Imagen de perfil de kayugh
Análisis de Freedom Wars
kayugh

¡Por el bien común!

Oh…

Ah…

Uh…

 

                                                                                                                                                                         ...PlayStation Vita


¡Qué mal trago!


Abandonada por sus padres. Abono para tu cajón. Atrapa polvo. Fuente de
burlas. Huérfana de amor. Mierda con sticks. Ni el Tato la quiere. ¿Para qué
quiero una? Para nada. Pisa papeles. Potencia sin control. Señalada por la
calle (foros)…

 

Es fácil asociarla con estas
palabras, y muy merecidamente para un amplio sector del que seguro, muchos no
la han probado nunca. Pero un día, aunque la prensa no se hiciera eco y aun no
se sabe porque, llegaba Freedom Wars.
Así que, sumemos un jueguecito más para esta indefensa portátil.

 

¡Por el bien común!


Pues bueno, desarrollado por Japan Studio, en este juego nos meten de
lleno en una sociedad inspirada en el filósofo Jeremy Bentham tras cargarse y desechar cualquier valor y derecho
implantado por la ONU y ambientada en
un futuro donde los seres humanos vagos
y siesteros –no miro a nadie en
particular- no tienen cabida. Estos se clasifican en los que contribuyen y
generan más recursos de los que consumen, y los que consumen más que generan
(ni-ni). Y tú pringado de la vida, empiezas desde el escalón más bajo de la
prisión, dispuesto a reducir tu condena contribuyendo por el bien común de tu
ciudad carcelaria.

Así que nada, al Duero. Con una acertada estética mangaanime y cientos de opciones
personalizables que iras desbloqueando, editarás a tu personaje y a tu
vigilante, una suerte –quizás mala-  de
robot que no te lo quitarás de encima ni cuando te sientes en el retrete.

 

La mecánica es simple, tú,
pequeño presidiario, irás apuntándote a misiones que te irán saliendo conforme
avances en la historia, y que acompañado de otros 3 presidarios y sus
respectivos robots vigilantes trataréis de cumplir por el bien común de tu
ciudad. Llegados a cierto punto, te propondrán una misión para pasar al nivel
siguiente y seguir avanzando en el juego. Tan simple como eso, y si nos
tropezamos con una misión demasiado dura siempre tendrás la opción de cumplirla
en un multijugador cooperativo online con otros tres megacracks japoneses y luego canjearla para que se autocomplete offlinemente hablando. Ah, que se me
olvidaba: ganarás puntos con cada misión cumplida y podrás canjearlos por
derechos, como el derecho a correr, a dormir y usar el color magenta en tu
indumentaria si ese es tu rollo.

 

¡Eh, pero que mola y todo!


Un botón para esquivar, otro para
saltar y dos para atacar con tus armas -fuerte/débil- cortantes, perforantes,
etc. Otro para lanzar una espina -imaginad un cable larguísimo que se engancha
donde sea- y engancharnos a enemigos y paredes, jugar con la verticalidad,
arrastrar y derribar a los malos, e incluso sanar y crear barreras para los
nuestros. Además de la posibilidad de usar armas de fuego para atacar desde la
distancia. Y sobre todo, unos cuantos -pocos en realidad- monstruos enormes
llamados Abductores (no os miréis la entrepierna) a los que dulcemente
machacar, cortar y desmembrar trocito a trocito.  Eso es lo que ofrece Freedom Wars. Eso y muchas horas de vicio, más de 60 en mi caso,
gracias a una multitud de misiones para defender a tu ciudad o invadir otra en
la búsqueda de recursos, tanto offline como online. Eso y un modo individual lo
suficientemente interesante como para terminártelo a la carrera, sin la
necesidad imperiosa del farmeo online.
Eso y un sistema de combate decente, no muy bien depurado pero lo
suficientemente atractivo y con tantas posibilidades que resulta francamente
divertido y adictivo. Eso y una historia elaborada con sentido pero no
demasiado concluyente, con sus momentitos, gráficamente correcto y una música
que al final acompaña y no molesta. Eso y un desafío bien medido, que te
mantendrá en tensión en las misiones finales. Eso y bachiller, es lo que ofrece Freedom Wars, una nueva IP
que cimienta una buena base de mejora y que según lo que nos ofrece la
inestable PSVita a día de hoy,
recomiendo darle una muy buena oportunidad. Si descubres que este género te
mola, conseguirás juegos a los que echarle cantidades de horas bestiales.

 

¿Qué mejoraría en Freedom Wars?


-         
La historia casi-concluye, no mola

-         
Necesitamos más variedad de monstruos y armas, y
un mejor sistema de evolución del personaje

-         
El sistema online no está suficientemente bien
estructurado, organizado ni agilizado y a veces cuesta encontrar partidas.

-         
Se puede depurar muchísimo más el sistema de
combate.

 

¿Por qué mola Freedom Wars?


-         
Por su ambientación, estética, historia.

-         
Por sus monstruos grandes, cortarles un brazo,
la cabeza, machacarlos…

-         
Por sus combates y las posibilidades de las
espinas

-         
Por su modo offline, no necesitas del modo
online para terminar la historia.

-         
Por su cooperativo online para jugar con amigos
y gentes del mundo, sus misiones especiales complicadillas y la cantidad de
horas que se le pueden echar

 

Recomiendo: si te mola Freedom
Wars, deberías echarle el guante inmediatamente a Monster
Hunter 3 Ultimate en Wii U
o el
próximo MH4 en 3DS, los reyes del género. Por supuesto, en Vita tienes opciones muy recomendables como Toukiden y Soul Sacrifice.

 

Kayugh.

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Freedom Wars

    ACTUALIZADO 01/12/2015: Los juegos de la colección al instante de PS Plus en diciembre nos traen un fantástico título de acción y tintes de RPG para PS Vita. ¿Listos para recordar nuestro análisis de Freedom Wars? Los usuarios de PS Vita siguen huérfanos de ese Monster Hunter que tan buenos momentos les dió en PSP. Nintendo agarró bien fuerte a la franquicia de Capcom, y la alternativa se hizo carne en forma de discípulos tan solventes como God Eater o Soul Sacrifice. Freedom Wars podría considerarse un alumno más de esta escuela (convertida en todo un fenómeno entre los japoneses, locos por machacar monstruos gigantes en compañía de otros jugadores), pero esta producción

    Hobby

    84

    Muy bueno

    Lo mejor

    Se nota que sus creadores han querido cuidar al máximo el juego en solitario.

    Lo peor

    Demasiada cháchara entre presidiarios al principio del juego.

Más análisis de usuarios