Imagen de perfil de lugavmu
Análisis de Pikmin 3
lugavmu

Este año, el GOTY se juega en Wii U

Si tras 9 años la comunidad de fans de tu juego siguen pidiéndote otro capítulo, es porque has hecho bien tu trabajo. Es el caso de la recientemente convertida en trilogía "Pikmin" (podéis ver un análisis de las dos anteriores entregas aquí: http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/2-review-1-ejercito-miyamoto-46199 ). que ha llegado con su tercera entrega en 2013.

 

Pik-min!

Miyamoto ha dejado de lado a Olimar y a Luis (¿o no? averígualo en el juego) para dar lugar a una historia que poco tiene que ver con la de los primeros juegos, al menos durante los primeros compases del mismo.

 

El planeta Koppai (en honor a Nintendo Koppai, el nombre que tenía la actual Nintendo cuando se fundó en el siglo XIX) las está pasando putas. La superpoblación y la voracidad de los Koppaianos ha desmenuzado por completo la naturaleza y los recursos del planeta, provocando una gran hambruna. Estando al borde de la extinción, el gobierno del planeta decide mandar las sondas no tripuladas SPERO en busca de planetas que puedan contener alimentos que traer a Koppai. Todas van dando resultados negativos, una tras otra. Justo cuando estaban a punto de rendirse y aceptar la extinción, la última SPERO vuelve con unos resultados absolutamente sorprendentes.

 

El planeta en cuestión es PNF-404. De Koppai despega la nave Drake, junto al ingeniero Alph, la botánica Brittany y el Capitán Charlie. Unidos, este trío se dispone a salvar a su planeta. Pero algo sale mal durante la maniobra de aterrizaje, y los 3 astronautas salen despedidos de la Drake en direcciones distintas.

 

Alejados entre sí y de la nave, los astronautas de esta tercera entrega tienen garantizado el fracaso en su misión. Pero por suerte, un último factor interviene en la ecuación del éxito: se encuentran con los Pikmin.

 

Construyen, luchan, se reproducen y mueren

Los Pikmin son misteriosas criaturas que en su modus operandi nos recuerdan mucho a las hormigas: son una especie que, si bien cada espécimen individual es débil, en cooperación son imbatibles.

 

Tan pronto como arranques a un Pikmin del suelo, éste te seguirá fielmente, trabajará para tí como si no hubiera un mañana y es perfectamente capaz de dar la vida por tí. Ni siquiera su moral se ve mermada cuando sus camaradas mueren en el frente de batalla.

 

Un elemento central en su vida es la cebolla: cada color tiene su cebolla correspondiente. Allí llevan píldoras y cadáveres de enemigos que se transforman en semillas de Pikmin. Además, se refugian en ellas durante la noche y éstas ascienden a la estratosfera junto a nuestra nave, pues las criaturas nocturnas del planeta son terribles. Si nos dejamos algún Pikmin perdido por las múltiples áreas del juego, no se despertarán fuera del estómago de un enemigo al día siguiente.

 

El funcionamiento de los Pikmin es sencillo y efectivo: los llamamos usando un silbato. Al hacerlo, se unirán a nuestro pelotón hasta que los lancemos. En caso de que el destino del lanzamiento sea un objeto con el que puedan interactuar, realizarán la acción requerida por instinto. Así, comenzarán a luchar si los lanzamos junto o sobre un enemigo, recogeran un objeto si lo lanzamos junto a este o comenzarán a construir puentes si los llevamos a una pila de fragmentos de teja o porcelana.

 

Con el tiempo, vamos descubriendo a 5 especies diferentes de Pikmin, cada una con sus particularidades:

-Los Pikmin rojos son los soldados de la especie. Atacan más fuerte que el resto de Pikmin, pero todos los colores, con un poco de organización, pueden ser efectivos en combate. Pero la particularidad principal de los rojos es su inmunidad al fuego.

-Los Pikmin roca recuerdan mucho a los morados de Pikmin 2: al lanzarlos, su caída causa mucho daño al enemigo. También rompen cristales que otros Pikmin no pueden.

-Los Pikmin amarillos se lanzan más lejos y son inmunes a la electricidad. También son un poco mejores cavando que el resto.

-Los Pikmin alados (o Pikmin rosa) son como moscas. Pueden volar y son de lo más práctico, pero ten cuidado, porque en combate terrestre son más débiles que sus hermanos de otro color.

-Los Pikmin azules son anfibios y pueden respirar bajo el agua. En esta entrega los Pikmin alados también pueden pasar sobre el agua (sobrevolándola), pero no actuar dentro de ella.

 

Salvar al planeta Koppai

A medida que avanzamos por la historia vamos siguiendo señales de radio para alcanzar los jefes finales, que tienen una debilidad gastronómica por alienígenas humanoides y aparatos electrónicos. Pero ir de jefe en jefe no es nada fácil, por una razón muy sencilla: debes de preparar el camino hasta ellos y luchar contra ellos con el mismo tiempo que necesitas para recoger víveres y engendrar más Pikmin.

 

Voy a explicarlo de manera más sencilla: en este juego, las frutas que recogemos se transforman en zumo. Mientras que las semillas son almacenadas para ser llevadas a Koppai, nosotros necesitamos beber una ración de zumo cada día si no queremos estar demasiado débiles como para poder continuar la aventura. De esta manera, disponemos de un límite de tiempo ampliable mediante fruta. Es una lástima que la fruta dé demasiado zumo en algunas ocasiones y que sea (muchas veces) fácil de encontrar, eliminando el que podría haber sido un factor de dificultad importante. Yo no he tenido problema alguno de víveres en toda la aventura, habiéndome sobrado más de 20 días con raciones de juego, y eso que no llegué a recoger la mitad de las frutas.

 

Un juego Wii U-tástico

Amigos desarrolladores, dejad ya la manida excusa de "no saber dar uso al gamepad". Pikmin 3 lo utiliza como un mapa (sin contar el off-TV). Un triste mapa. Y, sin embargo, está magistralmente implementado y tiene la utilísima opción de utilizarlo para dar órdenes de movimiento a un personaje inactivo mientras nos centramos en otro: por ejemplo, en medio de una batalla podemos ordenadar a nuestro compañero desocupado que se marche a la cebolla a por refuerzos. Esto fue una carencia de Pikmin 2 que se ha solventado con creces en Pikmin 3.

 

No puedo jugar los gráficos, pues mi televisor no tiene HDMI, pero, al menos en el apartado artístico, son hermosísimos. Y eso es malo: es una cruel manera de confiarte justo antes de una pelea contra un jefazo descomunal. Que la estética no os engañe: el juego requiere habilidad, rápida toma de decisiones, planificación, estrategia y reflejos.

 

Puntuación

 

TECNOLOGÍA (Innovación + Calidad técnica): 92/100

No puedo juzgar a ciencia cierta la calidad gráfica de Pikmin 3, pero vista la relación entre la calidad del off-TV y del juego real, es un juego que, al valerse de unas técnicas, como la estética cartoon o la cámara que no muestra el horizonte, puede ingeniárselas para ofrecer mucha calidad gráfica sin recargar el sistema. El uso del gamepad es simple y efectivo: como debería ser.

 

AMBIENTACIÓN (Arte visual + Banda sonora): 98/100

El mejor apartado de todos. Una estética abrumadora, que te inunda los ojos de belleza natural. Añádele a eso una banda sonora hermosa pero que, sin embargo, se torna "peligrosa" con mucha efectividad al luchar contra un jefe final ("ser colosal", en la nomenglatura in-game). Las melodías no son tan fáciles de recordar como en otras entregas, pues se han sacrificado los hilos musicales temáticos por cancioncitas perfectas para la ambientación. Son muy al estilo safari o documental.

 

DURACIÓN (Horas de juego): 80/100

Si vas a saco para completar la campaña y volver a Koppai cuanto antes, el juego te dura unas míseras y tristes 12 horas. Así que olvídate de ir "a saco" y aprovecha los días con la máxima calma y tranquilidad que te permitan tus provisiones. Céntrate en la fruta y en cultivar Pikmin durante varios días, o incluso date el lujo de gastar regularmente algunos dias en disfrutar de los paisajes del juego y su banda sonora. Es tal la libertad y la rejugabilidad que es más que probables que alcances la hora de juego por euro, la fórmula que recomiendo seguir antes de comprar cualquier juego.

 

Conclusión final

Pikmin 3 es bonito, rejugable, desafiante y muy pero que muy adictivo, justo como las dos entregas anteriores. Se trata de una saga que hasta hace poco era escasamente conocida en relación a Mario, Zelda, Metroid, Animal Crossing o Donkey Kong, pero que rezuma calidad por todos los costados.

 

Me gustaría afirmar que éste, sin ganas de desmerecer al resto de juegos, es el primer Pata Negra exclusivo de Wii U: el primer título realmente indispensable y que puede justificar de por sí la compra de la consola. ¿Funcionará para levantar a Wii U? No de por sí solo, pero es un genial comienzo para la remontada en catálogo al estilo de la que tuvo 3DS. Wii U va a sufrir mucho durante el lanzamiento y auge de los nuevos sistemas de Sony y Microsoft: debe aprovechar esa inevitable "siesta comercial" para revolucionar el mercado con un nuevo catálogo que la vuelva a poner en el punto de mira del usuario.

 

Si te ha gustado la review, no te dudes en pasarte por mi blog, donde encontraréis enlaces a más reviews mías, reportajes, reflexiones de cara al futuro de la industria y alguna curiosidad extra: http://lugavmugaming.blogspot.com.es/

91

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Pikmin 3

    El 21 de julio de 1969 el comandante de misión Neil A. Armstrong y el piloto Edwin E. Aldrin Jr. fueron los primeros seres humanos que pisaron la Luna, mientras su compañero Michael Collins les esperaba orbitando el satélite en el módulo de mando de la misión Apollo 11. Hoy, 44 años después, estos tres hombres siguen simbolizando el afán de descubrimiento y la necesidad de colonizar lo desconocido que caracteriza a la raza humana. Y tú, amigo lector, te asemejas a ellos más de lo que tú mismo crees. Cuando te introduces en una nueva gruta en Skyrim, cuando penetras en una tubería de cualquier Super Mario… y, por

    Hobby

    90

    Excelente

    Lo mejor

    La sensación de inmersión es total, gracias en parte a control con el mando de Wii.

    Lo peor

    Cuando acabas la aventura (20 horas máximo) te quedan aún muchas ganas de seguir jugando.

Más análisis de usuarios

Pikmin 3