Imagen de perfil de Cloud_Strife
Análisis de Super Monkey Ball 3D
Cloud_Strife

Para jugar de vez en cuando, pero nada más.

Super Monkey Ball 3D fue uno de los juegos que acompañó a Nintendo 3DS en su lanzamiento, y de hecho, mejor ha sido así a no que salga más tarde con más juegos con los que competir, porque entonces no habría vendido practicamente nada (aunque no creo que haya vendido mucho por haber salido el primer día y con muy pocos juegos donde elegir, la verdad).

 

De antemano os digo eso, que el juego es corto de narices,
pues aunque a priori si os digo que tiene 70 fases divididas en 7 mundos
(10 fases por mundo) más otros dos modos de juego (de los cuales ahora
hablaré), podáis pensar que tiene que ser largo, no es así, pues los
modos extras no tienen ni siquiera algo que acabar más que el de
probarlos y punto, y el modo principal, es decir, el que todos conocemos
del mono en la bolita, aunque tenga 70 fases, son tremendamente cortas,
de hecho, tienen tiempo límite, siendo de 1 minuto por pantalla, es
decir, que se puede acabar en algo más de una hora, aunque claro, entre
que se vuelven a intentar ciertas fases y demás, no nos lo pasamos en
ese tiempo exacto, pero ya os podéis hacer más o menos una idea de lo
que os durará.

 

El modo principal y que dio fama a la saga consiste en que nuestro personaje se encuentra dentro de una bola con la que se mueve por el escenario (como esas bolas para hamster que se venden en las tiendas de animales). Nuestra misión es llegar hasta la meta de la fase inclinando todo el escenario de forma que el mono en la bola pase por los diferentes obstáculos sin caer al vacío, cosa que haremos inclinando la propia 3DS. Aunque también está la opción de controlar al personaje mediante el stick analógico, lo cual es mucho menos divertido y demasiado fácil.

 

El aspecto gráfico es muy simplón, pero bueno, ya se sabe que a los primeros juegos de cada consola
se les perdona bastante este aspecto hasta que se puede ver de lo que es
verdaderamente capaz la plataforma. Eso sí, si pensáis pasaros el modo
principal jugando de forma que el movimiento de la consola sea la que
dirija al monito en lugar de hacerlo por los controles, apagad el 3D,
porque no vais a ver un pijo como es lógico, pues con tanto cambio de
vista... Pero es normal, no es algo que se le pueda achacar, pues así es
el estilo de juego. Y de hecho, aunque juguéis con los controles
normales, quizás os moleste también un poco por eso de que todo el
escenario no para de moverse constantemente. Yo recomiendo jugarlo sin
3D y controlando el juego mediante el movimiento de la consola, que
además le da algo de dificultad, que falta le hace al juego, pues es
tremendamente sencillo.

 

Aparte del modo principal, como ya dije, hay otros dos modos de juego,
de los cuales voy a hablar ahora empezando por el de carreras. Dicho
modo de carreras es al estilo Mario Kart, y consta de pocas pistas por
las que correr, y no hay ningún modo historia ni nada parecido para
jugarlo, lo máximo es un campeonato que tras jugarlo un par de veces ya
cansa. Se pueden desbloquear nuevos personajes, pero usando las monedas
que se ganan con el Streetpass, o eso creo... quizás quedando primero en
los campeonatos... pero no lo sé, porque me aburrí de ellos antes de
cogerle el suficiente tranquillo para ganar siendo el primero xD

 

El otro modo de juego yo diría que es el peor de los dos extras del
juego. Es un modo de lucha de hasta 4 personas, con ciertas reglas que
podemos configurar. Es muy al estilo Smash Bros (¿se escribía así?), es
decir, todo muy loco, con varios niveles en el escenario. Tampoco hay
mucho más que decir sobre este modo, pues todo es igual siempre,
simplemente pelear y ganar, y ya está, sin nada más.

 

En fin, un juego que no destaca, muy por debajo de otras entregas de la saga, que gustará a los niños de la casa o a
aquellos que busquen pasar 10 minutillos entretenidos, pero no busquen
nada complejo. El modo principal es
entretenido, pero demasiado corto y sencillo, por lo que dicha diversión se esfuma antes de que nos hallamos dado cuenta. Y los otros dos modos no
son nada del otro mundo. Lo peor que veo en el juego sin duda es que no
tenga modo online... eso sí que habría hecho cambiar mi opinión sobre
él, pues competir en carreras o pelear con más gente de todo el planeta
habría tenido su gracia y alargado mucho la vida del juego, pero no lo
han implementado y no consigo entender el por qué. De todas formas, es
posible jugar en modo local con hasta 4 amigos, cosa que aún no he
probado, y seguro que así al menos unas buenas risas consigue sacar el
juego.

 

Conclusión: Super Monkey Ball tiene como ventajas que el modo
principal es entretenidillo y curiosa su forma de jugar, y tiene otros
dos modos extras con los que poder entretenerse, sobretodo si conoces a
otros tres amigos que tengan la consola. Y como inconvenientes tiene que
es corto y sencillo, y le falta tener modo online que haga que los
modos extras valgan la pena.

58

Regular

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Super Monkey Ball 3D

58

Comunidad

Plataformas: 3DS

Fecha de lanzamiento: