Imagen de perfil de Montana
Análisis de Limbo
Montana

Adéntrate en el mundo de LIMBO

“”No es de día. No, tampoco es de noche. Sólo sé que hay un
bosque. Un bosque muy oscuro. Un bosque muy raro. Un bosque que, sin llegar a
ser aterrador, da cierto miedo. Cierta melancolía. Abro los ojos. El bosque es
amenazador. El bosque me provoca. Se ríe de mí. Me pone a prueba. Me levanto.
El bosque quiere jugar. ¿Dónde estoy? No lo sé. Sólo sé que tengo que andar.
¿En busca de qué? No lo sé. Sólo sé que tengo que correr. ¿Hacia dónde? Hacia
la derecha. Siempre hacia la derecha. ¿Cómo me llamo? El bosque quiere jugar.
¿Quién soy? No importa. Nada importa. El bosque no quiere jugar conmigo. El
bosque quiere jugar contra mí…””

 

Damas y caballeros… sean todos bienvenidos al misterioso mundo de
LIMBO.

 

LIMBO es un juego de tipo arcade desarrollado por la compañía
independiente de videojuegos DeadEye Studios para los soportes digitales XboxLive,
PSNetwork y Steam. También está disponible en formato físico en una
recopilación “Must Have” de juegos arcade para Xbox360 en la que también se incluyen los
juegos Trials y Splosion Man.

 

“”Estoy perdido. Voy en busca de algo. De algo que no sé qué
puede ser. De algo que añoro. De algo que extraño. Trampas. Trampas por
doquier. Tengo que seguir. No me puedo detener aquí…”

 

LIMBO se desarrolla en todo momento como un juego de
plataformas sidescroller (o de scroll lateral, como el clásico Super Mario
Bros), en el que cada prueba a superar se impone ante nosotros como el más
brillante puzzle sacado de la mente más retorcida. En cada una de las pruebas
que tenemos que sufrir a lo largo de la aventura tendremos que hacer gala de
toda nuestra astucia y de todo nuestro ingenio, si no queremos morir de la forma
más desagradable posible.

 

No hay argumento. No lo echaréis de menos. Sólo
sabéis que tenéis que avanzar, luchando contra todo tipo de trampas, alimañas y
enemigos, hasta llegar al final del juego. No hay un objetivo claro, aparte del de superar el próximo puzzle, que encontraremos en la siguiente pantalla. Esa es toda la intriga del juego y, creedme, que no es poca.

 

Los puzzles no van a defraudar a
ningún amante del género. Os lo prometo. Los hay de todo tipo: de habilidad, de
ingenio, de velocidad, etc. Cada uno tratados con el mayor mimo que le pueda
poner un artesano a su creación. Se observa un gran trabajo y un gran cariño tras
esta obra de arte, y eso se agradece. El estilo minimalista del juego nos
propone una jugabilidad compuesta por un solo botón más el joystick, lo que no
quiere decir que los retos del juego sean igual de intuitivos y sencillos que su control.
Además, la curva de dificultad está muy ajustada y satisfará tanto a los
jugadores más exigentes como a los menos experimentados.

 

“”¿Qué habrá al final del camino? ¿Qué me encontraré
después? ¿Alguien se acordará de mí? ¿Veré en este salto el final de mi vida?
¿Moriré bajo la siguiente sierra mecánica? ¿Me ahogaré en el siguiente estante?
¿Por qué sigo luchando? Sólo en el final hallaré la respuesta...””

 

El apartado técnico de LIMBO es muy minimalista, además de sublime e impecable, bajo mi punto de vista.

 

En la aventura nos topamos con todo tipo de escenarios,
siempre, eso sí, bajo un apartado gráfico lúgubre, carente de sentido y falto
de color. El juego derrocha minimalismo por los cuatro costados, lo que no hace
desmerecer en absoluto su valor técnico. Toda la aventura la jugaremos en
blanco y negro, eso sí, con unos escenarios llenos de vida (y a la vez de
muerte), pero a su vez vacíos e inexpresivos. El mundo de LIMBO nos transmitirá
a la vez sensaciones tan dispares como son el miedo y la sensación de paz, al
saber que en todo momento cómo vamos a morir. No hay un terror psicológico figurado ante la muerte, ya que ésta no nos va a sorprender. Sentiremos a la vez decepción y
alegría; vacío y esperanza; interés y desinterés; pero, sobre todo, siempre que
juguemos nos embargará un halo de nirvana rebosante de tranquilidad del que sólo saldremos al
apagar la consola. Jugaremos bajo el rol de una mancha oscura, que parece una
especie de niño, a la que sólo se le distinguen los ojos blancos dentro de una
negra silueta, lo que hará más interesante, si cabe, el aspecto gráfico del
título. No tenemos cara ni rostro con el que identificarnos, lo que hace que cada jugador sienta que está viviendo el reto de LIMBO en su propia piel.

 

""Soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad, soledad...""

 

El juego está hecho para hacernos sentir solos, por lo que
la sensación de vacío y soledad estará presente en todo momento. No hay música,
ni tampoco voces, y los efectos sonoros están limitados al crujir del suelo a
nuestro paso, al sonido oxidado de una sierra mecánica amenazante, o al seco sonido
que hagamos cada vez que nos estampemos en el suelo. Vivimos y morimos solos, y
yo os recomiendo que, para hacer la experiencia más completa y gratificante,
juguéis en la soledad de vuestra habitación, de noche y sin luces. Sin nadie
que os moleste. Solos tú y el mundo de LIMBO. De esta forma, y sólo de esta
forma, la experiencia LIMBO será del todo completa.

 

“”¿Quién soy? ¿Hacia dónde voy? ¿Quién soy? ¿Hacia dónde
voy?¿Quién soy? ¿Hacia dónde voy?¿Quién soy? ¿Hacia dónde voy? ¿Quién soy?
¿Hacia dónde voy? ¿Quién soy? ¿Hacia dónde voy? ¿Quién soy? ¿Hacia dónde voy? ¿Quién
soy? ¿Hacia dónde voy?...””

 

Llegamos al apartado de LIMBO que a mí me gusta más: la
inmersión. Creedme, he sentido mucha más empatía por esta silueta negra carente
de cara, voz y personalidad que controlamos en LIMBO, que por muchos de los
personajes que os representan con vuestro avatar de usuario. La razón radica en
el grado de complicidad que alcanzamos con el personaje, debido a que, como él,
no sabemos nada de nuestro pasado ni nada de nuestro futuro. No sabemos qué nos
depara tras la próxima pantalla. Y, al igual que el personaje, nos morimos de
ganas por saberlo.

 

Por otra parte, en LIMBO sabes perfectamente cómo vas a morir. Creedme
cuando os digo que ninguna de las formas de morir que existe en el juego puede
parecer dulce, rápida o, irónicamente, hasta agradable. Todas ellas son
crueles, inhumanas y muy, muy lentas. Y lo peor de todo es que, como ya he
dicho, sabes cómo vas a morir con sólo echarle un vistazo al próximo puzzle que
vas a afrontar. No hay nada como la visión de una sierra mecánica oxidada que avanza hacia nosotros muy lentamente mientras, impotentes, esperamos en el final de la pantalla cómo llega nuestro final al ver que nos hemos quedado, por cuestión de segundos o por un salto mal calculado, sin la salida que tanto anhelábamos. En LIMBO no hay sorpresas, sino malas caídas. El mundo de LIMBO
es duro y se demuestra durante cada instante que dura la aventura, y, por eso,
la inmersión es total y plena.

 

“Quiero respuestas. No necesito preguntas. Quiero
respuestas. No necesito preguntas. Quiero respuestas. No necesito preguntas. Quiero
respuestas. No necesito preguntas. Quiero respuestas. No necesito preguntas. Quiero
respuestas. No necesito preguntas...””

 

Personalmente, os recomiendo a todos que probéis el juego.
Su demo está disponible en XboxLIVE y en PSN (desconozco si en Steam tamibén) de forma gratuita. Si os gusta la experiencia, podéis comprar el juego a un precio de 1200MP / 14.99€ en cualquiera de los medios de distribución antes nombrados.

 

Sé que habrá
gente a la que no le gustará su estilo o, simplemente, su jugabilidad o su
dinámica. Sólo os recomiendo que lo probéis, porque es una experiencia bastante
enriquecedora, y, por favor, no lo juzguéis ni lo enterréis sin haberlo probado
antes por el hecho de que sea un juego en formato digital, porque estaréis cometiendo un gran error.

 

A C D

 

Gamertag: AntonioCridi

 

Juego a: Halo Reach, Super Street Fighter IV, Dark Souls, Modern Warfare 3, Gears Of War 3.

 


95

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Limbo

    “Intentando conocer el destino de su hermana, un niño entra en lo desconocido”. Con esta enigmática frase como único hilo argumental, los daneses de PlayDead abrían, en 2010, las puertas al tenebroso y minimalista universo de Limbo, que se entornaban tímidamente para permitir el paso, por primera vez, a los jugadores de XBLA que tuvieran el valor suficiente para emprender un viaje en solitario hacia lo impredecible. Precedido de una gran expectación en la comunidad ‘indie’, la obra prima de PlayDead cumplió, tras su lanzamiento, con todas las expectativas y fue considerado instantáneamente como uno de los mejores juegos independientes de la actual generación, algo que ya nos pone en situación

    Hobby

    93

    Excelente

    Lo mejor

    Los rebuscados puzles, su dirección artística y ambientación... espectacular en los iPad Retina.

    Lo peor

    La duración es escasa y algunos retos del final son bastante complicados.

    Review del misterioso... Limbo

    Normalmente, no tenemos muchas ocasiones de jugar a algo tan especial y diferente como Limbo. La mayoría de las veces que nos encontramos con juegos así, vienen acompañados de la palabra Indie (o independiente, si lo preferís). La industria de desarrollos de este tipo ha cobrado una fuerza inusitada en los últimos años y, cada vez más, está presente en todas las plataformas de juego. Aportan títulos diferentes, arriesgados y a precios muy reducidos (incluso muchos son gratuitos). Algo que es poco frecuente entre las grandes compañías. Limbo es uno de esos juegos que ha calado hondo entre la comunidad de jugadores y la prensa especializada de todo el mundo. Con nosotros...

    Hobby

    89

    Muy bueno

    Lo mejor

    La ambientación, las sensaciones que se experimentan al jugarlo... es arte puro.

    Lo peor

    Cuando empezamos a sacarle todo su jugo, 'de repente', se acaba. Demasiado corto.

Más análisis de usuarios

Limbo

limbo-caratula

91

Hobby

83

Comunidad

Plataformas: Móvil , PC , PS VITA , PS3 , Xbox 360

Fecha de lanzamiento: