Imagen de perfil de MarcComemucho
Análisis de Tearaway
MarcComemucho

Deja de llorar, Vita

 

Quedé con ellos en un bar
de Barcelona cercano a la Sala Apolo, donde actuaba esa misma noche con mi
banda. Hacía cerca de un año que manteníamos contacto mediante Facebook. Nos
conocimos aquí mismo, donde escribo estas líneas, en los análisis de usuario de
Hobbyconsolas. Esli y Raül-o esperaban tomando unas cañas. El ambiente era
mejor que la ratonera en la que nos hospedábamos, desde luego. Tal y como los
imaginaba: Esli peinado casi por un algoritmo y ataviado con una bufanda; Raül-o,
gafas de pasta y barba de varios días. Hablaban el catalán del principado, así
que mi acento mallorquín les resultó algo difícil, aunque la mayoría del tiempo
la conversación transcurrió en castellano –el bueno de Esli y su Puerto Rico
natal.

 

Regresé con una jarra de
medio litro de cerveza, el fuel del músico de bien. Raül rompió el hielo con su
fácil verborrea. Películas mundanas, su nuevo empleo junto a Kiros y
secretarias con tacones, envíos a proveedores, material administrativo. Esli se
incorporó al relato midiendo escrupulosamente las palabras, como si escribiera
una de sus reviews. La conversación derivó rápidamente hacia los videojuegos. Comenté
que los del grupo se habían viciado al Hotline Miami de mi Vita, tanto en el
barco como en el antro infernal de la pensión, y que había comprado de oferta
Wipeout 2048 para el trayecto. Le pregunté a Esli si me recomendaba Borderlands
2 o FF X HD... También músico, hablamos sobre nuestros respectivos trabajos
autoproducidos, mientras Raül-o salía a buscar a su novia, que a esa hora había
terminado el curro y se encontraba por la zona.

 

Se sumó a la conversación
con una radiante sonrisa, al igual que la chica de kayugh, los cuales llegaron
un rato más tarde. Sorprendí a kayugh, un tipo con pinta de surfero –de hecho,
practica surf– y cabellos teñidos de rubio, abalanzándome sobre él, ya algo
achispado. Vinieron a buscarme algunos componentes de la banda para ir al local
y ponernos la pulserita. Al volver, a la mesa se había adherido el joven
MyLittleBigZone3; estaba algo más familiarizado con él por su canal de Youtube,
así como por masacrar zombis juntos en COD Black Ops II. Con su expresión bonachona
y jovialidad, le explicó al guitarrista cómo nos conocimos los allí presentes. Cenamos
bravas, hamburguesas y perritos.

 

Si has leído hasta este
punto te preguntarás qué tiene que ver toda esta historia con Tearaway. Muy posiblemente
te sientas estafado y puntúes negativo el análisis… En realidad, tiene una
evidente conexión con el juego (desde la concepción de relato) y, además, sirve
de pretexto para defender el catálogo actual de PSVita –¿Por qué negarlo?
También como homenaje a mis compañeros en Nexo Gamer. Tearaway es un videojuego
eminentemente narrativo, que asienta gran parte de su potencial en la historia
que quiere contar, así como en su original ambientación. También resulta ser,
en su calidad de interactivo, tremendamente innovador. E, igual que Gravity
Rush, un bicho raro del octavo arte; por ende, los dos títulos exclusivos de la
portátil de Sony que, precisamente por no pretenderlo, deberían funcionar como
vendeconsolas.

 

Una carta cerrada, un
mensaje, debe ser entregado al destinatario que habita en el cielo (he aquí la
primera noción mágica, mecanizada por la cámara delantera de Vita). El mensaje
adopta características humanas, tiene piernas y brazos, género –Lota o Atoi–, sonríe
e incluso puedes dibujarle 50 ojos para que no pierda detalle. Literalmente, puedes
hacer que tu dedo penetre en la pantalla para mover bloques, esto es, rompiendo los
cartones del suelo, pues se trata de un universo formado enteramente de papel.
Cual Dios benevolente, ayudas a la pequeña carta a hacerte llegar la
correspondencia. Dibujas cualquier cosa sobre cartulinas de colores, la
recortas y ¡Voilá! Ya puedes pegarlo sobre una ardilla o una calabaza que se
dedica a espantar siniestros cuervos. Golpeas tambores a través del panel
trasero de la consola para hacer que el personaje salte por los aires. ¿A quién
demonios se le ocurrió traducir ‘scraps’ como ‘pedacitos’?

 

Un elemento clave de la
jugabilidad reside en la Reflex que nuestro mensaje lleva colgando del cuello. Pues,
aunque el título es facilón y muy adecuado para niños… Existen diversos tipos
de coleccionables en cada episodio, entre ellos elementos sin colorear. Si los
retratas, adquieren tono y se almacenan en tu colección online de papiroflexia.
Efectivamente, puedes recrear el mundo de Tearaway en el exterior, y de esta
manera Media Molecule consigue un efecto muy loco de transporte entre
universos. Hay otros coleccionables –los regalos y confetis. En global, conseguirlos
todos implica explorar palmo a palmo la celulosa corrugada que puebla nuestra OLED,
lo que puede llevar bastante tiempo. Que no te cuenten milongas, la duración
del título resulta correcta. Si vas al grano, es otra cosa… Pero joder, Dark Souls
puede pasarse en media hora (ya me entendéis). Como última pincelada, es
curioso que un juego de plataformas –o de lo que sea– utilice todavía un punto
de vista estático. Las cajas de Super Mario 64 hace demasiado tiempo que están
carcomidas por la humedad como para poder soportarlo. No a la cámara fija. No a
Bioshock Infinite. No a todo.  

 

Sudaba como un cerdo. La
cabeza me daba vueltas. Cogí una de las birras desperdigadas por el backstage y
le di un largo trago. Sentí el jugo caliente atravesar mi garganta y recorrer
la tráquea hasta llegar balsámicamente al estómago. Miré alrededor. Las bandas
celebraban la noche, riendo, fumando, haciéndose fotos como si fueran figuritas
de origami. Las cosas no salieron del todo bien. Me robaron una maleta con
cables y equipo musical. A Fabi se le rompió una cuerda en mitad del concierto.
Le daríamos una patada en el culo al cantante nada más pisar la isla. Pero allí
estaba yo, en el backstage de la Sala Apolo con una Estrella en la mano, contemplando
rostros sonrientes, después de actuar en el mejor escenario que había pisado
nunca. De repente, todo cobró sentido: los errores, las dudas, los temores… No
importaban. Ésa era mi historia, mi mensaje. Y lo estaba escribiendo con mi puño
y letra. No importaba nada más.  

 

 

Mis otras reviews
http://www.hobbyconsolas.com/foros/index.php?topic=27361.0

 

Nexo Gamer

https://www.facebook.com/pages/Nexo-Gamer/446674545401183

 

 

 

 

80

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Tearaway para PS Vita

    Durante el año y medio largo que lleva en la calle, PS Vita se ha hartado a recibir adaptaciones de juegos de PlayStation 3, un recurso tan fácil para los desarrolladores como poco atractivo para los usuarios. Al margen de títulos como Uncharted: El Abismo de Oro, Gravity Rush, Soul Sacrifice o Assassin's Creed III Liberation, el catálogo de la portátil de Sony ha ido engrosándose con infinitas toneladas de "ports": los dos Ninja Gaiden Sigma, Metal Geard Solid HD Collection, Ultimate Marvel vs Capcom 3, Street Fighter X Tekken, Need for Speed Most Wanted, FIFA… Todas esas traslaciones, más que notables en buena medida, han conformado un buen repertorio

    Hobby

    84

    Muy bueno

    Lo mejor

    La manera de aunar los controles táctiles con los clásicos. La personalización y la simpatía.

    Lo peor

    Dura seis horas a lo sumo, en buena medida por lo facilón que es. Iota dispone de pocas habilidades.

Más análisis de usuarios

Tearaway

84

Hobby

87

Comunidad

Plataformas: PS VITA

Fecha de lanzamiento: