Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Wii U será una consola de culto como Dreamcast o GameCube

Principal Wii U

¿Qué hace que una consola se convierta en una pieza de culto? Que no tenga demasiado éxito entre el público general, un catálogo de juegos con personalidad y que ofrezca una forma de jugar diferente. Nintendo Wii U tiene todas las papeletas para ser la próxima máquina de culto en nuestras colecciones.

El lanzamiento de Nintendo Switch y The Legend of Zelda Breath of the Wild pone punto y final a la vida de Wii U. Y no ha sido una vida fácil; la máquina de Nintendo ha vendido un total de 13.84 millones de unidades en todo el mundo, lo que le sitúa en la posición 21 en toda la historia de las consolas, por debajo de Gamecube, PS Vita, Atari 2600 y otras más populares.

No ha sido una consola de éxito, sobre todo si lo comparamos con los más de 100 millones de Wii que se vendieron en todo el mundo (la quinta en el ranking global).  Pero no es el momento de discutir si sus ventas se deben a un problema de comunicación -mucha gente pensaba que se trataba de un mando para la primera Wii- a la arquitectura del hardware o simplemente a su catálogo de juegos. 

Al contrario, creo que llega el momento de rendirle homenaje y discutir si terminará convirtiéndose en una consola de culto. Con esto quiero decir que su escaso éxito comercial no está reñido con la calidad de sus juegos, la forma de jugar (con hincapié en el multijugador asimétrico), y lo atrevido de su diseño. Tras el lanzamiento de Switch, es un momento para recapacitar sobre el lugar que le corresponde a Wii U en la Historia.

Personalmente creo que se ganará un puesto junto a Sega Dreamcast (8,2 millones de unidades vendidas) o Gamecube (21,74 millones de unidades) que sin embargo siguen siendo excelentes para jugar. ¿Por qué? Pues por juegos como Shenmue, Jet Set Radio o Resident Evil Code: Veronica, en la máquina de Sega y por Super Mario Sunshine, Rogue Squadron, Metal Gear Solid The Twin Snakes y Eternal Darkness, en la segunda. Juegos por los que no pasa el tiempo. 

¿Cuáles son estos juegos que hacen a Wii U tan especial? Aunque no contó con Super Mario en 3D propiamente dicho, Super Mario 3D World y Mario Maker fueron dos aproximaciones sobresalientes al universo del fontanero. Tampoco podemos dejar de lado su apuesta por el juego adulto con Bayonetta 2 y, si se me permite la expresión, la "nintenderización" del shooter competitivo con Splatoon. La cantidad de juegos que se puede añadir a esta lista es sorprendente: Monster Hunter, Donkey Kong Tropical Freeze, Xenoblade Chronicles X, Smash Bros, Mario Kart 8...  Tanto que a día de hoy, todavía creo que es una gran consola para jugar en familia.

No se puede discutir que el diseño de los juegos first party y exclusivos era brillante (algunos multiplataforma como Rayman Legends también brillaban con luz propia) y su jugabilidad a día de hoy sigue tan fresca. Son juegos sobre los que podremos volver dentro de unos años y disfrutar de nuevas, porque por ellos no pasará el tiempo. Y además tienen "ese sabor" especial de los títulos que no ha jugado demasiada gente (Bayonetta 2 ha vendido 800.000 copias). 

Puede que hoy sea una locura recomendarle a nadie que se compre Wii U, con el éxito que está cosechando su sucesora Nintendo Switch. Pero si no tenéis una en casa, y encontráis la consola a buen precio, tened en cuenta que cumple con los requisitos para ser una pieza de culto en el futuro: poco popular, con grandes juegos y con una forma de jugar muy personal. ¡Y además fue la máquina que nos hizo comprar figuras NFC amiibo como locos!

Aquí os dejamos los 20 mejores juegos de Wii U (a falta de Breath of the Wild) para que recordéis el enorme legado que nos deja. 

Lecturas recomendadas