Imagen de perfil de ElConan
Análisis de Sleeping Dogs
ElConan

Gta Hong Kong

Para comenzar este análisis, he de decir que jugar a Sleeping Dogs me mantuvo pegado al asiento, pero no por las razones que puedes esperar. Claro que el combate cuerpo a cuerpo y los tramos de tiroteos ofrecen un montón de emociones fuertes. La conducción es extraordinariamente divertida en todo su esplendor arcade, y hay muchísimas cosas que hacer en la versión de Hong Kong que los desarrolladores canadienses de United Front Games han creado. Pero al final de mis casi veinte horas de experiencia, ninguna de esas cosas me llegó a importar tanto como la historia. Y es precisamente la trama, junto con mecánicas sólidas como la roca y un mundo lleno de misiones, lo que diferencia a este juego de su competencia.

Es decir, Sleeping Dogs no es el típico clon de Grand Theft Auto. A diferencia de los últimos titanes del género -GTA IVRed Dead Redemption y Saints Row: The Third- tu personaje, Wei Shen, no tiene tendencias delictivas y violentas simplemente porque sea un criminal que busca hacer dinero. Por el contrario, Shen es una calculada y complicada figura, un policía infiltrado con un montón de experiencia tanto en Estados Unidos como en Hong Kong, que vuelve a su tierra natal con el objetivo de ayudar a mantener bajo control las incipientes empresas criminales. Pero a medida que Shen es absorbido cada vez más en el submundo de las Tríadas que quería desmantelar en un principio, sus motivos -y el bando en el que acaba cayendo- se vuelven cada vez más borrosos.

 

Las líneas borrosas de Sleeping Dogs salen a la luz tan pronto como te introduces en el original sistema de niveles del juego, el cual asigna los puntos de experiencia de Shen en tres áreas específicas: ‘Policía’, ‘Tríada’ y ‘Prestigio’. Los puntos de experiencia son, a su vez, para desbloquear nuevas habilidades únicas. Los puntos de Policía y Tríada a menudo se mezclan entre ellos a medida que completas las primeras misiones del juego, premiando lo cuidadoso que seas con los inocentes y la propiedad personal y privada (‘Policía’), mientras que simultáneamente te reta a maltratar a los enemigos siendo lo más temerario y gore que puedas (‘Tríada’).

Por otra parte, ‘Prestigio’ tiene mucho que ver con cómo te ven los ciudadanos de Hong Kong, lo que hace que sea no sólo la más abstracta de las medidas de experiencia, sino quizá la más interesante también. Hacer toda clase de favores para las masas anónimas te hace ganar puntos ‘Prestigio’. Por tanto, siempre que estés asistiendo a un comerciante, persiguiendo a algunos borrachos o, de otro modo, ayudando generalmente a gente de clase obrera (y al criminal ocasional de pacotilla) de Hong Kong, podrás esperar que tu medidor de ‘Prestigio’ aumente de manera constante.

Un sistema de experiencia único y multifacético como este hace de Sleeping Dogs un juego mucho más pausado y reflexivo que sus contemporáneos. En la mayoría de misiones de la historia principal, por ejemplo, se te podrán descontar puntos de policía por embestir con tu coche las luces de las calles, por golpear a un civil accidentalmente o por dejar que las balas perdidas se filtren en las tiendas. Pero esto es equilibrado por tu brutalidad con los miembros de las Tríadas. Usar la amplia cantidad de muertes extraordinariamente sangrientas es una gran forma de subir el medidor ‘Tríada’ hasta el máximo tan rápido como sea humanamente posible. Las dinámicas del sistema de experiencia te mantendrán concentrado, y gracias a que puedes volver a jugar las misiones una vez que las hayas completado, podrías siempre volver a intentar cosas un poco diferentes si no estás satisfecho con el resultado actual.

 

 

La versión de Hong Kong de Sleeping Dogs está supuestamente influenciada y diseñada según la ciudad real. Sus cuatro distritos son distintos y el mapa se extiende considerablemente, aunque probablemente no sea tan grande como Liberty City o Steelport. Lo que le hace destacar, sin embargo, es lo viva y bien poblada que está. La inteligencia artificial del juego es avispada, los diálogos de los personajes no controlables (NPCs) están bien efectuados, y los vaivenes de la ciudad, ya que oscila entre el día y la noche, la convierten en un escenario creíble digno de una profunda exploración.

El doblaje estelar simplemente se suma a este énfasis en el realismo y la credibilidad. El juego emplea una original mezcla de inglés y chino que no suena cursi ni mal ejecutado. Los personajes cambian abiertamente sus diálogos dependiendo de la naturaleza y cadencia de la conversación, y puedes pasarlos adelante cuando quieras mediante subtítulos. Este enfoque es valiente y arriesgado, pero también es de primer nivel y merece la pena elogiarlo. Por otro lado, los gráficos son buenos, pero, ciertamente, tampoco te asombrarán. Hay determinados problemas en los dibujados a distancia del juego, y algunos errores en la carga de texturas también.

 

En el fondo, Sleeping Dogs hace muchas de las cosas que su más alta competencia en el género hace ya bastante bien, pero donde el juego brilla realmente es en el puñado de cosas que hace decididamente mejor. El combate cara a cara, por ejemplo, es simple y machaca botones -casi al estilo de Arkham City-, pero funciona realmente bien y hace que Grand Theft Auto IV parezca mediocre y arcaico en comparación. Esto es bueno, ya que confiarás en los combates mano a mano con el esporádico lanzamiento de arma -como cuchillos de cocina, una tubería o una porra- para la mayoría del juego. Del mismo modo, las mecánicas de conducción del título que nos ocupa son impecables, superando a su competidor más cercano al invocar el espíritu que dio a United Front Games tanto éxito con ModNation Racers. En otras palabras, espera ser sorprendido por la forma en que Sleeping Dogs supera en ciertas cosas a aquellos juegos que, a primera vista, pensabas que lo eclipsarían por completo.

Por otra parte, el mayor y único problema del juego está en su cámara. Ésta a menudo se reposiciona sola hacia el centro, incluso cuando estás usando el analógico para moverla mientras conduces. Esto puede complicar seriamente la navegación en espacios reducidos o para echar un vistazo alrededor de tu coche en los espacios abiertos. La cámara puede ser también frustrante en algunas situaciones de combate, aunque esto en mucha menor medida. El déficit real de la cámara ocurre solamente, casi por completo, con la conducción por Hong Kong, pero no debe ser exagerado. No encontrarás siempre -o a menudo- situaciones en las que sea un problema, y generalmente no quita lo divertido que es conducir por ahí. Pero aún así es digno de mención.

A medida que te vas quedando atrapado por su fascinante historia y lo bien que lo pasas, en general, conduciendo, disparando y peleando, también irás estando ocupado. Eso es porque Sleeping Dogs es un juego bastante largo. Hay ciertos juegos sandbox que tienen más cosas para hacer, pero espera pasarte dentro entre veinte y veinticinco horas si quieres ver y hacer todo, y todavía más si quieres conseguir un Trofeo Platino. Aparte de la historia principal, estarás ocupado encontrando coleccionables, participando en carreras, cantando en karaokes, y tomando parte en toda clase de misiones secundarias, incluso aquellas que requieren al completo policía que hay en Shen.

 

Una forma adicional de aprovechar más Sleeping Dogs -y mantenerte inmerso en la experiencia- es también utilizar el sistema de medallas del juego, el cual realiza un seguimiento específico de las cosas que haces. A medida que tus estadísticas comienzan a mejorar y coleccionas más objetos ocultos, el sistema de medallas te otorgará más bronces, platas y oros para añadir a tu colección. A su vez, serás instado a intentar cosas nuevas y diferentes que no probarías de otra forma, como romper los huesos de los chicos malos o completar carreras callejeras. Esto potencialmente podría mantenerte muy ocupado. El sistema me resultó una distracción agradable, si bien es cierto que es algo secundario.

Sleeping Dogs también incluye una funcionalidad onlinepero no en términos de multijugador o cooperativo. Es marcadamente un título para un solo jugador, pero aún así podrás enviar tus puntuaciones de las misiones a clasificaciones online para competir con tus amigos y compartir una serie de distintas estadísticas también por Internet. Esto simplemente contribuye a mantenerte incluso más involucrado con el juego,una de las mayores -y más agradables- sorpresas del mundo del videojuegos en 2012.

Valoracion Final

Quitando algunos problemas sin importancia, ha demostrado ser digno de unirse a la élite de los juegos sandbox de mundo abierto, revolucionada por juegos de la talla de Grand Theft Auto IV estamos ante un título que hace algunas cosas mejor incluso que los más destacados de su clase, y su historia será lo que te mantendrá con ganas de jugar. El hecho de que el título transcurra mientras disfrutas es solo la guinda del pastel.

91

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Sleeping Dogs desde Hong Kong

    Hasta hace relativamente poco tiempo, el cine asiático era un desconocido en Occidente. En los últimos años, eso ha cambiado gracias a la calidad de producciones que han hecho que el cine japonés, chino o coreano tuviera un reconocimiento que merecía por méritos propios hacía ya tiempo. Y si el cine oriental da cabida a todo tipo de géneros, han sido filmes de mafiosos como Infernal Affairs (titulada Infiltrados en el remake dirigido por Martin Scorsese) o Duelo de Dragones, los que han influido directamente en la ambientación de Sleeping Dogs. Artes marciales, disparos, conducción, libertad de acción y amplias posibilidades en un mundo abierto, son las señas de identidad de un

    Hobby

    85

    Muy bueno

    Lo mejor

    Los combates cuerpo a cuerpo y los tiroteos son espectaculares. La ambientación general.

    Lo peor

    Técnicamente tiene algunos fallos: pobre IA, bugs generales, etc. No cuenta con modos multijugador.

Más análisis de usuarios