Imagen de perfil de Uziel Albel
Análisis de Super Mario Galaxy
Uziel Albel

Hasta el infinito... ¡Y más allá!

Mario sea, posiblemente, una de las mascota más emblemáticas no sólo de la compañía Japonesa Nintendo, si no probablemente de todo el mundo de los videojuegos. Cada juego nuevo suele ser recibido como un tesoro donde nos sentimos como niños que dejan volar su imaginación hacia horizontes insospechados, esperando encontrarnos una sucesión de entornos maravillosos combinados con enrevesados niveles laberínticos. A lo largo del recorrido de esta rewiew, analizaremos porqué el fontanero más polifacético del mundo es tan admirado por donde quiera que pasa.

 

Gráficos

 

Lo primero de lo que te percatas cuando conectas tu disco a la Wii por primera vez es que no te han engañado: Mario luce un aspecto frenético en comparación con las entregas enteriores.

 

Aunque, seguramente, lo que más te llame la atención sea el cambio de las paradisíacas playas tropicales de Isla Delfino de "Super Mario Sunshine" por las estrellas, constelaciones y planetas que salen aquí. Muchos de los planetas recibidos en esta entrega no son de un tamaño descomunal, pero sorprende la gran variedad de cuerpos celestes que podemos encontrarnos por ahí. Sin ir más lejos, en el primer nivel nos encontramos ya astros cilíndricos, e incluso pequeños asteroides habitados por huevos de plantas piraña (vale, solo uno, pero no deja de llamar la atención)

 

Aunque más adelante se mejoraron los conceptos gráficos de Wii, hay que tener en cuenta que este juego dió lo mejor de Wii en este aspecto durante el año 2007, donde únicamente "Zelda: Twilight Princess" y "Metroid Prime 3" lograban hacerle frente (salvando las distancias entre sagas, claro está)

 

Nota Gráficos: 94

 

Sonido

 

Seguramente, recientemente se te habrán puesto los pelos de punta al escuchar el concierto conmemorativo del 25º aniversario de la saga "The Legend Of Zelda". Si lo has escuchado con deteminiento, posiblemente hayas pensado que, efectivamente, una BSO de calidad lo único que puede hacer es mejorar la experiencia jugable del título. Pues bien, en este aspecto, "Super Mario Galaxy" cumple con nota. Posee una BSO muy completa, repleta de temas épicos (como pueden ser "Némesis King Koopa", que suena en nuestros enfrentamientos con Bowser o "Hell Providence", que suena en los niveles de la Galaxia "Paseo Infernal) junto con otros más suaves, melódicos o de intriga que cumplen a la perfección la ambientación de sus respectivos niveles ("Teresa Waltz", en el nivel de la galaxia de los Boos, cumple a la perfección en este aspecto). Posiblemente, el aspecto sonoro de este juego hace que se te multipliquen las ganas de jugar aunque solo sea para endulzarte los oídos con su sonido.

 

Metiéndonos en el tema de las voces, bien es verdad que los efectos sonoros de Mario y compañía no varían, pero es tal el poder de influencia de la BSO que este aspecto no dudadmos que se te hará secundario.

 

Nota Sonido: 98

 

Jugabilidad

 

Wii trajo ante nosotros lo que se nos vendió como "el control revolucionario", donde tu cuerpo mandaba sobre los esteorotipos clásicos y tendrías que moverte de lo lindo para mejorar la experiencia de juego. No nos engañemos, todos en su momento tuvimos dudas de si su implementación sería la idónea, y finalmente, al menos en este título, no tenemos la necesidad de movernos "a lo Michael Jackson" para poder jugar.

 

La principal novedad radica en la nueva habilidad de Mario: el salto con giro. Un simple movimiento de muñeca con el Wii Mote hace que el fontanero se gire sobre sí mismo para, entre otros usos, aturdor enemigos o llegar más lejos en los saltos (quien no habrá intentado en la fase de la montaña, en el lugar donde se debe realizar un triple salto para llegar a la parte secreta de la misma, un salto con giro justo al final, a modo de inercia, para tratar de llegar sin problemas...). Aunque al principio pueda parecer un concepto muy simple, lo cierto es que, combinándolo de distintas formas, podemos realizar movimientos únicos y diferentes. A esto, le debemos sumar que su utilidad cambia en función del disfraz que utilicemos (pudiendo lanzar bolas de fuego o de hielo, entre otros usos, en función de nuestro equipaje).

 

Hasta aquí queríamos llegar: los disfraces. Nunca antes en un juego de Mario, los trajes habían adquirido tanto protagonismo (salvaguardando las distancias con el mítico "Super Mario Bros 3" de SNES). Si nos paramos a contar los trajes nuevos, nos podemos encontrar con un traje de abeja (ideal para volar o para movernos por los paneles de miel cual abejilla trabajadora), un traje helado (mediante la flor de hielo, lo que nos permite, por ejemplo, congelar fuentes de agua para desbloquear caminos) o un muelle (que nos permite saltar muchísimo más alto y llegar a lugares imposibles) que, combinado con alguno que otro conocido (como el Mario Fuego) o alguno nuevo más que podríamos encontrarnos (como Mario Volador) completan una experiencia única en este apartado.

 

Por otro lado, la curva de dificultad es buena, no resultando ni demasiado fácil ni demasiado difícil, aunque si que es verdad que probablemente este juego incluya el nivel más complicado que haya tenido nunca un juego de Mario (sí, el famoso nivel de las monedas púrpura en la Galaxia de los Juguetes).

 

Nota Jugabilidad: 98

 

Duración

 

La duración de un videojuego siempre suele crear controversias, ya que, mientras algunos desean juegos eternos los cuales puedan satisfacer sus necesidades y justificar el pago, otros hacen bueno el dicho de que "lo bueno, si breve, dos veces bueno", justificando que si el juego se hace eterno, será muy complicado no abandonarlo y dejarlo en la estantería...

 

Por suerte, los juegos de Mario nunca te han limitado en este aspecto, y, de echo, te dan la opción de simplemente pasarte el juego o buscar algo más. Este "Super Mario Galaxy" puedes terminártelo tranquilamente en unas 15 horas si solo te dedicas a avanzar a saco, pudiendo llegar al final con, aproximadamente, 70 estrellas. Sin embargo, una vez te hayas pasado el juego, se activan los cometas púrpura, los cuales te "obligan" a revisitar los lugares en los que ya has estado para someterte a unas duras pruebas de aglidad, reflejos y tiempo (pues casi todas poseen un límite).

 

Además, si te has atrevido a conseguir las 121 estrellas disponibles, no pienes que el desafío ha acabado, ya que.. ¡Podrás intentar lograr de nuevo todas las estrellas manejando a Luigi! Y, de verdad, la dificultad con el hermano de Mario aumenta, puesto que, debido a que resbala con facilidad, hay que controlar mejor los saltos. Eso sí, en contrapartida, hay que decir que Luigi salta más que Mario.

 

En cualquier caso, si te animas, y vas a por las 242 estrellas del juego, la duración crece exponencialmente, pudiendo llegar tranquilamente a las 60 horas de juego en función de tus habilidades.

 

Nota Duración: 97 

 

Conclusiones

 

"Super Mario Galaxy" sigue siendo a día de hoy uno de los referentes del género en Wii. Hay alternativas, como pueden ser "Donkey Kong Country Returns" o la mismísima segunda parte de esta obra maestra, pero lo que tenemos claro es que ninguno de ellos logrará sorprenderte tanto como "Super Mario Galaxy". Ahora que el juego está incluido en la gama de juegos baratos de Nintendo, es una oportunidad perfecta para demostrar que a Mario no le pesan los años. Una obra que ningún fan del fontanero, así como ningún fan de las plataformas, debería perderse.

 

NOTA FINAL: 97

97

Obra maestra

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios