Imagen de perfil de optimus prime
Análisis de The Legend of Zelda Skyward Sword
optimus prime

EL INICIO DE ZELDA Y LINK

Buenas a tod@s! Aprovechando la salida Wind Waker me propuse rejugar al Skyward hace unas semanas para amenizar la espera y tratar de valorar y sopesar las primeras impresiones que tuve al jugarlo hace unos años.


Me gustaría compartir ese análisis subjetivo y totalmente personal de este título de la franquicia y por supuesto, sin spoilers graves. Empezamos.


LA LEYENDA DE ZELDA.
Nintendo ha tratado a lo largo de estos últimos años de enfocar la franquicia por la senda de la coherencia. Se nota que ha querido con este juego y con el libro Hyrule Historia tratar de recopilar todas las ideas expuestas a los largo de los años para afianzar un mundo, un universo, que hiciese a los fans y jugones en general, empaparse de una mitología propia.


Skyward Sword nos cuenta el principio. Donde y cuando empezó todo.
En este sentido Nintendo lo ha hecho bien y ha contado una historia sencilla pero bien hilvanada que iremos descubriendo a lo largo de las 50 horas aproximadas que nos puede durar este juego.


La historia es disfrutable desde la introducción hasta el final, por lo que creo que lo mejor será que en vez de contar el argumento, aquellos que estéis interesados lo descubráis por vosotros mismos.


GRÁFICOS
Tengo una sensación encontrada con este juego. Artísticamente me parece precioso, con una detallada representación de Celéstea, de las Tierras Inferiores y con mazmorras muy originales. Pero por otra parte me da la sensación de que faltaba Hardware para mover un juego de semejante magnitud, por lo que técnicamente lo veo flojito en los tiempos que corren como por ejemplo unos dientes de sierra desmesurados. El juego además se ve perjudicado por cosas como los tiempos de carga entre estancias relativamente pequeñas. 


El mundo está bien recreado por su diseño artístico pero por otro lado cosas como los gestos faciales de las personas están muy mal implementadas. Link es inexpresivo y falto de alma en muchas ocasiones, nada que ver con la riqueza de expresiones que encontramos en Wind Waker. O por ejemplo Fay, cuyos gestos quedan ridículos en la mayoría del juego, acentuado por la falta total de sincronización labial del juego. Para terminar con los fallos gráfico, en muchas escenas donde hay un giro de cámara, veremos a los personajes girar de forma ortopédica, como si tuvieran una peana en sus pies.


SONIDO/MÚSICA
Nada que objetar en este apartado. La franquicia siempre ha gozado de una música sobresaliente en cada una de sus entregas. En este caso no va a ser menos, con piezas orquestadas de un gran nivel.
Los efectos de sonido son los habituales de los juegos de Zelda y lo único que desmerecería sería la falta de interés de Nintendo por ofrecer una sincronización labial como mínimo correcta.


JUGABILIDAD
La jugabilidad del título es similar a la de las otras entregas de la serie, aunque aquí han cometido algunos errores que lastran el resultado final.
Veamos. El movimiento de Link es fluido y tiene multitud de tajos que podremos realizar para acabar con nuestros enemigo. Se mantiene además el Z-Targeting que tan buen resultado ha dado desde el Ocarina of Time.


Para el transporte entre zonas se ha utilizado el Pelícaro en este caso, con el cual volaremos por Celéstea hasta las islas flotantes que rodean Altárea (la ubicación principal) y los puntos donde se encuentran las zonas de las tierras inferiores.


A ver, aunque esto último suena bien, algo así como la forma de viaje de Epona en OoT o  Mascarón Rojo en Wind Waker, en la práctica está muy mal implementado... Se hace evidente que con el transcurso de los juegos, Nintendo ha acabado utilizando los medios de transporte NO para viajar más rápido, sino como truco para ahorrarse recursos y evitarse trabajar en un mundo abierto. 


Las tierras inferiores son medianamente grandes, aunque bastante lineales. Y Altárea se queda como único foco de población, cuando una de las cosas que más juego daba las anteriores entregas es la visita de aldeas, poblados, chozas perdidas, etc a modo de juego RPG al explorar el mundo. Aquí encontraremos algún personajillo que nos ayudará a superar algún punto y poco más destacable.


Además, la idea de Celéstea, aunque buena, está muy mal ejecutada, dando lugar a 5 ó 6 islotes más y sin apenas secretos.


La dificultad respecto a sus predecesores de sobremesa ha aumentado ligeramente, pero se compensa por otro lado con la mayor cantidad de corazones. Y ojo, no es un juego difícil, pero en los combates deberemos vigilar bien los golpes que nos dan, que serán en su mayoría por la imprecisión de jugar y movernos con el WiiMote en vez de con un mando tradicional.


Algunas de las mazmorras son originales en su diseño, con alguna mecánica que te hará pensar un poco (no mucho), pero son tremendamente lineales al no existir la posibilidad de perdernos por varios caminos. Por ejemplo, en una habitación con 3 puertas, por una no podremos continuar, otra estará cerrada con llave y en otra estará la llave. Así de simple, no hay acumulación de llaves ni posibilidad de adentrarnos en la mazmorra para luego tener que volver atrás.


Dividiendo el juego en tres tercios diferenciados, el primer tercio nos adentrará en la historia de forma satisfactoria, con el único pero, de que nos apetecerá ahogar a Fay para ver si así se calla de una vez, ya que nos interrumpe la aventura demasiado a menudo y nos rompe el ritmo de juego. El tercio central es lo más grave del juego, un relleno descarado en el cual mucho de los jugadores habrán dejado el juego por aburrimiento, no voy a comentar nada acerca de su mecánica pero supongo que la mayoría de los que lo han jugado están de acuerdo que Nintendo ha metido esa mecánica con calzador para que quizás no le tildasen de corto como paso en Wind Waker. El último tercio del juego es muy bueno y tiene un buen desenlace, y sólo por eso vale la pena hacer el esfuerzo de pasar el segundo tramo.


CONCLUSIÓN

 
Estamos ante un juego con un gran nivel artístico al que nos adentra satisfactoriamente al ir acompañado por una gran BSO. Aún así Nintendo ha seguido una senda muy conservadora con el juego, con una mecánica jugable lastrada por el paso del tiempo y sin apenas innovaciones. 


Cuenta una gran historia que nos toca desenmarañar a base de avanzar algunas partes aburridas, rellenadas para engordar la duración y por contra la diversión.
Tiene fallos gráficos que se achacan más a la limitación del hardware que a la falta de saber hacer de Nintendo. Esperemos que el siguiente título, ya en WiiU, sea valiente y crezca tanto en el apartado técnico como en innovación, que falta le hace a la franquicia.


Skyward Sword es un juego que gustará a los seguidores de Zelda por lo que significa en la historia de la saga pero que puede aburrir a aquellos no asiduos debido a una parte central repetitiva y aburrida.


Mi nota: 8


Un saludo! ^_^

80

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

The Legend of Zelda Skyward Sword