch Dogs y de probar lo que parecían versiones finales de Wii U. En parte, puedo afirmar que la resaca ha terminado, aunque las cosas vayan bastante mal en España y el futuro 'videojueguil' no pinte demasiado bien por aquí.

Del E3 de este año me ha dado momentos memorables y otros mejores aún. Desde dentro, la verdad, algunos lo hemos vivido con la pasión que se merece. Sólo había que esforzarse un poco para encontrar esas joyas que no salen de ahí. Es cierto que, de cara al espectáculo, ha habido más paladas de cal que de arena. Las expectativas son siempre difíciles de cumplir, sobre todo en un mercado tan apasionado como el nuestro. Pero, sólo con tener las ideas claras sobre la situación actual, ya podíamos imaginarnos que no estaba el horno para bollos. Que presentar hardware nuevo era echar por tierra el trabajo actual. ¿Acaso no se venden millones de consolas y juegos cada año? ¿No se enriquecen cada vez más Microsoft, UbiSoft o Activision? ¿Acaso importan tanto los que se quedan en el camino, mientras las grandes ganan tanto?

A nivel personal, la verdad, me quedo con Video Games Live, que habría compensado el viaje de más de 21 horas entre aviones y escalas. También con haber estado delante de profesionales como los responsables de Watch Dogs. Los mismos que me contaron algo tan curioso como que, UbiSoft, no quería enseñar el juego en el E3. ¿Os lo podéis creer?

Según se desarrolló la charla con dos de los máximos dirigentes del proyecto que se ha llevado la atención durante las últimas semanas, no había 'cuórum'. Es decir, el juego promete ser tan abierto y las variables tan numerosas, que durante semanas intentaron hacer una demostración al equipo de marketing de UbiSoft. Parece ser que resulta muy difícil reproducir dos veces seguidas una misión y que esta sea similar a la demo anterior. Algo obligatorio para hacer una presentación a profesionales que no se conforman con un vídeo.

La meta con la puesta en escena de Watch Dogs era enseñarlo en tiempo real, con un hardware similar al que habrá en el mercado cuando salga a la venta. Por lo tanto, ya podemos sacar una conclusión, aunque llegue a PS3 y Xbox 360, no estaba pensado para que estas fueran las plataformas a las que debíamos vincularlo.

Como sucedió con otros títulos, con Star Wars 1313 a la cabeza, me parece demasiado claro que las productoras presentes en el E3 querían enseñar lo que iban a tener listo para el estreno de la siguiente generación. Sony o Microsoft ya deben tener todo muy bien definido. Hasta hay documentos en los que se da a entender que en 2010, Xbox 720 ya estaba en los planes para 2013 y años sucesivos.

Estar preparados significa estarlo para todos los casos posibles y algunos que no lo parecen. Así, una vez en el Los Ángeles Convention Center y tras el subidón de las presentaciones previas, algunos sucesos cobraron sentido para mi. Creo que las compañías que se lo podían permitir ya habían dispuesto sus títulos 'Next Gen' para enseñarlos junto a quien presentara algo nuevo de verdad. Si Epic tenía Unreal Engine 4, ¿por qué iban a quedarse atrás los Square Enix, Electronic Arts, UbiSoft, Activision y demás?

El E3 es una feria profesional y para profesionales, no sólo un escaparate para el resto del mundo. Los negocios se hacen sobre la moqueta de los hoteles o las salas que no salen en los vídeos llenos de modelos. Ahí es donde las grandes superficies ven lo que está por llegar y los directores de marketing convencen a los jefes de compras para que rellenen sus previsiones. También, es donde señores con corbata y zapatos  muy caros, que no entienden mucho de juegos, se dejan sorprender por el potencial de las compañías de cara a los años venideros. Hablar de la temporada presente y de Navidades es sólo parte del negocio.

[brightcove:1679346812001]

Con esto, quiero lanzar un poco de esperanza a quienes esperaban una PS4 o Xbox 720, pero se quedaron con Wii U en cuanto a consolas nuevas. Señores con mucho dinero, que se jugaban tener que enfrentarse a sus accionistas, debieron quedarse con la misma cara que millones de jugones de todo el mundo. Estoy seguro, porque lo vi en los días posteriores a la feria. Todo lo que realmente podía impresionar se enseñaba sobre PC de la gama más alta posible, aunque evitando configuraciones SLI o Crossfire, eso sí. Algo que le resultará curioso a quien espera consolas futuras con más de un chip gráfico sobre sus placas... ¿verdad?

Nintendo, mientras tanto, tenía un espacio de los grandes. Resultaba difícil contar el número de Wii U que funcionaban sin problemas. En ningún momento vi una que se colgara o demostrara problemas a la hora de reproducir los juegos, más allá de texturas lavadas o resoluciones que apenas llegaban a las de los últimos juegos para Xbox 360 o PS3, incluso con una falta notable de suavizado en los bordes de los polígonos. Está claro que la Gran N juega en su propia liga y cuenta sus generaciones sin hacer caso al resto. Ni siquiera se presentó algún juego nuevo, multiplataforma, sobre la nueva sobremesa con sus dos pantallas. Un dato que demuestra la independencia total de la compañía, según afirmaciones a pie de feria.

¿Y qué tiene que ver Watch Dogs con Wii U? En principio mucho, ya que UbiSoft es una de las compañías que más ha apostado por la nueva plataforma. Ver y jugar al nuevo Rayman era una delicia. Tener un Pikmin nuevo llenaba de ilusión a muchos que se acercaban a las consolas de demostración. Assassin´s Creed 3 parecía listo para meterlo en cajas y llevarlo a las tiendas. La lista era larga para los fans de Nintendo. Pero, por otro lado, no había rastro de lo que nos habían vendido en otros stands como productos de nueva generación. Encima, Microsoft acababa de presentar su Xbox SmartGlass y Sony lo bien que se llevaría PS3 con PS Vita y los dispositivos con Android, ¿En qué quedamos? ¿Nos ilusionamos con lo que nos tienen preparado para este mismo año y la primavera de 2013? ¿Lo hacemos con lo que puede haber más allá y no nos han ensañado? ¿O miramos el armario y empezamos a terminarnos esos títulos a los que no les hemos sacado todo el partido y que nos vendieron por los ojos en los anteriores E3?

Lecturas recomendadas