Imagen de perfil de MarcComemucho
Análisis de Metal Gear Solid HD Collection
MarcComemucho

Comeserpientes y sus vástagos

Los títulos del final de MGS3 se suceden en pantalla. Suena una balada folk que reza algo así como ‘tienes el poder de matar, tienes el poder de brillar’. El desenlace del juego me ha dejado KO. ¿Cómo es posible que a nadie se le haya ocurrido llevar el guion a la gran pantalla? –fe de erratas: parece ser que sí existe, desde hace unos años, la intención de hacerlo (al menos con MGS1), pero que, por falta de presupuesto y las reticencias de Kojima, no se ha podido llevar a cabo todavía. En fin, voy a coger una bocanada de aire…

 

Hará cosa de 3 semanas decidí que ya iba siendo hora de probar la saga Metal Gear. Coincidiendo con la inminente salida de la HD Collection, y aprovechando el hecho de haber conseguido una PS3 nueva en Navidades (por escasos 100 euros, en una jugada maestra…), me decidí a pasármelos todos. A modo de la edición aparecida en Japón, que venía con un código de descarga para el Metal Gear de Playstation One, me bajé este último de la PS Store, el cual disfruté en un flamante televisor de tubo
–una Sony Triniton que voy a revalorizar para las viejas glorias. Para cuando el juego salió a finales de los noventa, mi hermano y yo teníamos una Nintendo 64, así que no pude disfrutarlo. Aun así, recuerdo que me impresionó verlo, y que me parecía más complejo que los que salían para la máquina de Nintendo (no ofenderse fanboys). Su sistema de juego, centrado en la infiltración y el sigilo, fue revolucionario, quedando reflejado en la crítica de prensa y público.

 

Poco más de una década después, aun mostrando ciertas carencias debidas al paso del tiempo, sigue reteniendo parte de ese espíritu innovador. Esto se refleja en el hecho de que, a estas alturas, mantenga fresca la capacidad para sorprender. ¿Cómo puedes comprobarlo? Pues, en mi caso, por una ligera, sutil inflexión en la comisura de los labios. Un gesto casi imperceptible, pero que me hace inmensamente feliz. Cuando Psycho Mantis te pide que dejes el mando en el suelo para manipular tu mente y hacer que se mueva… eso es sorprender (lo siento por el spoiler). Otros factores que me han llamado la atención son la dificultad (ciertamente elevada… no tanto como Metroid Prime de Game Cube –¿alguien fué capaz de liquidar la araña gigante spoiler2 del final? Yo, desde luego, no…–, pero sí para que necesites morir un par de veces antes de superar los retos), la frecuencia de jefes finales, las secuencias cinemáticas a lo Matrix y su corta duración –apenas 13 horas.

 

Pero no es ésta una review sobre Metal Gear Solid 1. Por cierto, el título resulta un tanto extraño, ¿No? Me refiero al ‘Solid’ final. Porqué, de acuerdo, la traducción de las dos primeras palabras más o menos sería ‘Máquina de Metal’, o algo parecido, pero ¿qué demonios pinta el ‘Solid’ aquí? Me imagino que ocurre como con la película ‘Million Dollar Baby’. Como el protagonista se llama Solid Snake o Serpiente Sólida (¿?), debería ser ‘Máquina de Metal, Solid’. La coma es importante en este caso. Se la han comido en la traducción del japonés, seguro. (…)

 

Sons of Liberty (hijos de la libertad, ya que andamos traduciendo) es quizás la entrega más floja de las tres. Pero no nos equivoquemos, supera en jugabilidad a la primera. Por ejemplo, el movimiento del personaje es mucho más fluido y rápido –sobretodo gracias al uso del por entonces novedoso joystick–, se puede disparar desde una perspectiva en primera persona, o tumbado, asomarse por el borde de las esquinas y arrastrar a los guardias noqueados para esconderlos. Es solo que, una vez que los controles de juegos como Mario, Zelda, o Shenmue (ai, mi vieja Dreamcast) ya se habían establecido, no tenía ningún sentido seguir con la cámara estática propia de PS One, al estilo Resident Evil 2.

 

Sin embargo, el juego sigue siendo una maravilla, y con gráficos increibles en comparación con los de la consola de 32 bits –si juegas a MGS1 i MGS2 seguido, como en mi caso, notarás como si pasaras del ZX Spectrum a la Super Nintendo. Personalmente, prefiero la breve parte jugable con Snake en el buque petrolero, con la lluvia rebotando en su traje y los pasillos claustrofóbicos, al capítulo principal, protagonizado por Raiden en el Big Shell, la instalación de limpieza en alta mar cercana a Manhattan. No es que crea que Raiden sea un sosainas, como mucha gente opina, sinó que… bueno, igual sí es un poco sosainas.

 

Y llegamos a MGS3: Snake Eater (‘Comeserpientes’). El tipo escaso de vídeo-juego por el que merecen la pena las consolas; lo que hace que esta colección en HD sea una compra incuestionable; la razón por la que amo esta saga desde ahora mismo. El final… ¡Válgame Dios! Creo que nunca había acabado con los ojos llorosos al terminar un vídeo-juego (¡Y me he pasado ya unos cuantos!). Podría enumerar una larga lista con las cosas que me gustan de él, pero intentaré resumirlo en un par: (1) la VERDADERA infiltración, con un radar adusto que no te dice cuál es el campo de visión de los guardias (recordemos que la producción está ambientada en 1964, en plena guerra fría entre la URSS i EEUU), el camuflaje según la localización, mediante el uso de diferentes trajes, el ansiado control de cámara de 360 grados, la necesidad de alimentarse de las alimañas de la selva, la posibilidad de curarse las heridas, una IA muy mejorada de los centinelas, la cual puede llegar a resultar irritante… (2) los personajes: Naked Snake, EVA, The Boss y sus secuaces, actores de una trama (3) lúcida, la mejor sin duda alguna, a años luz de la narrada por sus predecesores –aunque ésta se dé antes en el tiempo.

 

Estos tres factores combinados la convierten en una joya, una razón para pasar 20 horas recluido en el salón o en tu habitación, sin nadie excepto tú y la Playstation 3 o la Xbox 360, para dejarlo absolutamente todo: deberes del colegio, novio/a, mujer/esposo, tareas domésticas, incluso tu trabajo, sin dar explicaciones al jefe, o simplemente una: hoy voy a estar jugando a Metal Gear Solid.

 

– Muy bien, nos vemos mañana entonces, que pase usted un gran día y que lo disfrute.

 

 

Metal Gear Solid 4

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/maquina-de-metal-4-3…


Mis otras reviews
http://www.hobbyconsolas.com/foros/index.php?topic=27361.0

90

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Metal Gear Solid HD Collection

    Si hace 11 años alguien nos hubiera dicho que en el futuro podríamos estar disfrutando de una versión portátil de Metal Gear Solid 2 idéntica a la de PS2, le hubiéramos llamado loco. Sin embargo, aquí está y no podemos por menos que asombrarnos de que este recopilatorio haya adaptado a la época de las HD, y en versión portátil, dos de las mejores aventuras de PS2 de todos los tiempos. Y, por si fuera poco, añadiendo algunas novedades como el uso de táctiles para realizar ciertas acciones, la posibilidad de transferir nuestra partida a la versión de PS3 de esta colección o la inclusión de trofeos. Y sin olvidarse de

    Hobby

    92

    Excelente

    Lo mejor

    Parecen juegos hechos para Vita (y de los mejores). Son 2 aventuras excepcionales.

    Lo peor

    No trae Peace Walker HD ni otras configuraciones de control. Los tiempos de carga.

Más análisis de usuarios

Metal Gear Solid HD Collection