Imagen de perfil de duncan
Análisis de El Shaddai Ascension of the Metatron
duncan

Enoch, cazador de ángeles

Varios ángeles han abandonado El Cielo y han dado la espalda al Señor para vivir entre los humanos y corromperles. Enoch es enviado por el mismísimo Dios para derrotar a los ángeles y devolverlos de vuelta al Cielo. De lo contrario el Consejo de Sabios provocará un Diluvio para acabar con el mal (y con la humanidad de paso). En su viaje estará acompañado por Lucifel, que le explicará que tiene que hacer (y guardará las partidas).

 

Gráficos:

Técnicamente no son ninguna maravilla. Son gráficos en cell shading en los que vemos dientes de sierra, texturas planas, escenarios vacíos, enemigos poco detallados, sin efectos de luces dinámicas,... Sin embargo sería injusto juzgar los gráficos desde el plano técnico ya que en ningún momento busca ser un monstruo realista, sino un portento artístico. Y lo consigue sobradamente.

Desde el primer momento nos queda claro que este es uno de esos juegos diferentes. Nos encontramos con una enorme variedad de paisajes, desde escenarios montañosos a mundos con formas poligonales pasando por niveles entre las nubes y otros de difícil descripción. Todo ello con una gran gama de colores y contrastes . En ocasiones vemos imágenes saturadas de color mientras que en otras parecen pinturas de acuarela.

También llama la atención el aspecto de nuestro héroe, que luce tejanos, y el de nuestro acompañante Lucifel, siempre hablando por móvil con Dios.

Los gráficos, además, lucen a 60fp (aunque no estables) si bien es cierto que no hay mucho que mover.

 

Sonido:

Totalmente acorde con el juego. Viendo el argumento podríamos pensar que nos encontraremos partituras épicas a lo God of War sin embargo escuchamos mayormente melodías tranquilas y en ocasiones hasta alegres o festivas. Cuando hay acción se ponen más serias pero distan mucho de la música rockera de otros hack'n slash como Devil May Cry o Metal Gear Rising.

Las voces y los efectos de sonido cumplen sin más.

 

Jugabilidad:

Nos encontramos ante un juego de difícil de catalogar en un género pero lo más justo sería decir que es una mezcla de hack'n slash y plataformas.

 

El apartado de hack'n slash es mucho más limitado que cualquier otro juego del mismo género.

Podemos usar tres armas que conseguimos de los enemigos o del escenario. Cada una tiene distintas características. Tenemos el arch, que aunque tiene forma de arco pero se usa como una espada y nos permite planear (algo útil en las fases de plataformas); el veil, un escudo con el que además podemos golpear, es el arma más fuerte pero también más lenta; y el gale, es un arma débil pero que permite atacar a distancia. También podemos atacar con las manos desnudas pero es un suicidio rápido.

Los controles se limitan a un botón para saltar, otro para atacar y nos podemos cubrir y evadir.
No hay combos, la utilización de las armas se limita a dar un golpe tras otro y disponemos de un golpe más fuerte (manteniendo pulsado el botón de ataque un momento). A mitad del juego recibimos la ayuda de Uriel, un arcángel que nos ayuda cuando ya nos han vapuleado un poco y nos permite hacer un ataque de lo más potente. El hecho de que solo hayan tres tipos de enemigos (exceptuando jefes finales y chorri-enemigos) no ayuda a mejorar la calidad de las luchas.

Disponemos de una armadura que va perdiendo piezas a medida que nos van atacando y que recuperamos mediante ítems.

Los enemigos finales son bastante típicos: fuertes, que tienen algún ataque de esos que nos dejan medio muertos y que hay que derrotar aprendiendo sus rutinas.

En los momentos de lucha los escenarios son circulares sin que los límites sean visibles y sin ningún elemento destruible.

 

El apartado plataformero está algo más cuidado aunque no deja de ser un plataformas clásico con sus interruptores, muelles de salto, plataformas móviles y algún que otro puzzle muy sencillo.
En determinados momentos hay fases de plataformas en 2D que recuerdan a los clásicos plataformas en 2D de las 8 y 16 bits.

Para añadirle más variedad nos encontramos con un nivel futurista hecho en moto mientras vamos enfundados en una armadura también futurista. Nivel sencillo pero que aporta variedad y recuerda a horrores a títulos de Platinum Games como Bayonetta o Metal Gear Rising.

 

Historia:

Está basada en textos apócrifos de la Biblia hebrea. Esto de los textos apócrifos son textos no incluidos en la Biblia pese a hacer referencia a su historia (vienen a ser una especie de Director's cut de La Biblia). A quién le interese el tema le sugiero que se pasee por Wikipedia porque es largo y complejo.

En el videojuego en cuestión la búsqueda de los ángeles está salpicada con alguna subtrama. La aparición de estas subtramas así como el enfrentamiento aparentemente aleatorio y por sorpresa contra algunos ángeles descoloca y lía un poco.
En cualquier caso al final de cada nivel se nos explica que ha pasado exactamente y que tenemos que hacer en el siguiente.

 

Duración:

Es corto, dura unas 10 horas. Tras acabarlo accedemos a dos niveles más de dificultad y a dos armaduras más (que no afectan en lo jugable), además de un marcador.

 

Lo mejor:

· Un apartado artístico maravilloso.

· Variedad de géneros: principalmente hack'n slash y plataformas salpicado con plataformas en 2D y un nivel en moto.

 

Lo peor:

 · Sistema de combate muy simple.

· Duración excesivamente corta.

 

Conclusión:

Nos encontramos ante un juego raro. Una historia de religiones occidentales pasada por el tamiz de un creador japonés (Takeyasu Sawaki).

A los fanáticos de los hack'n slash les sabrá a poco. No encontraremos grandes posibilidades de combate (nada de combos interminables o golpes increíbles), nunca lucharemos contra más de tres enemigos a la vez y no habrá presencia de sangre ni detalles violentos.

Los que prefieran plataformas clásicas estarán algo más satisfechos pero hay muchos títulos que le superan.

Todo aquel que busque un título diferente con un apartado artístico sobresaliente, original y que no sea una maravilla jugable pero que cumpla sin más estará satisfecho.

 

Alternativas:

Cualquier hack´n slash es superior en todos los aspectos que importan en un hack'n slash, de esta manera tenemos God of War, Bayonetta, DMC o Metal Gear Rising.

Si buscamos una combinación de hack'n slash y plataformas quizá lo más parecido sea Darksiders.

En el apartado artístico lo más parecido que se me ocurre es Okami (diseñado por el creador de este juego), aunque de desarrollo muy diferente.

Vamos, que es un juego demasiado diferente a todo como para encontrar una alternativa parecida.

 

Curiosidades:

 · El título original con el que fue presentado el juego en sus primeras apariciones era Angelic Ascension of the Metatron.

· En el texto original de La Biblia nadie es enviado a salvar a la humanidad del Diluvio Universal.

 

Y hasta aquí el análisis. Espero vuestros comentarios!

78

Bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis 'Divino' de El Shaddai

    Ya ha salido a la venta El Shaddai Ascension of the Metatron y nosotros no podíamos faltar a la propuesta de analizar uno de los juegos más extraños e inusuales que el mercado japonés ofrece. La aventura, para empezar está basada en un escrito religioso Copto (así denominan a la comunidad ortodoxa en Egipto, con un gran nombre de seguidores en el Barrio Copto, en El Cairo) llamado El Libro de Enoch, del cual sale el nombre del protagonista. Este libro se considera no canónico por la Iglesia Cristiana pero sí por los Ortodoxos Coptos. Para hablar más claro, sus pasajes forman parte del Antiguo Testamento pero no son recogidos

    Hobby

    91

    Excelente

    Lo mejor

    La frescura y originalidad del título en todo su ‘atrezzo’. Experiencia muy recomendable

    Lo peor

    Los cambios constantes de 'FPS' molestan bastante. Poca variedad de enemigos, golpes y armas.

Más análisis de usuarios

El Shaddai Ascension of the Metatron

91

Hobby

39

Comunidad

Plataformas: PS3 , Xbox 360

Fecha de lanzamiento: