Imagen de perfil de duncan
Análisis de Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots
duncan

Just an old killer

En
algún lugar de Oriente Medio un Snake viejo y cansado es transportado junto a
un grupo de guerrilleros hacia una zona de guerra. Oímos su voz en off
reflexionando sobre la guerra y su mundo. Su tiempo se acaba y ya no es el que
era pero aún le queda trabajo por hacer.

Tras
este prólogo entramos en materia y tras enfrentarnos a un nuevo tipo de enemigo
sintético se nos va explicando porque estamos allí.

 

Gráficos:

En
su momento los mejores de PS3 y aún hoy siguen estando a un gran nivel.

El
acabado gráfico de los personajes está muy logrado, lo mismo que sus
movimientos.

Detalles
como granos de arena pegándose a la lente del objetivo y los movimientos de
cámara al estilo cámara en mano le dan un toque de realismo al juego.

Uno
de los elementos más llamativos del juego es en el traje de Snake, el octocamo,
que imita no solo el color de la superficie a la que nos peguemos sino también
la textura, y si la superficie en cuestión tiene algún patrón el traje también
lo imitará.

Solo
flojean un poco las texturas cercanas y la falta de iluminación dinámica, algo
disculpable teniendo en cuenta que es un juego de 2008 y que en el resto de
elementos aprueba con nota.

La
aparición de las enemigos finales (la unidad The Beauty and The Beast) está muy
conseguida ya que no se nos muestran de manera explícita en un primer momento
sino que las vamos intuyendo mientras nos enfrentamos a ellas.

Los
diseños de los enemigos artificiales es genial, especialmente los gekkos, una
mezcla entre algo orgánico y artificial.

 

Sonido:

La
banda sonora fue creada por Harry Gregson-Williams (ya había trabajado en la
segunda y tercera parte de la saga) en colaboración con otros compositores
japoneses. A lo largo del juego podemos encontrar varias pistas musicales y
escucharemos temas de otras entregas de la saga.

El
sonido ambiente está muy logrado. Me llamó la atención el sonido de los
tiroteos del primer acto del juego. El silbido y el impacto de las balas contra
las paredes y la reverberación de los disparos me pareció sobresaliente.

El
doblaje está bien, mantiene a David Hayter como Snake y el resto de personajes
cumple con su función a la perfección.

 

Jugabilidad:

Como
no podía ser de otra manera en un Metal Gear el sigilo prima sobre la acción,
algo en lo que el octocamo juega un papel fundamental.

El
diseño de los niveles está bien, nos da varios caminos y posibilidades a elegir
y en algunos casos con más de un nivel de altura.

En
esta ocasión la jugabilidad ha cambiado un poco pero mantiene su esencia al
poder sorprender enemigos por las espalda, desarmarlos, aturdirlos o matarlos.
Por supuesto seguiremos arrastrandonos por conductos, pegándonos a las esquinas
y evitando hacer ruidos.

Disponemos
del Solid Eye, un artilugio que nos indica posición de los enemigos y posee
otras características como visión nocturna o termal.

Otro
gadget es el Metal Gear Mk.II, un pequeño robot que nos permite infiltrarnos
sin ser detectados en lugares de difícil acceso y capaz de aturdir enemigos
mediante una descarga eléctrica.

El
abanico de armas es muy amplio y podemos comprar y mejorar algunas con puntos
obtenidos durante el juego.

En
algunos momentos iremos en vehículos. En una ocasión tendremos control total
sobre el vehículo, en otras dos no pilotaremos y tendremos que abatir
enemigos. 

En
varias ocasiones no encontramos en medio de conflictos entre dos bandos,
dependiendo de nuestros actos los soldados de uno de ellos (el
"bueno" o "no malo") nos ayudará.

 

Historia:

"War
has changed", está es la primera frase que oímos durante el juego y resume
perfectamente el mundo que nos encontraremos. Las empresas de armas controlan
la economía mundial y la han convertido en una economía de guerra en la que
naciones y personas solo son peones en su juego.

 

Como
en las anteriores entregas Kojima quiso que esta historia fuera algo más que un
simple juego de acción y que hablara de temas más profundos, esto nos queda
claro en el personaje de Snake, envejecido prematura e irreversiblemente y
enfrentándose a una muerte cercana y segura. Es más serio y esta más
desengañado de la vida que antes (y antes ya no era la alegría de la huerta
precisamente).

El
personaje de Otacon también se desarrolla bastante a lo largo del juego.

 

Entre
los aciertos de la historia está que es una historia trabajada en la que todos
los personajes tienen un papel y un motivo por el que están
ahí. Kojima quiso que este juego cerrara y homenajeara la saga, por ello el
argumento está totalmente ligado a las anteriores entregas del juego. Esto está
muy bien ya que le da al juego una gran profundidad, complejidad y puede llegar
a emocionar al usuario (el retorno a Shadow Moses, por ejemplo) pero es un
problema si no has jugado a las anteriores entregas, al menos desde Psx, ya que
te perderás muchas cosas. No es que sea un punto negativo del juego en si pero
es algo a tener en cuenta y un handycap para los que se inicien a la saga con
este juego.

Lo
que sí que no me ha gustado es el guión. Las reflexiones de Snake están bien
pero no hacía falta explayarse tanto sobre el horror de la guerra. Las
explicaciones de lo que está pasando en ocasiones son demasiado extensas y
algunas cosas, como ciertas escenas explicando el pasado de algunos personajes
o sus sentimientos podían haberse recortado, y otras cosas como el forzado
romance entre Otacon y Naomi podían haberse suprimido.

Todo
esto da lugar a algunas escenas que llegan a los 45 minutos de duración (no
hablemos ya del final, que supera la hora) en las que acabas pensando
"bueno, vale, me ha quedado claro, ahora calla y déjame guardar la
partida".

Pese
a esto la historia sigue teniendo una gran nota.

 

Duración:

El
juego está dividido en cinco actos muy diferentes entre si.

Puede
durar unas 20 horas pero es algo muy variable dependiendo del nivel de
dificultad y de si vas en plan sigilo absoluto o si lo combinas con acción. Es
bastante rejugable ya que está plagado de curiosidades y es lo suficientemente
largo y variado para no tener que repetir mecánicas.

 

Lo
mejor:

·
Una historia trabajada que ata cabos sueltos de la saga y es acorde con ella.

·
El diseño de los niveles y enemigos.

·
Las opciones que da para enfrentarse al juego: sigilo, sigilo/acción, estudiar
los niveles con el Mk.II,...

 

Lo
peor:

·
Las largas e inacabables cinemáticas.

·
Los que se inicien con esta saga se perderán muchas cosas, los que no hayan
jugado a la saga al completo también se perderán algo.

 

Conclusión:

No
decepciona y esta a la altura de la saga tanto en nivel técnico (es alto
incluso tras más de seis años desde su salida) como en los aspectos jugables.
La historia no decepciona aunque podría haberse resumido un poco.

Una
de las mejores aventuras de acción de esta generación.

 

Alternativas:

Mientras
esperamos Metal Gear Solid 5 la alternativa más obvia es Metal Gear Ground
Zeroes, corto pero fiel a la saga.

Hay
otros juegos que tiran de sigilo en mayor o menor medida o es opcional, como
The Last of Us, Dishonored, el último Splinter Cell, Riddick: Assault on Dark
Atena,...

 

Curiosidades:

Al
estar planteado como cierre y homenaje a la saga este juego está a petar de
curiosidades y huevos de pascua. En ciertos momentos de algunos diálogos si pulsamos
un botón cuando se nos pide vemos imágenes de anteriores entregas, en otros
 hacen referencia al cambio de disco de MGS de Psx y a Psycho Mantis y un
largo etcétera.

 

Espero
que os haya gustado, no dejéis de comentar!

92

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots