Imagen de perfil de Tercio2002
Análisis de Europa Universalis IV
Tercio2002

El mundo es tu lienzo

 

Paradox siempre fue una desarrolladora para un grupo de jugadores "niché". Sus juegos sólo eran conocidos por fanáticos de la Historia y estrategas de pro, aquellos que añoran los años 90 de los juegos de PC cuando te traían un manual de 100 páginas. Por eso Paradox ha comenzado a publicitarse de una manera como lo hizo Bethesda con la saga The Elder Scrolls (de la cual a nadie le importaba hasta que llegó Skyrim gracias a su publicidad masiva.) ya que su último éxito, Crusader Kings II, ha atraído a nuevos fans para la compañía que ahora comienzan a disfrutar de sus juegos.

 

Ahora con el lanzamiento de Europa Universalis IV, muchos jugadores nuevos empiezan a probar esta saga por primera vez. Como veterano de la saga desde el primer EU, es un placer escribir sobre una de mis sagas favoritas en la estrategia de PC.

 

 

No es un Age of Empires ni un Total War

 

EU siempre tuvo su subgénero dentro de la estrategia denominado "Gran Estrategia". Son juegos no aptos para gente con poca paciencia o que quiera echar una partida de 30 minutos. En Europa Universalis IV puedes manejar cualquier nación del mundo (cuando digo cualquier nación, es que puedes jugar con TODAS) entre los años 1444 (hacia el final de la Guerra de los 100 Años) y 1820 (caída de Napoleón) y dirigir su destino en cualquier época de esa franja. Podemos emular la Historia de verdad cogiendo al Reino de Castilla, unificando España, reconquistando Granada y luego colonizar las Américas. O al revés, coger el Reino de Granada y echar de la península a todos los reinos católicos. Escoger un Daimyo japonés y librar la Sengoku Jidai para apoderarnos de Japón, manejar a los Aztecas y prepararnos para la llegada de las potencias europeas, hacer que Estados Unidos nunca aparezca, recuperar la vieja gloria de los mongoles y aterrorizar Europa, etc... Las posibilidades son infinitas.

 

Paradox siempre ha definido Europa Universalis como un gran sandbox. No hay objetivos en el juego, únicamente los que te establezcas tú.

 

No apto para gente sin paciencia

 

Los juegos de Paradox siempre han tenido curvas de aprendizaje bastante grandes. EU IV no es una excepción. El manejo de un país no es tan fácil y "arcade" como en un Total War. Manejamos TODO: la economía, la inflación, la cultura de cada provincia, la religión, los impuestos, el armamento, la tecnología, nuestros consejeros, qué tipo de gobierno queremos, las peticiones de nuestra gente... Hay mucho que manejar y tener presente. Y todo esto a tiempo real. Podemos eso sí, pausar el juego para trabajar tranquilamente nuestras opciones o aumentar/disminuir la velocidad del juego. Mucha gente que se inicia se encuentra bastante perdida ya que hay tantas opciones y cosas que hacer que es muy abrumador. No es de extrañar, es lo más parecido a manejar una nación de la época en la vida real.

 

El destino está en tus manos.

 

Entre las opciones de juego que se nos dan tenemos para reformar el gobierno (Cambiarlo de monarquía a república por ejemplo.) pero con distintos matices. Monarquías hay muchas y eso lo refleja muy bien el juego: Monarquía absoluta, déspota, constitucional... al igual que las repúblicas que pueden ser oligárquicas, plutocracias, etc cada uno con sus pros y contras. También tendremos que buscar la unificación cultural y religiosa de nuestro país. Si los ciudadanos de una provincia son de cultura catalana y no se sienten a gusto con nosotros (siendo España) pues lo más probable es que busquen la independencia tanto por medios militares como diplomáticos. Aquí es donde se encuentra la libertad de juego, ¿se lo permitiremos o los aplastaremos como hormigas? O quizás decidamos de convertirlos poco a poco a la cultura castellana para prevenir dichos hechos. Lo mejor del juego es que cuando guardes la partida y la vayas a cargar otra vez, se te permite escoger otro país si quieres. Así, si estabas jugando como España y se rebela Galicia y se independizan, puedes guardar y cargar la partida pero ahora siendo Galicia. Eso mismo hice por cachondeo y luego resulta que Galicia tenía colonias en Norte Amércia, África e incluso Japón! La atención al detalle es amplísimo ya que todas las culturas del mundo tienen su representación en el juego. Gracias a esto, las historias que se pueden formar en el juego son infinitas. Hay muchos jugadores que hacen "Role Play" con su mundo y cambian drásticamente como evoluciona su país.

 

Recalcar que en este juego no puedes declarar la guerra a otro país sin un casus belli (motivo para la guerra) no como en muchos otros juegos. Necesitas fabricar un motivo convincente para tu pueblo y las demás naciones para atacar otro país (territorio que históricamente fue mío, eres de una religión distinta, estás saboteando mi comercio, etc...). Aunque sí puedes declarar la guerra sin ningún tipo de razón, las penalizaciones son grandes. Pierdes estabilidad en tu nación al ver que tus gentes no tienen confianza en lo que haces y pierdes fiabilidad política y diplomática factores muy importantes para sobrevivir y seguir teniendo amigos. Además que los combates no son como en Total War. Al ser un gran simulador, las batallas tardan días o incluso meses dependiendo en la fuerza que se traiga al campo de batalla y entonces no las manejas tú. El ordenador simula todas las variables posibles (cruces de río, habilidad de tus oficiales,  maniobras, potencia de fuego, moral...). Si has entrenado bien a tu ejército y están a la par tecnológicamente del enemigo entonces tienes muchas posibilidades de ganarlas.

 

También se dan el caso de formaciones de países impensables. Si escoges a los Bizantinos y logras sobrevivir a los otomanos y luego te dedicas a reconquistar los territorios del antiguo Imperio Romano, el juego te da la decisión de revivirla. Estarías jugando con el Imperio Romano hasta el 1820! (modernizada, obviamente, pero un caso muy curioso)

 

Un Google Maps vivo

 

En cuanto a los extras, el apartado gráfico ha mejorado muchísimo desde EU III. El motor Clausewitz que se usó para Crusader Kings II luce genial aportando un mundo vivo. Todo el terreno es 3D recreando perfectamente las montañas de cada región. Además que se puede ver en todo su esplendor los cambios de estación como el invierno y verano (Un consejo, nunca ataques Rusia en invierno como bien demostró la Historia!) y el agua luce muy bonita. Te da ganas de tirarte a pegarte un chapuzón en el mediterráneo! Y la banda sonora es completamente orquestrada con muy buenos temas separados para cuando tu nación está en guerra o paz.

 

Sólo rascando la superficie

 

Hay mucho que contar de Europa Universalis IV pero lo único que puedo hacer en un análisis es rascar la superficie. Es un juego para descubrir cada uno por su cuenta ya que la jugabilidad es infinita y hay tanto que hacer! Ojalá muchos otros juegos tuvieran tanta profundidad como EU. Es todo un homenaje para aquellos fanáticos de la Historia y una alternativa para todos aquellos que se han cansado de jugar a Civilization o Total War y quieren algo más profundo y completo.

 

Tráiler como Imperio de Suecia: http://youtu.be/KWAP0RNFOmc

 

Gráficos 6

Sonido 8

Jugabilidad 10

Duración 9

 

Total 90

90

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Europa Universalis IV

Thumbnail

90

Comunidad

Plataformas: PC

Fecha de lanzamiento: