Imagen de perfil de Grimper
Análisis de Destiny
Grimper

Destiny o la teoria del juego de Schrödinger

Para los que no la conozcan (o no hayan visto nunca Big Bang Theory) la teoría del gato de schrödinger es una paradoja, clásica de la mecánica cuántica, que para los meros mortales, explica que si hay un gato encerrado en una caja opaca junto con un plato de leche envenenada, existe una probabilidad del 50% de que el gato la beba y se envenene, éste estaría a la vez vivo y muerto al mismo tiempo, hasta que se abriera la caja.

Algo parecido pensé la primera vez que jugué al destiny. En un principio, este juego se vendió como un FPS con toques de rol y exploración y como algo totalmente innovador que nos iba a hacer estallar la cabeza nada más darle al start. Pero a pesar de lo que diga Bungie, esto ya se había visto en la pasada generación con Fallout y Borderlands. Ambos acabaron pareciéndome propuestas bastante interesantes, así que Destiny parecía repleto de posibilidades. Las imágenes y vídeos que se publicaron antes de su lanzamiento mostraban una ambientación futurista y una historia emocionante que envolvían el juego. El Star Wars de los videojuegos. Parecía que iba a ser un auténtico bombazo en medio de la sequía de títulos originales de la nueva generación. Y así fue, hasta dos semanas después de su lanzamiento.

Cuando comienza la partida, la calidad del escenario te abruma. Luces, modelados, texturas, todo de 10. Escenarios alienígenas a través de un sistema solar arrasado por la guerra, no se puede empezar mejor. Avanzas en el juego y descubres las subidas de nivel, la gran cantidad de armas diferentes que te puedes encontrar que, a su vez, también suben de nivel, habilidades especiales para cada clase y enemigos duros y variados.

Si seguimos jugando, más o menos tras una semana, nos empezamos a dar cuenta de que la variedad de las misiones se empieza a quedar corta y algunos detalles que en principio parecen buena idea son muy mejorables. Toda la historia que nos envuelve y da sentido a nuestros actos desaparece, se queda en un simple entorno, un contexto, una postal de fondo que se queda estática durante prácticamente toda la aventura, y esto, para los que amamos las buenas historias, es pecado capital.

Los daños elementales de las armas, por otro lado, únicamente sirven para desactivar algunos escudos de los enemigos, lo cual una es una verdadera lástima teniendo en cuenta todas las opciones que esto nos daba en Borderlands. Lo más frustrante del juego es sin duda su sistema de dropeo y evolución del equipamiento. En todo MMO hay como mínimo tres formas básicas de conseguir equipo, el drop de los enemigos, las tiendas del juego y la fabricación propia. Aunque no es obligatorio que todas estén presentes, si aportan al juego algo de variedad. Pues bien, solo dos de estas mecánicas existen en Destiny. La primera son las tiendas, en la que apenas existen opciones y no suelen ser demasiado interesantes. La otra opción, es la recompensa por eliminar enemigos y terminar la misión. Estas suelen ser completamente aleatorias y en el mejor y el más raro de los casos podemos obtener un engrama encriptado. Con estos engramas obtenemos las mejores armas del juego llevándoselas al criptarca, que a cambio nos dará un arma o pieza de equipo también aleatoria, que puede ser bastante peor de lo que prometía el engrama o incluso ser para otra clase de personaje, con lo cual todas nuestras horas de búsqueda acaban guardadas en el banco a la espera de que decidamos crear y entrenar otro personaje de la clase apropiada, ya que, a pesar de un juego vendido como social, no existe comercio entre jugadores ni casa de subastas donde intentar sacar algún partido a todo el equipamiento que no podemos utilizar.

El proceso a seguir en la mayoría de misiones consiste en ir a un lugar y eliminar a un enemigo poderoso o defender una posición durante una serie de oleadas. Como resultado de cada misión conseguimos salvar algún vestigio del pasado que, a priori, parece muy importante pero del que no volvemos a saber nada. Además, mientras avanzamos y mejoramos a nuestro personaje, la historia a penas progresa con nosotros. Conocemos a no más de cinco personajes relevantes en la historia, ninguno de los cuales interactúa con nosotros más allá de una corta cinemática y de la gran mayoría ni siquiera llegaremos a recordar su nombre. Terminamos la historia más o menos como comenzó. No sabemos que es el viajero, de donde viene ni porqué. Y lo mismo pasa con la oscuridad, el enemigo a batir al que ni siquiera le hemos torcido los planes. Viendo los créditos, queda claro que las únicas letras que importan son tres: DLC.

Sin embargo, en todo este desierto encontramos un oasis con mucha vida, el modo multijugador. Y es que es tremendamente divertido jugarlo con amigos tanto en cooperativo como en PVP. Las mazmorras y bandas suponen un desafío interesante aunque siempre sigan la misma mecánica. Los modos y mapas del competitivo son suficientes para que no acabemos aburridos a la primera de cambio. Y todo esto, si lo jugamos con amigos y con chat de voz hace que el juego resucite para ofrecernos un shooter con un excelente control, una decente variedad de armas y un sistema de evolución de personajes, que si bien no los hace muy distintos entre ellos a la hora de jugar, si que nos permite personalizarlos y hacerlos reconocibles.

¿Y por qué con amigos? diréis, si es (en teoría) un MMO. ¿No puedo acaso jugar con todos los demás jugadores anónimos? Por supuesto, pero esto tiene algunos problemas graves. El primero es que los jugadores no suelen hablar tu idioma, así que si no sabes inglés no tienes forma de comunicarte. Esto cuando usan micrófono, que tampoco es la mayoría de las veces y te quita toda posibilidad de entendimiento. Otro problema es que el emparejamiento automático no tiene en cuenta el nivel para el modo PvP, lo cual a niveles bajos puede ser un auténtico infierno.

Y la gran pregunta, ¿recomiendo comprar este juego? Pues depende, ¿te gustan los shooters? ¿te atrae la ambientación y el toque rolero del juego? Y lo más importante ¿tienes amigos con los que jugar? Si es así, este juego puede traerte buenos ratos de emoción y risas, pero, en mi opinión, existen otras buenas opciones dentro del género y bastante conocidas por todos que, posiblemente, cumplan mejor tus expectativas.

 

Mas analisis en mi blog: https://byteslineales.wordpress.com/

Un saludo!

60

Aceptable

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Destiny para PS4

    ACTUALIZADO (13/01/2014): Disponible un nuevo parche que corrige los fallos del boss final en la raid El Final de Crota. ACTUALIZADO (15/12/2014): Incluimos el análisis del DLC La Profunda Oscuridad. ACTUALIZADO (15/9/2014): Añadimos un segundo análisis realizado por Daniel Acal. Desde el 9 de septiembre, guardianes de todo el mundo luchan por salvar la última ciudad de la Tierra en Destiny. Aquí podéis ver nuestro gameplay exclusivo. Seguro que vuestro espectro -ese robot volador que nos sirve de guía durante todo el juego, y que parece una versión primitiva de Wheatley de Portal- os ha advertido de que aún no estaba listo el análisis en Hobbyconsolas. ¿Cómo es posible, si ya

    Hobby

    94

    Excelente

    Lo mejor

    Forjar nuestra leyenda junto a otros guardianes.

    Lo peor

    La historia es convencional y se puede terminar en 11 horas.

Más análisis de usuarios