Imagen de perfil de Cloud_Strife
Análisis de Tales of Zestiria
Cloud_Strife

A la altura de la saga pero con sus fallos

Aclaro de entrada que la versión a la que yo he jugado y que me limitaré a comentar es la de PlayStation 3 en japonés, por lo que es posible que si jugáis en PlayStation 4 y leéis las siguientes líneas, algo no os cuadre según el trabajo realizado en dicha versión por parte de Bandai Namco. Los nombres que uso en esta entrada corresponden a lo que creo que se usa en la versión europea, pero como no he probado esa, igual me equivoco aunque supongo que al menos se parecerán.

La historia nos pone como protagonista a Sorey, un chico que ha vivido desde siempre en un poblado Serafín. Los Serafín son personas que viven en este mundo pero no pueden ser percibidos por cualquier humano, sino que solo aquellos con potencial suficiente serán capaces de oirles y verles.

Sorey, por sucesos del destino, acabará por marcharse de la aldea en compañía de su mejor amigo Serafín, Mikleo, y no tardará mucho en conocer a otros Serafín y a humanos capaces de, al igual que él, verles.

En el mundo de Tales of Zestiria está la leyenda de los Pastores, que son personas elegidas capaces de ver a los Serafín y que tienen como misión la de librar al mundo de los Hyoma, unos seres que se dedican a sembrar el caos allá por donde van. Sorey debe convertirse en uno y eliminar tal amenaza, pero para ello no bastará con ser el nuevo Pastor, que hacía 200 años que no existía, sino que además tendrá que emprender un viaje de conocimiento con el que aprenderá a dominar sus nuevos poderes y alcanzar la fuerza necesaria para su labor, ya que tendrá que enfrentarse a un poderoso enemigo si quiere lograr la victoria.

Lo primero que llama la atención es el mapeado, que al contrario de lo que suele ocurrir en la saga, es mucho más amplio, pero a la vez esto ha hecho que surjan problemas de popping que aunque no estorpecen la jugabilidad, si es que es un detalle que hay que mencionar. Además, ya que estamos hablando del aspecto gráfico, decir que hay demasiados dientes de sierra para los años en los que estamos, aunque espero que al menos en la versión de PS4 se haya solucionado.

El movimiento de los personajes es correcto tanto dentro como fuera de los combates, y muy buenos en las secuencias, pero con una excepción, y es que cuando en lugar de correr andan, lo hacen de una forma muy poco natural.

No puedo juzgar las voces inglesas, pero las japonesas están a muy buen nivel y probablemente os suenen muchas de las voces de haberlas escuchado en otros juegos o series. La música, por su parte, está a muy buen nivel en todos los momentos, sin que haya ninguna que canse y habiendo varias que son fácil de recordar cuando ya no estamos jugando. Mención especial al tema White Light de Superfly, que ya habréis podido escuchar hace meses cuando se enseñó la intro del juego. Fue criticado por muchos, pero para mí es un temazo que encaja perfectamente en el fabuloso opening del juego. También escucharemos otros dos temas cantados, ambos también de mucha calidad y de diferenentes estilos.

Llegamos a los combates, uno de los puntos más flojos de Tales of Zestiria. No es que os vayáis a agobiar con ellos, pero sí que es cierto que es de los peores sino el peor de los vistos en la saga. Esto se debe a pequeños detalles al que se le suma sobre todo la nefasta cámara. No habría sido así de haber mantenido el estilo de siempre en el que los combates se libran en un escenario a parte, pero en Zestiria, cuando hay contacto con un enemigo, todo cambia a gran velocidad y simplemente combatimos en esa misma zona pero con barreras invisibles para que no podamos salir del área salvo que usemos el comando "huir". Esto ha hecho que si estamos en una zona estrecha o si simplemente nos pegamos mucho a una pared, la cámara nos deje sin visión alguna y tengamos que hacer lo posible por movernos a una parte más amplia desde la que ver qué está ocurriendo.

A parte de eso, el combate tiene como novedad el poder "fusionarnos". Para ello, debe haber en combate al menos un Serafín y un humano capaz de realizarla, pues dicha fusión se realiza entre ellos. Con la cruceta podemos elegir qué Serafín queremos que esté con nosotros, y ya entonces no tenemos más que pulsar L1 y nos habremos fusionado de forma inmediata. Para romper dicha fusión, volvemos a pulsar L1 y listo.

Por cierto, un consejo. A menos que la estéis pasando canutas en un combate, no recomiendo gastar pociones en resucitar a los Serafín, ya que resulta que se resucitan ellos solitos a los pocos segundos, e incluso a la larga resucitarán a otro humano para fusionarse con ellos. Eso sí, a Sorey es mejor mantenerlo con vida en todo momento. Lo digo porque el máximo de pociones por cada tipo es de 15 unidades, y puede que os hagan falta.

Tales of Zestiria fue muy criticado por varias cosas, pero en mi opinión, todo se debió casi en exclusiva al palo de descubrir que Alysha no sería protagonista ni tendría un papel realmente importante en la trama, pues de hecho aunque al principio del juego parezca lo contrario, luego no pasará demasiado tiempo en escena. Eso provocó que se buscase el más mínimo detalle para poner el título a parir, pero yo no lo veo así y creo que Tales of Zestiria está a un nivel alto, sin llegar a los más grandes claramente, pero se coloca en buena posición y sé que cualquier fan de la saga lo disfrutará.

Las primeras horas son buenas, pero poco a poco va mejorando incluso más, que es como todo juego debería ser. Sorey comienza siendo un chico valiente e incluso fuerte, nada de ser un mierdecilla al que cualquier le da una paliza, pero con el paso de las horas, tras convertirse en el Pastor e ir reuniendo al grupo, su poder irá en aumento y veremos secuencias en las que sus enemigos se echan a temblar a su paso mientras él se libra de ellos casi sin pestañear. Hay un par de secuencias así muy épicas.

Eso sí, en su argumento sí que hay cosillas que no me han gustado nada. Para empezar, las fusiones se dan a conocer por primera vez en el juego demasiado pronto y de mala manera. Lo lógico sería que algo así, que hace que el personaje aumente mucho su poder, se presente en un momento tenso y de forma magistral, pero cuando lleguéis a esa parte os llevaréis un gran chasco.

Del argumento tampoco me ha gustado nada el final, probablemente el peor que se ha visto en un juego de la saga Tales of (y no, no obtuve el final malo, sino el bueno). No entiendo por qué lo han hecho así tan simplón. Quizás a vosotros os guste, pero lo que es a mí, no me ha gustado ni lo más mínimo. Esto creo que ha podido influir mucho en la opinión global del público, y es que los finales siempre tienen que tratar de impactar de forma que se nos quedé grabado en la memoria. Estos finales pueden lograr que nuestra opinión vaya hacia un lado u otro de la balanza, y el de Tales of Zestiria puede provocar que se vaya hacia el peor lado.

En cuanto a su duración, como siempre pasa, puede durarnos un enorme montón de horas si nos dedicamos a hacerlo absolutamente todo. Yo he hecho bastantes misiones secundarias y me dejada otras tantas, es decir, sin ir a saco pero tampoco deteniendome hasta en el más mínimo detalle, y me ha durado 35 horas en total, lo cual está dentro de la media del género.

En definitiva, Tales of Zestiria me ha parecido un gran juego que sigue en la línea de lo que esta saga nos suele ofrecer. No está a la altura de los grandes ni tampoco es una vergüenza para la serie Tales of como muchos han dicho, sino que se coloca por encima de la media ofrecida hasta ahora, que no es poco. Si os gustan los Tales of, no lo penséis más y hacéos con él en cuanto os sea posible.

82

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Tales of Zestiria

    Parece que fue ayer, pero lo cierto es que la franquicia Tales of ya tiene veinte años de vida. Unos años en los que hemos visto crecer una saga que ha sabido captar aficionados a los JRPG durante todo este tiempo. Ahora toca celebrarlo por todo lo alto. ¿Y qué mejor manera que con un nuevo juego? Así fue como nació Tales of Zestiria, decimoquinto juego de la saga que tiene como objetivo superar a sus predecesores y convertirse en el favorito de aquellos que lo jueguen en PlayStation 3, PlayStation 4 y PC.  La malicia sólo puede ser erradicada por el Pastor Tales of Zestiria nos presenta a Sorey,

    Hobby

    88

    Muy bueno

    Lo mejor

    La historia engancha desde el principio. Los diseños de los personajes. BSO inolvidable.

    Lo peor

    Bajadas bruscas de frames durante los combates, popping y movimientos de cámara confusos.

Más análisis de usuarios