Imagen de perfil de Megaman 64
Análisis de The Legend of Zelda Skyward Sword
Megaman 64

Por el (¿inmenso?) cielo azuuuuul...

INTRODUCCIÓN

 

No se ha llevado palos ni nada este juego... Unos dicen que es una porquería, otros lo califican como una obra maestra, otros ni fu ni fa... Y todo debido a algo: un detalle, una cosita, algo que hizo que lo que podría haber sido un magistral juego hubiese pasado quedarse en decentillo. ¿Que de qué estoy hablando? Seguid leyendo...

 

ARGUMENTO:

 

(Joder, este apartado me va a llevar años...)

 

Hace mucho tiempo, la diosa Hylia decidió crear un poder divino que garantizase los deseos de cualquier persona; no obstante, funcionaba con cualquiera menos con los propios dioses. Y pues nada, a los demonios les molaba la idea de hacerse con este poder, conocido com la Trifuerza. Arrasaron la tierra en su busca. Para proteger este poder y a los habitantes de este mundo, la diosa Hylia decidió elevar parte de la tierra por encima de las nubes, y esconder allí la Trifuerza, donde los demonios no pudieran alcanzarla... Pasaron los años y a esa tierra que subió a los cielos se la llamó Celéstea. Básicamente, es algo así como un archipiélago de islas flotantes sobre un mar de nubes. ¿Y cómo se desplaza por ahí la peña? Pues en unos pajarracos enormes llamdados pelícaros. El caso es que la isla principal y más grande se llama Altárea, vamos, que ahí es donde está la mayoría del personal... Y resulta que en Altárea hay un montón de cosicas, como un mercado, una pequeña zona residencial... Por haber, hasta hay una escuela de caballeros... Y ahí es donde Link empieza su nuevo y épico viaje. Resulta que dentro de poco hay un torneo celeste en el que participan los alumnos de la academia, y quien no lo pase, no pasa de curso (con el vértigo que yo tengo, ni siquiera todos los dieces del mundo me salvarían jamás, oye...). ¿Y Zelda? ¿Dónde está? Pues resulta que es la hija del director, Gaépora (Ummm... Dónde he oído un nombre parecido antes...) que al parecer somos amigos de la infancia y bla, bla, bla, y no se que chorradas del valor de la amistad... Pero aquí Zelda no es una princesa... ES UNA SACERDOTISA, OJO. Bueno, lo que pasa es que quien gana el torneo se gana un paracaídas (que ilusión) hecho por la propia sacerdotisa. Asi que Link gana el torneo, ganándose su paracaídas y, de propina, un paseíto en pelícaro con Zelda. Pero en mitad del paseo, un tornado negro absorbe a Zelda y se la lleva por debajo del mar de nubes... Eso y la aparicón de un misterioso espíritu llamado Fay y una misteriosa espada dan comienzo a la nueva aventura de Link...

 

¡MAMÁ, MAMÁ, ESTOY MONTADO EN UN PÁJARO!

 

En Altárea, nuestra principal parada será el bazar, donde podemos comprarle cosas a un vendedor (que por cierto tiene cara de pervertido...), mejorar armas, comprar pociones... la novedad es que tanto las armas (el arco, el tirachinas, el escudo...) como las pocones se pueden mejorar para hacerlas MÁS OVERPOWER. Para ello necesitamos recursos y un chorro de rupias. Esta macánica es interesante, le da algo de profundidad al juego, te da esa sensación de querer mejorarlo todo a tope, cueste lo que cueste.

 

En fin, tenemos nuestro hermoso escudo, nuestras armas cargaditas al 100%, y unas ganas locas de abrir en canal a los demonios con nuestra nueva y flamante espada... PERO NOPE, todavía hay más cosas que decir de Celéstea...

 

Para desplazarnos por el mar de nubes, usamos a nuestro fiel pelícaro. Para manejarle usamos el Wii Motion Plus. Allá donde apuntamos es adonde se desplazará el pájaro. Con esto podemos ir a...

 

(...)

 

Pues no a muchos lados...

 

Y ese es el terrible fallo de Skyward Sword: es lineal, muy lineal, DEMASIADO LINEAL. El mar de nubes es apenas explorable, su extensión es realmente patética, y en las pocas islas que tiene, ¿qué hay? Muchas veces un mísero cofre, otras minijuegos... Pero es decepcionante que Celéstea no se pueda explorar más a fondo...

 

MUEBLES DEL SALÓN, ¡TEMBLAD!

 

Cuando colocamos una litografía en la efigie de la diosa que hay en Altárea, se abre un hueco en el mar de nubes que te lleva a las tierras inferiores... Si, ahora ya podemos abrir en canal a los demonios... CON WII MOTION PLUS, HELL YEAH.

 

Y es que ya no tenemos que aporrear un botón para que Link ataque. Ahora basta con pegar un buen mandoble con el mando y cargarte algún mueble del salón, ya de paso, o reventarles la cabeza a los que pasen por ahí. Si atizas hacia la izquierda, Link ataca con la espada hacia la izquierda. Si lo haces hacia arriba, el tío te imita... Para qué mentir, el Wii Motion Plus está muy bien implementado. Además, Fay, el espíritu de la espada, es el equivalente a Navi: Analiza a los enemigos, te dice sus puntos débiles...

 

El escudo se maneja con el nunchuk. Agitas el nunchuck, y Link alza el escudo. La gracia está en que ahora el escudo tiene una "barra de vida", que si se agota, el escudo se rompe, lo cual jode un poco... Peor si lo mejoras, la barra de vida crece, asi que se recomienda encarecidamente mejorar tu escudo todo lo que se pueda...

 

DE VISITA POR LAS TIERRAS INFERIORES

 

Las áreas que podemos visitar de las tierras inferiores son tres: el bosque de Farone, el volcán de Eldin y el desierto de Lanayru.

Uno podría pensar que esto aumenta de forma considerable el rango de exploración del juego... Pero NOPE. Las tierras inferiores tampoco presentan una gran extensión, y no ayudan a disimular la linealidad del juego... Más bien la incrementan. Eso sí, no puedo negar que están muy bien ambientadas...

 

Y, por último, voy a hablar de las mazmorras... Que son lo mejor del juego pero con diferencia. Es simplemente sublime: la ambientación, la estructura, la dificultad... Todo en ellas es magnífico. Es que hasta los jefes son ideales... Difíciles, sin llegar a darte ganas de lanzar el mando por la ventana (aunque hay alguno que otro que se las trae, el muy capullo).

 

ANÁLISIS DETALLADO

 

GRÁFICOS: Son una extraña pero convincente mezcla entre Twylight Princess y Wind Waker, que la verdad le sienta que ni pintado al juego. Los modelos de los personajes, tan buenos como de costumbre. Y yo no he visto bugs, pero si habéis detectado uno, os agradecería que me lo dijeseis en los comentarios.

 

DURACIÓN: La historia es muy larga. Eso, más las piezas de corazón, más las sidequests... Échale unas cuarenta y pico horas.

 

SONIDO: DAT SOUNDTRACK... La música en este juego está excelente, háganme caso. Ayuda muchísimo a mejorar la ambientación del juego. Los efectos de sonido convencen, como la "voz" de Link, los berridos que sueltan los enemigos... Convence.

 

JUGABILIDAD: El Wii Motion Plus es obligatorio para jugar, pero sin él, el juego perdería mucho, ya que es genial asestarles mandobles a los enemigos A TU ESTILO, BABY. Y el manejo del pelícaro también mola.

 

DIVERSIÓN: Si te gusta montar en pájaros prehistóricos por el no tan inmenso cielo azul y agitar el brazo hasta dislocártelo (y si tienes dinero para pagar los muebles rotos), y si eres fan de Zelda (como lo es un servidor), te gustará, sin ninguna duda.

 

EN CONCLUSIÓN:

 

Si hubiesen hecho un mundo más abierto, habrían creado un juegazo de los que te marcan, pero su excesiva linealidad no pasa desapercibida... Eso sí, sigue siendo un muy buen juego que, si tienes la Wii (o la Wii U, que es compatible con los juegos de Wii y hasta a mayor calidad), no te deberías perder.

83

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

The Legend of Zelda Skyward Sword