Imagen de perfil de lugavmu
Análisis de Pikmin
lugavmu

(2 Review en 1) El ejército de Miyamoto

Imagen ficha por defecto

Nota importante: El análisis se ha hecho sobre las versiones originales de Nintendo Gamecube de AMBOS JUEGOS DE LA SAGA PIKMIN, por lo que no se comentan las particularidades de los ports de Wii.

 

//PIKMIN//

 

Cuando Nintendo sí que tenía más potencia que la competencia

Año 2001. En un mercado casi monopolizado por Sony aparece la injustamente maltrecha Gamecube, una consola que, especialmente en España, fue ignorada. Entre uno de sus primeros juegos, nos encontramos con Pikmin: una propuesta del genial Miyamoto, creador de Super Hermanos Mario y La leyenda de Zelda.

 

¿Pudo esta propuesta ser lo mejor de la historia de esta consola? ¿Esta review os hará mirar con buenos ojos su tercera entrega y esperarla como agua de Mayo? Vamos a verlo.

 

Nos quedan 30 días de protección

Tomamos el rol del Capitán Olimar (personaje que algunos de vosotros conoceréis por su aparición de Super Smash Bros. Brawl), un personaje simplón. Ni gorra, ni espada, ni escudo ni nada: traje de astronauta estereotipado de pelis de ciencia ficción de los 50 con una antenita y narizón bestial.

 

Sus vacaciones se ven truncadas (mira por donde, igual que las de Mario en Super Mario Sunshine, título para la misma consola, del mismo creador y por la misma fecha) cuando un asteroide colisiona su nave, el Dolphin (bautizado así en honor al nombre en clave de Gamecube, esperemos que la de Pikmin 3 no se llame Project Coffe), y este cae sobre un misterioso y extraño planeta con vida en el cual hay oxígeno en la atmósfera. La toma de contacto con la atmósfera separa de la estructura central de la nave 30 piezas que quedan diseminadas por todo el planeta. Fácil, ¿no?, pues no: Olimar es un Hocotatiano, los cuales mueren al respirar oxígeno, y sus reservas de protección sólo aguantarán durante 30 días (del juego), una de las primeras veces que ví tiempo límite para completar un juego. Nos despertamos junto a la nave, y examinando, nos encontramos con un extraño... ¿elemento? conocido como Cebolla, la cual cobra vida, despliega sus 3 patas y suelta la semilla de la cual nacerá una nueva especie: los Pikmin.

 

Al desenterrarlo, nos encontraremos con un Pikmin rojo. Éste será como nuestro secuaz, recolectará objetos y luchará a nuestro lado. ¿Quiere decir esto que este juego es tipo Pokémon? Sí, siempre y cuando fuese a tiempo real y con 100 Pokémon a la vez en combate.

 

El Pikmin acabará recogiendo una píldora con un "1" dibujado encima. Llevar estas píldoras (que se encuentran en muchos lugares y varían de tamaño y color, como los Digimon) o el cuerpo muerto de un enemigo a la cebolla generará Pikmin del color en la cebolla: así se reproducen, damas y caballeros. Y yo que creía que lo había visto todo con la mitosis...

 

Cuando nuestro pelotón tenga un tamaño de 20 Pikmin, encontraremos el motor del Dolphin, despegaremos para pasar la noche sobrevolando el planeta y veremos que la cebolla nos seguirá hasta otro lugar: el Bosque de la esperanza.

 

Nave más potente = más terreno explorable

Esta región, mucho más grande que el ya conocido Lugar del impacto, alberga muchas piezas de la nave, y, por qué negarlo, un apartado gráfico y sonoro precioso, de lo mejorcito de Gamecube e incluso de la generación pasada entera. Poco a poco nos damos cuenta del potencial de los Pikmin, recogemos nuestras primeras piezas y descubrimos el experimental pero efectivo y divertido sistema de combate "semiautomático" del juego.

 

Es entonces cuando nos topamos con la segunda cebolla y con los Pikmin amarillos: se pueden lanzar más lejos que los rojos, y pueden utilizar rocas-bomba (facultad que pierden en el segundo juego en pos de resistencia a la electricidad). Además, en vez de tener la mini-nariz de pico de los rojos, tienen orejas enormes.

 

Unas poquitas piezas más dotarán a nuestra nave de potencia suficiente como para alcanzar más altura y visualizar una tercera área: el Ombligo del Bosque, una región enteramente subterránea que, a pesar de lo acogedora que resulta en el punto inicial, es de lo más siniestra, oscura y difícil en su área más profunda, aunque la guitarra de fondo toque lo contrario. Al poco llegar la tercera y última cebolla y sus Pikmin azules nos dan la bienvenida: estos tienen una boca (que resulta ser en realidad una branquia) como característica física distintoria (además de su color). Nada más ver nacer al primero, observamos que son la solución a nuestros problemas hidrológicos: no se ahogan en el agua, al contrario que sus amigos rojos y amarillos. También descubrimos qué tiene de especial el Pikmin rojo: es inmune al fuego.

 

Si tu habilidad te lo permite, tu "nave" llegará a parecerse (un poco) a la flamante lanzadera de la cinemática introductoria. Este motor sobrealimentado de poder te llevará a una zona donde sólo los más expertos tendrán la más mínima oportunidad de supervivencia: la Gran Laguna. Enemigos voladores que soplan y empujan a nuestros Pikmin, ranas que los aplastan, zonas de agua que nos supondrán quebrados de cabeza, muros derrumbables sólo con rocas-bomba, versiones mejoradas de enemigos a los que ya conocemos... tu mando comenzará a absorver el olor del sudor que emana de tus manos ante la tensión y la dificultad.

 

Por último, aquel que logre reunir 29 piezas (sí, os lo diré, con apenas 25 te puedes salvar el culo, tened en cuenta que una máquina de masaje no es demasiado útil que digamos) desbloqueará una zona "secreta", cuyo nombre no dice ni una mentira: la Prueba Final. Un escenario idílico, sin enemigos, con unos cuantos puzzles... y un temible e imposible de derrotar (sin descubrir su punto débil) jefe final que se ha comido la pieza número 30.

 

Desenpolvando el mini-CD:

Desde luego, está claro que según si has obtenido las ya mencionadas 25 piezas (ojo, son 25 concretas, no 25 cualquiera entre todas las que hay) o no, obtendrás un final u otro (hay 3: nave completa, nave con las piezas mínimas para salir volando y nave no logra salir del planeta), tras el cual hay un detallado análisis de tu partida (con estadísticas y la lista de piezas obtenidas) y ésta se queda grabada en nuestro muro de récords. Así es: amigos, la rejugabilidad se limita a repetir la aventura... y os aseguro, cada 2 años o así es un lujazo volver a vivirla, esta vez conociéndote de antemano la localización y procedimiento de obtención de la mayoría de piezas, e intentando batir nuestro tiempo récord (un servidor acabó el juego en 18 días, pero hay gente que lo ha logrado en 9).

 

Bueno, también hay un modo desafío que desbloqueamos al conocer a las 3 especies de Pikmin (descubriremos cómo podemos mutar algunos para obtener otras 2 especies en Pikmin 2 y ya descubriremos la manera de conseguir el Pikmin roca en Pikmin 3) que nos retará a engendrar tantos como podamos en un día. Claro está, estaría bien que se hiciese mediante el método tradicional, quizá con algún accesorio de dudoso gusto para la consola, pero eso subiría la edad mínima recomendada del PEGI de +3 a +18. Qué le vamos a hacer...

 

Nota final y conclusiones:

 

GRÁFICOS: 10

No los imagines. Ni los cuestiones. Ni siquiera los mires. VÍVELOS. Irónico en una consola de Nintendo, ¿verdad? Y la sorpresa es mayor aún al ver que la secuela logra superarse...

 

JUGABILIDAD: 10

Un sistema de control y unas mecánicas que funcionan a la perfección. La mezcla perfecta entre acción, estrategia a tiempo real y puzzles. De nuevo, indescriptible con palabras, DEBES jugarlo para comprender su majestuosidad.

 

SONIDO: 9.9

Bandas sonoras que hacen justicia a la situación, realmente hermosas y que se grabarán en tu memoria. No llega al 10 porque no hay demasiada variedad realmente. Me ha encantado tanto, que os voy a dejar los links de los temas principales de las 5 zonas:

El Lugar del Impacto: http://www.youtube.com/watch?v=vL892vJJ9Mw

El Bosque de la Esperanza: http://www.youtube.com/watch?v=HoMx0BTPVgE

El Ombligo del Bosque: http://www.youtube.com/watch?v=6k3uHxJ7mrQ

La Gran Laguna: http://www.youtube.com/watch?v=jDH8yv9GFHE

La Prueba Final: http://www.youtube.com/watch?v=BLN-5AV3WRY

 

MULTIJUGADOR: NO HAY

En honor a R.O.N, me he dignado a hablar del tema en mis reviews. En este caso no hay, pero en la secuela hay 2 modos multijugador que sólo se pueden resumir en la siguiente frase: Que tiemble FIFA.

 

DURACIÓN: 7.5

Sí, soy un ceporro en matemáticas, este apartado algo descuidado debería desequilibrar más la nota final, pero, la verdad, lo veo muy adecuado y no empaña el resultado final. Es más, ello afectaría a su factor rejugable. Además, ello me permite decir que este juego es un orgasmo: corto y legendariamente divertido.

 

CONCLUSIÓN:

Pikmin es una obra maestra indispensable. 10 años antes de Skyrim, la que para muchos es la gran obra súmum de los videojuegos (he de admitir que no me encuentro entre ellos, aunque disfruto con el mimo con el que se creó ese juego), ya existían juegos épicos. Insultarlo es una blasfemia, perdértelo es un pecado y jugarlo es más recompensante que ir al cielo.

 

//PIKMIN 2//

 

Convirtiendo la delicia en ambrosía

Ya nos ha quedado claro que el Pikmin original era toda una joya, pero ¿cómo debe ser de arriesgada una secuela que haga justicia al original? ¿y si te digo que lo coge y lo mejora por todos los costados? Veámoslo a fondo.

 

Allí me encontraba. Fan del primer Pikmin, leí en Revista Oficial Nintendo (por aquel entonces, Nintendo Acción, como me gusta seguir llamándola) y ví una review de la secuela. Mi mayor sorpresa: esta vez, el co-protagonista se llamaba Luis, como un servidor. Y encima era la secuela de mi videojuego favorito. Eso era una señal. Menos de una hora después de leer el reportaje, ya había pasado por caja y estaba leyéndome el detalladísimo manual del juego (¿soy el único al que le gusta hacero antes de encenderlo?).

 

Tras tener claras las nuevas mecánicas de esta entrega (cuevas y control de dos líderes, cada uno con su pelotón de Pikmin, aunque manteniendo el límite de 100 sobre el terreno) casi ni necesité un tutorial, pero el buen rollo de los diálogos y lo cómico que era (además del emotivo pero forzoso re-encuentro con los Pikmin) comencé el juego con una gran sonrisa, encontrándome mucho más a gusto y acogedor que al comenzar el primer juego, e incluso que acabarlo. No era consciente de la odisea de genialidad en la que me estaba embarcando...

 

¿Qué hay de nuevo, Olimar?

El juego comienza inmediatamente después de los hechos del primero. Olimar, tras reparar el Dolphin (por lo visto, el final canónico es el final feliz de obtener las 30 piezas) despega a su planeta. La mejora en el ya fantástico apartado artístico se nota en el universo: lejos de ser un fondo negro con puntitos blancos, como en la anterior entrega, el espacio exterior está lleno de muchísimas nebulosas y galaxias, y está directamente petada de estrellas muy brillantes, haciendo el negro casi imperceptible en el fondo. Surrealista pero sublime.

 

Al volver a Hocotate, nos encontramos con los primeros Hocotatianos tras Olimar (si no contamos las menciones y garabatos de su familia que Olimar hacía en su diario en el primer juego): el presidente, de nombre desconocido, y Luis, un novato en Hocotate S.L, la empresa de transportes en la que trabaja Olimar. Lejos de recibir una calurosa acogida, el presidente nos pone al corriente de la situación: Luis ha sido atacado por un conejo espacial gigante (vaya ocurrencia), perdiendo un valioso cargamento de zanahorias Pik Pik doradas. La jugarreta le cuesta la liquidez a la empresa: ha acabado en bancarrota, y con una deuda de muchísimos Pokos (la moneda de Hocotate, muy sospechosamente parecida en aspecto a las moneditas de Super Mario). Así pues, vemos cómo, para saldar parte de la deuda, un platillo volante-grúa se lleva nuestra nave (sí, amigos, el dichoso, moderno y diseñoso Dolphin que tanto nos costó restaurar). Y aún así quedan 10.100 Pokos de deuda. Pero cuando a Olimar se le cae una chapa de refresco (que en proporción a él mide como su cuerpo), una nave muy chatarrosa y anticuada pero con voz y conciencia tasa la chapa: tiene el inmenso valor de 100 Pokos. El presidente se queda impresionado por la cifra, aparentemente una enorme suma (¿qué menos por un jodido tesoro procedente de un planeta desconocido? y no, no es sarcasmo). Al oír de palabras de Olimar que hay muchísimos más tesoros, ya tardaba mucho en meter a Olimar y a Luis en la vieja nave y mandarlos al planeta de los Pikmin en busca de chatarra humana. Vaya, tanto esfuerzo en el primer juego y ni siquiera hemos podido comunicarnos con nuestra familia, ¿verdad?. Bueno, al menos, al final de cada día, en vez de una entrada de bitácora recibimos un e-mail que puede ser de el presidente, de la mujer la hija o el hijo de Olimar, la abuela de Luis, o incluso SPAM.

 

Nuestra llegada al planeta nos lleva a un nuevo lugar, el único escenario nuevo (sin contar cuevas) del segundo juego, pues, para nuestra sorpresa, todos son escenarios del primer Pikmin (sin contar el Ombligo del Bosque, aunque puede que se haya dividido en las diversas cuevas que exploramos), modificados lo suficiente como para ser novedosos sin dejar de ser reconocibles.

 

Haciendo turismo por el planeta

La primera zona, el Valle del Reposo, representa el Invierno. Es un páramo helado con una tapa de alcantarilla y bastantes zonas de suelo pavimentado. También es el único escenario (exterior) nuevo del juego. Aquí nos re-encontraremos con los Pikmin rojos y nuestra querida cebolla roja, y descubriremos en una de sus mazmorras (sí, amigos, ahora en el juego hay mazmorras, donde hay tesoros ocultos, no pasa el tiempo y no puedes aumentar Pikmin en número aunque podrás mutarlos) una misteriosa especie nueva de la ya conocida flor de cambio de color de Pikmin: la Flor Morada. Presenciaremos el nacimiento de la nueva especie de los Pikmin Morados, que pesan 10 veces más, cuentan como 10 Pikmin a la hora de transportar objetos (los necesitaremos para un par de tesoros de 101 Pikmin y un tesoro importante que pide 1000 Pikmin) y al lanzarlos a los enemigos no se colgarán a ellos y se pondrán a arrearles, sino que el impacto le causará muchísimo daño al enemigo y se caerán del mismo.

 

Al obtener un tesoro especial con datos cartográficos (el dia 2 deberemos repitir zona, al contrario que en el primer juego), podremos volar al Bosque del Despertar, una versión primaveral, mucho más colorida y alegre del ya conocido Bosque de la Esperanza. El mapeado es casi idéntico y encontraremos varias referencias a viejas piezas de la nave, como por ejemplo una mazmorra en la vieja localización del Contador Geiger dominada por el mismo enemigo que en su día custiodó dicha pieza, o una versión digievolucionada de él. Por cierto, en una de las cuevas nos encontramso con la Flor Blanca que nos proporciona Pikmin blancos. Éstos son venenosos (reducen salud al enemigo cuando se los come), ligeros, inmunes al veneno y con visión que les permite desenterrar tesoros ocultos.

 

Otro tesoro similar al primero nos desbloqueará la región del Arroyo Desconcertante (sí, en mi anterior edición de este análisis, aprecía como una región de Pikmin 1, pido mis disculpas), una Gran Laguna del primer juego que representa el verano y está algo más desecada, con plantas y hierba mucho más vivas y viejos enemigos, los más feroces, tocapelotas y peligrosos del juego anterior. Un consejillo: completad rápido esta zona, que a partir del día 30 tendréis un recibimiento amistoso de un jefe final nada más salir de la zona de las cebollas y la nave.

 

No voy a rebelar bajo qué circunstancias desbloquearéis la Tierra de promisión, pero es la zona que representa el Otoño. Poco a poco os daréis cuenta de que tiene un misterioso parecido casi calcado a la Prueba Final del primer juego (todos los días, aterrizamos sobre la tumba del jefe final del primer juego. Irónico, ¿no?), pero descubriréis que esta zona en realidad era contigua al Lugar del Impacto. La mayor y más grata de las sorpresas nos la llevaremos al comprobar que la última mazmorra del juego se encuentra en la localización de la primera pieza de nave del primero: Pikmin 2 acaba en el lugar en el que empieza Pikmin. Qué cosas.

 

Repasón

 

GRÁFICOS: 10

Superó con creces al original, tanto en calidad gráfica como en su aspecto artístico. Ni que decir que tiene un mérito impresionante, no hace falta más que saber que se come a aquel apartado al que le dedique tantas sentencias a su favor.

 

JUGABILIDAD: 10

Expandimos el universo de Pikmin en la dirección adecuada. Nuevos peligros y tipos de puzzles para sacar de tí tu lado más táctico y de acción. Sinceramente, señor Shepard, haga hueco en tu recién estrenada Wii U para Pikmin 3.

 

SONIDO: 10

Se hecha de menos muchas canciones del original, pero estas no desmerecen. De nuevo, escuchad otra soberbia banda sonora:

Valle del Reposo: https://www.youtube.com/watch?v=J158Wig2n1w

Bosque del Despertar: https://www.youtube.com/watch?v=qb5W2vqKvBk

El Arroyo Desconcertante: https://www.youtube.com/watch?v=gIQzfS1qmh4

Tierra de Promisión: https://www.youtube.com/watch?v=6RsNJwSwyI8

 

MULTIJUGADOR: 8

Desde el principio del juego tendremos abierto un divertido Modo Batalla para 2 jugadores, y más adelante desbloquearemos el Modo Desafío, que a pasado a ser una tanda de niveles con puzzles que debemos completar con tiempo límite y un número de Pikmin determinados. Muy divertido. Quizá exageré con lo de "que tiemble FIFA" en la review de Pikmin, pero sigue siendo de lo mejorcito que hay si a ambos os gusta el género.

 

DURACIÓN: 8.7

Mucho más largo que el anterior, con muchos más objetos que recoger (201 tesoros frente a 30 piezas de nave), más especies de plantas y animales, más jefes finales, más cinemáticas (muy superiores respecto a las del primer juego) y, en general, todo a lo grande.

 

CONCLUSIÓN:

El paso de estética de "Cruel pero bella naturaleza" a "Hermosa y épica naturaleza" le sienta genial a la saga, aunque también me gustaría que en ciertas escenas esa ambientación de crueldad del primer juego estubiera presente. Por lo que vemos en los trailers de Pikmin 3, esta estética se mantiene. Ahora, hypeado al máximo, estoy rejugándolos en lo que lanzan SimCity 5 y Animal Crossing New Leaf para amenizar la espera de Pikmin 3.

 

Esto ha sido todo. Un saludo a la comunidad de Hobbyconsolas.com

 

Mi blog en Hobbyconsolas (Índice de Reviews al final):

http://www.hobbyconsolas.com/foros/index.php?topic=28067.msg468846#msg4…

98

Obra maestra

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios