Imagen de perfil de Novoa
Análisis de Fallout 3
Novoa

¡Gente de Yermo Capital, soy yo, Three Dog!

Fallout 3 es un juego que sinceramente nunca me había
llamado la atención, ya sea porque pensaba que era un shooter más o porque no
era un juego que visualmente entrara por los ojos, pero si había recibido tan
buena crítica sería por algo así que fui al Game más cercano y por diez euros
adquirí una de las numerosas copias que se encontraban en la sección de
seminuevos.

No puedo decir que haya acabado Fallout 3, ni mucho menos.
He jugado alrededor de treinta horas y poco más, acabé unas cuantas misiones
secundarias pero aún me quedan cuatro a medio terminar y supongo que
algunas más que no llegué ni a descubrir.

 

Lo primero que tengo que decir acerca del juego de Bethesda
es que es uno de esos juegos que, al igual que Bioshock, tienen esa
personalidad y originalidad gracias al cual te sumerges totalmente en su mundo
durante horas, y es que ir por Yermo Capital con Radio Galaxia sonando de fondo
aniquilando “Supermutantes” no tiene precio.

Explorar el inmenso mapa, lo suficientemente variado y
repleto de localizaciones como para tirarte semanas pegado al televisor es de
lo más gratificante que he jugado en mi PlayStation 3. Cada personaje que te
encuentras, que no serán pocos, tiene su historia y a menudo te aportarán
información sobre Yermo Capital. Además son de lo más variopintos que os podáis
imaginar, sobrepasando el límite de lo cómico y la verdad que le da una
personalidad tremenda al videojuego. Por su parte los enemigos cuentan con diseños
extravagantes y muy pero que muy locos y, aunque no sean todo lo variados que
quisiéramos, son muy originales.

 

La historia es lo suficientemente interesante para que no
decaiga el interés de seguir avanzando la trama principal en todo el juego, y
es difícil teniendo en cuenta la cantidad de misiones secundarias que hay
disponibles. El juego carece de cinemáticas y todo está narrado in-game.

 

El sistema de combate es bastante extraño y la verdad que
cuando lo ví y jugué por primera vez no me parecía nada cómodo, pero cuando
coges el mando durante unas horas la cosa cambia y te adaptas rápido a este
peculiar shooter, que gracias al sistema VATS adquiere un tono ligeramente
estratégico. Eso sí, la vista en tercera persona es totalmente innecesaria y
está mal implementada con movimientos totalmente robóticos, como la mayoría de
animaciones.

Como buen RPG, tiene su sistema de subida de nivel y
habilidades, su inmensa cantidad de objetos y armas que podemos ir mejorando.
Este apartado es tan amplio que lo mejor es que lo juguéis ya que si no esto se
haría eterno.

 

Y como no, el sistema de karma, para mi un ejemplo de un
sistema bien implementado, ya que el mundo, en este caso el Yermo, reacciona
ante tus acciones y sus habitantes te trataran de una forma u otra dependiendo
como te portes en este mundo post-apocalíptico. Recuerdo fases donde costaba
ser bueno e incluso fases donde estabas siendo malo sin saberlo. Y todo esto
obviamente afecta al final del juego.

 

Técnicamente es muy flojito. Es cierto que ya tiene unos
cuantos años y que el mapa es inmenso y repleto de detalles, pero aún así las
caídas de rendimientos en algunas partes son escandalosas, las animaciones
faciales muy básicas, texturas normalitas tirando a justas en muchas partes…pero
lo mejor de todo es que no me importan absolutamente nada todos estos errores a
nivel técnico.

A nivel de banda sonora es una delicia, es algo escasa pero, ¿quién no se acuerda del tema
“I don’t want to set the world on fire”? Todavía un tiempo después de acabar el
juego la sigo tarareando. Los efectos de sonido tanto de los enemigos como de
las explosiones y disparos no están nada mal, y si juegas con cascos en los
numerosos metros del juego llenos de necrófagos…

El doblaje tiene sus altibajos. Muchas voces, que por cierto son bastantes conocidas (el doblador español  de Morgan Freeman ni más ni menos se encarga del narrador), se repiten en
diferentes personajes, pero es normal al haber tal cantidad a lo largo del
juego. La mala sincronización labial  y la
sobreactuación le restan enteros a un apartado que aún así sigue siendo
excelente.

 

Fallout 3 es ya uno de los juegos más especiales que he
jugado, y a pesar de habérmelo acabado hace ya unas semanas sigo jugando y
avanzando en las misiones secundarias, y seguramente me haga con algún que otro
DLC. Además, en cuanto acabe los exámenes New Vegas será mi proxima parada, y
puede que de el salto a Skyrim, juego que no me habría ni acercado de no ser
por Fallout, llamadme raro. Toda una lección de no prejuzgar nunca un juego.

 

*¡¡¡¡Este E3; Fallout 4!!!!

94

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios