Imagen de perfil de NuklearDave
Análisis de Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca
NuklearDave

Magnífico, un j-rpg convertido en arte.

Aprovechando las rebajas de playstation store, me hecho con este juego al que ya le tenía muchas ganas. Level 5 y Studio Ghibli se unen en un proyecto donde el resultado no podría dar mejores resultados, y es que unir a una desarrolladora de talento como Level 5 con el que seguramente es el estudio más famoso de animación de japonesa (studio ghibli) sólo podía traer cosas positivas.  Historia La historia es sin duda uno de los puntos más fuertes de Ni No Kuni, el juego nos pone en la piel de un niño llamado Oliver, el cual pierde su madre en un accidente. Pero luego todo cambia cuando su peluche (Drippy) cobra vida y le dice que es un duende de otro mundo. También le explica a Oliver que hay una remota posibilidad de poder salvar a su madre si van al mundo de origen de Drippy, así que Oliver decide sumarse a la aventura.  Si bien los guiones y la narrativa son muy buenos, a mi parecer la historia de Ni No Kuni queda algo empañado por el abuso de clichés que hace. En ese sentido, yo esperaba algo más por parte de Studio Ghibli (sus películas siempre tienen historias sorprendentes) y aunque la historia cumple de sobras (sobretodo si lo comparamos con otros juegos del género) habría esperado algún final más emotivo. Pero reitero que la historia de Ni No Kuni no es para nada mala, sólo algo vista.  A lo largo del juego (el cuál tardaremos en completar por lo menos unas 50 horas) las situaciones en las que Oliver se verá envuelto son de lo más variopintas y sin duda seguiremos la trama con interés. Tan sólo decir que el ritmo del juego se hace algo lento durante las primeras horas de juego, pero en mi opinión personal es un factor que se ve claramente compensado con todo el mundo que te abren esas horas.  Gráficos y tecnología Llegamos al punto más fuerte del juego en mi opinión, su apartado gráfico. Los gráficos son tipo cell-shading, con unos escenarios y personajes muy detallados y trabajados. El apartado artístico es inmejorable sin duda alguna, en ese sentido studio ghibli ha estado a la altura de lo esperado, el juego contiene varias horas de cinemáticas (unas 5 horas creo) todas ellas impresionantes.  Lo que más me ha gustado han sido los escenarios, con ese toque rolero y artístico tan propio de level 5 (cualquiera que haya probado juegos anteriores de level 5 como por ejemplo, Dark Cloud, podrá notar ciertos parecidos)  El juego funciona a una resolución nativa de 720p y luce realmente bien, con juegos así a veces uno duda sobre si cambiar de generación. Algún bajón de fps tiene, pero no creo que sea un factor muy relevante, tecnológicamente el juego cumple, aunque el popping del mapamundi a veces se hace algo pesado y empaña la dirección artística del juego, aunque es algo mínimo.  Jugabilidad  Para mí la jugabilidad es otro punto fuerte de Ni No Kuni. El juego hace gala de una jugabilidad típica j-rpg donde los combates siguen una estela parecida a la de final fantasy XII, al fin y al cabo es una mezcla entre los típicos combates por turnos y el action-rpg. A mí en lo personal me ha encantado porque creo que es un sistema de batalla bastante elaborado con el cual tardarás bastantes horas en pillar el ritmo. Y ojo con esto, porque los jugadores que busquen un sistema de batalla sencillo no les gustará nada este sistema.  El juego tiene partes de exploración muy importantes, aunque creo que en ese sentido las mazmorras podrían haber sido mucho más complicadas, conseguir los cofres de cada mazmorra es una tarea bastante sencilla.  En resumen podemos decir que Ni No Kuni luce un sistema de batalla típico de los j-rpg el cual no es apto para todos los jugadores.  Sonido En el apartado sonoro, Ni No Kuni vuelve a dar lo mejor de sí. Con unas melodías hechas por la orquestra simfónica de tokyo, el resultado no podía ser más orgásmico dándonos una OST digna de escuchar, pocos juegos pueden presumir de estar a la altura de Ni No Kuni en ese aspecto.  Innovación  Ni No Kuni tampoco aporta demasiado al género rpg. Lo que en mi opinión ha conseguido Ni No Kuni, es mezclar un sistema de batalla jrpg con un sistema de capturas estilo pokémon. El resultado es realmente asombroso, aunque tal y como he dicho, tampoco es algo muy novedoso. Flojea un poco en el campo de innovación, pero sin duda el juego es muy original en cuanto a contenidos se refiere.  Lo mejor: Su apartado artístico, tanto a nivel visual como su banda sonora. La traducción al español, habrá llevado años traducir todo el contenido del juego.  Lo peor: Doblaje algo escaso. El ritmo del inicio del juego , que es algo lento.

95

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca

    La historia de Oliver funciona casi como una pieza musical.  Los primeros compases son movimientos suaves y ascendentes; un argumento con la “firma” del Studio Ghibli (en que se dan cita elementos muy personales, como la pérdida de un ser querido o la existencia de otro mundo dentro de éste) y un estilo visual detallado, que respeta las normas del mejor anime, nos abren la puerta a un juego de rol largo y muy profundo.   La batuta se agita entre momentos de exploración –con un mapa gigantesco, ciudades llenas de vida y mazmorras- y combates, que se desarrollan con un sistema híbrido entre turnos y tiempo real (nosotros ejecutamos los

    Hobby

    92

    Excelente

    Lo mejor

    El diseño artístico y musical, a la altura de las mejores películas de Ghibli.

    Lo peor

    El ritmo es un poco lento, y no arranca hasta que llevamos 6 ó 7 horas de juego. No está doblado.

Más análisis de usuarios