Imagen de perfil de David_151
Análisis de Sonic Lost World
David_151

El erizo más rápido de Héxagon.

El Doctor Eggman ha vuelto, con más planes para dominar el
mundo y acabar con Sonic. Pero esta vez no está solo. Los Mortíferos Seis, un
grupo de seis Zeti (raza autóctona del mundo en el que se desarrolla la
historia), están a su servicio para ayudarle, pero se acaban revelando contra
él, consiguiendo el control de todos los robots de Eggman, y también de todas
sus máquinas, de las cuales una de ellas será usada por los Zeti para destruir
el mundo de Sonic. Eggman y el erizo azul hacen una tregua y se alían.

 

Sonic recorre el Héxagon Perdido, en 2D y 3D, a veces, con
misiones totalmente en 3D, otras totalmente en 2D, o incluso otras en las que
combina. Sonic tiene nuevos movimientos de parkour: corre por las paredes,
trepa por el techo, se agarra a salientes... Los movimientos de Sonic han
cambiado mucho. Lo más destacable es, que ha echado el freno, ya no corre a la
velocidad vertiginosa de antes. También, puede dar patadas a los enemigos
saltando y pulsando un botón. Pero todo esto no es una virtud. Se hace muy
tedioso dominar el control, especialmente al principio, y los controles con los
wisps se hacen insoportables, sobretodo aquellos en los que tienes que mover el
GamePad (hablando del GamePad, en el juego solo sirve para el Off-TV, el uso de
algún wisp y para ver cuánto te queda para llegar a la meta) y no puedes
hacerlo con el stick. Te desesperarás, y perderás vidas y vidas para intentar
conseguir aquel ring de estrella roja que tiene que cogerse usando el wisp de
águila, por ejemplo.

 

Sí, efectivamente, hay nuevos wisps. Tenemos al águila para
volar, el asteroide índigo para destruir zonas de terreno, o un wisp de nota
musical bastante cutre que hace que nos movamos hacia la dirección que marcamos
en la pantalla táctil. Luego vuelven wisps que ya aparecieron en Colours, como
el cohete (que ahora solo se usa en 3D, apuntando hacia la dirección a la que
queremos salir volando con el GamePad), el taladro, el wisp verde para planear
y el rayo cian. Pero esta vez, en las misiones, solo aparece un wisp por nivel
(y en algunos no aparece ni uno), al contrario que Colours, donde llegaban a
aparecer 4 e incluso 5 por nivel. Esto es malo desde el punto de vista explorador
ya que no hay tantos caminos posibles como antes, lo que hace que sea más fácil
conseguir los rings de estrella roja.

 

Hablando de exploración, hablemos de cómo es en este juego.
En los anteriores juegos de Sonic, siempre ha habido dos caminos, o un desvío
que nos pasábamos por ir demasiado rápido, o que había que coger el raíl de
arriba y no el de abajo, o que había que seguir matando a los enemigos
voladores para llegar a otra zona... Todo eso, que prácticamente es señal
característica de la saga desde que llegó a las 3D, casi no existe aquí. El
juego es muy lineal: ya no abundan tanto los desvíos ni las zonas secretas. La
mayoría de monedas rojas son muy fáciles de encontrar, tocarlas para
conseguirlas es otra historia.

 

Los niveles están combinados entre las 2D de toda la vida...
y unas galácticas 3D. Desde el primer día se empezó a llamar al juego
"Sonic Galaxy", pero una vez lo juegas te das cuenta de que no llega
ni a la sombra de los zapatos de la obra maestra nintendera. En el juego, vemos
escenarios cilíndricos (con gravedad propia), y esferas flotantes .Y aquí, es
donde entra un gravísimo problema en el juego, y es que de Sonic, solo tiene el
nombre. Primero tenemos los parecidos con Mario Galaxy. Después, la
ambientación de los niveles: padrera-desierto-playa-nieve-jungla-nubes-volcán.
¿De qué me suena? Aún así, hay niveles realmente originales, que no tienen nada
que ver con la ambientación del mapa, como un casino, "un mundo de
chucherías", un cubo de rubik... Estos niveles son lo mejor del juego.
Pero hay demasiadas "referencias" al universo Mario, y el juego no
parece un Sonic.

 

Gráficos 89: Son lo mejor del juego. Empiezas a jugar, y
querrás abrir tus ojos al máximo para poder ver perfectamente un estilo gráfico
muy colorido, como si de un arcoíris gigante se tratase. Pero hay fallos, como
algún que otro bug y un tremendo popping que, a veces, hace que aparezcan
enemigos de la nada.

 

Sonido 70: Sonic
the Hedgehog, caracterizado por sus temas rockeros y marchosos (Open Your
Heart, City Escape, Live and Learn...), no nos ha ofrecido este tipo de
canciones, sino que ha optado por música orquestada.

 

Diversión 77: El
juego tiene niveles muy originales, que llegan a ser realmente divertidos. Se
disfruta bastante, incluso con su dificultad. Pero las cosas que hacen que
Sonic pierda esencia, como la ambientación de muchos niveles, el nuevo tipo de
música, las tantas referencias al mundo de Mario... Todo esto hace que no
termines de verlo completamente como un juego de Sonic, excepto por el
personaje, claro.

 

Duración 70: El
juego es bastante corto. Contamos con 34 misiones, de las cuales 28 tienen 5
anillos de estrellas rojas para conseguir. Aunque el juego es difícil, el juego
puede acabarlo un niño de 7 años, ya que si mueres mucho en una zona, aparece
un ala que te teletransporta al próximo punto de control. Es opcional, nadie te
obliga a coger el ala, el problema es que muchas veces están puestas en el
sitio justo para que las cojamos sin querer y tengamos que repetir la misión
desde cero porque nuestro orgullo videojueguil no nos deja continuar. Por su
parte, las batallas contra los Mortíferos Seis son muy fáciles. Los 5 anillos
rojos son fáciles de encontrar, ya que (como he dicho arriba), el juego es
bastante lineal y tiene mucha menos exploración que las anteriores entregas de
la saga, sin embargo, cogerlas ya es otra historia. Tardarás unas 4-5 horas en
ver el final del juego, pero te faltarán las misiones secretas y los anillos
rojos, cosa que aumenta bastante más la duración. Luego tenemos "las
misiones de Omochao", que son objetivos secundarios muy aburridos en plan
"coge 1000 anillos", que parecen un desesperado intento de Sega
introducido a última hora para alargar el juego. Finalmente, puedes intentar
conseguir rangos en los niveles, siendo S el máximo rango, aunque ahora solo
cuenta el tiempo en que termines en pasarte la misión, y si mueras la tienes
que empezar desde el principio.

 

Lo mejor: El
estilo gráfico y el diseño de algunos niveles.

 

Lo peor: Su
duración, pero sobre todo, el conjunto de cosas que hace que el juego pierda la
esencia del erizo.

 

70

Bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Sonic Lost World 3DS

    Sonic lleva muchos años corriendo por detrás de su prestigio. No se puede vivir solo del carisma, y ya es hora de que vuelva a protagonizar una gran aventura. Y con Sonic Lost World lo ha conseguido… por lo menos en la versión Wii U, como demuestra nuestro análisis. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de su versión de 3DS. Cargado de buenas intenciones y con un desarrollo variadísimo, Sonic Lost World para la portátil vuelve a tener el mismo talón de Aquiles que muchas de las aventuras tridimensionales del erizo: un control con pequeñas imprecisiones… que se agrandan cuando vas a toda velocidad. Ahora, una cosa curiosa: añado

    Hobby

    78

    Bueno

    Lo mejor

    Es uno de los plataformas más variados que existen. Y muy, muy rejugable.

    Lo peor

    El control. Los pequeños fallos se van sumando, y no transmite seguridad.

    Análisis de Sonic Lost World para Wii U

    Sonic pasará a la historia como el Lance Armstrong de los videojuegos: en los años 90 era imparable, en los 2000 levantó sospechas de dopaje por su exceso de hiperactividad, y en 2013 reconoció sus errores ante el mundo. En este caso, la prueba de su arrepentimiento es Sonic Lost World, uno de los títulos más ambiciosos de la saga desde la era MegaDrive, donde disfrutamos de las plataformas más frenéticas que habían pasado por nuestras teles mientras rebotábamos sobre muelles y recorríamos loopings a la velocidad del azul. Pero desde que el muy puerco(espín) saltó al mundo 3D empezó a sembrar el Chaos y a perder anillos cual Sauron en sus peores tiempos,

    Hobby

    84

    Muy bueno

    Lo mejor

    Visualmente sorprendente. La variedad de niveles y perfecto equilibrio entre mundos 3D y 2D.

    Lo peor

    Su involuntaria dificultad llega a desesperar. Los guiños a Mario Galaxy se convierten en tics.

Más análisis de usuarios

Sonic Lost World