Imagen de perfil de Roy-san
Análisis de Just Cause 2
Roy-san

Paraìso tropical.... o lo que quede de èl.

Como estudiante de pedagogìa en historia, cargo con un horrendo estigma: La mitad de la gente en mi carrera se creen revolucionarios en plan Che Guevara. Es algo comùn en un paìs como el mìo, donde por rollos polìticos es casi normal que muchos jòvenes se hagan comunistas sin tener ni la menor idea de quièn coño es Carl Marx. Sòlo sueñan con una revoluciòn como cuba sin dimensionar còmo ni porquè la hacen (¿Serà por esa hipocresìa que soy apolìtico?). Pero en ese cima de revoluciòn y todo, reviso los pocos juegos que pude traerme a la universidad. La mayorìa son Sandbox, porque me gustan los mundos abiertos para explorar y hacer el cabra de vez en cuando. Y de pronto me veo jugando a un sandbox ambientado en una revoluciòn: Just Cause 2.

 

En la primera entrega de la saga, el agente Rico Rodrìguez liberò la repùblica latnoamericana de San Esperito por òrdenes de la CIA, por no decir que fue otra descarada intervenciòn yankee en un paìs centroamericano ò del caribe. Ahora, con la excusa de agarrar a un ex agente de la CIA, El agente conocido como el escorpiòn debe intervenir en un paìs que no le ha pedido y derrocar al dicatdor Panay hijo, en el archipièlago de Panau, ubicado en algùn lugar del sudeste asìatico. Para ello contamos con una mecànica de juego tìpica de los sandbox, màs algùn elemento propio de la saga.

 

Al igual que muchos paìses del sudeste asiàtico, Panau es como un paraìso tropical cuando no hay terremotos: Veràs desiertos, selvas, playas, ciudades, bases militares, cumbres nevadas... una delicia perderse en el paisaje solo para ver la naturaleza de Panau, y sale màs barato y seguro que tomar un Air Madrid. Para recorrerlo hay una variada gama de vehìculos que van desde los coches màs cutres hasta jets de combate. Aunque es una pena que con èstos ùltimos sea imposible aterrizar decentemente. 

 

La jugabilidad es una pasada. Aunque la historia principal es cortìsima (unas 7 misiones de la CIA) complatarla te llevarà tiempo, ya que aunque Rico cuente con un arsenal variado, obviamente no se puede liberar solo un paìs entero, donde el ejèrcito es tu mayor baza, pero afortunadamente hay 3 facciones que se disputan la libertad del archipièlago. Y es para conseguirte la ayuda de ellos que deberàs hacer guerrilla tal como les gustarìa a mis compañeros de carrera: Conquistar ciudades, tomar fortalezas, destruir depòsitos y arsenales enemigos... todo aderezado con un toque de destrucciòn que de gusto ver y que da mucho juego si quieres desatar el caos. Pero que obviamente, a la larga no varìa y se hace repetitivo para el que busca un argumento màs de peso.

 

La factura tècnica es buena, los efectos sonoros y gràficos cumplen sin ser espectaculares y con defectos propios de muchos sandbox: Popping, clipping, etc. Sin embargo, es perdonable considerando que fue de los primeros sandbox de esta generaciòn y que su punto fuerte, al igual que en saint's row, es ofrecer diversiòn fàcil, destructiva y alocada. El control tambièn es bueno, aunque no tanto en aviones,

 

Y claro, estàn los elementos que dan identidad a esta saga: El gancho y el paracaìdas ¿Creìas que solo batman jugueteaba con ganchitos? Rico tambièn puede agarrarse de cualquier cosa y lanzarla lejos, o juntar un soldado con un depòsito de combustible y hacerlo estallar, o avanzar entre los tejados con un complejo de tarzan o de spiderman que supongo serà porque gran parte de panau es selva. incluso puedes engancharte a un vehìculo aèreo, elevarte y luego hacer paracaidismo disfrutando del hermoso paisaje.

 

Pero el problema de Just Cause 2 radica en que flaquea en algunos puntos clave de un sandbox: El arsenal es variado, pero puedes llevar un reducido nùmero de armas, lo que hace imposible tener al mismo tiempo un lanzacohetes y un rifle de asalto, por ejemplo. El escenario es inmenso, pero hay veces en las que puedes quedar tirado en medio de la nada (Gracias a dios el mercado negro puede llevarnos si lo llamamos) sin nada que hacer, las ciudades estàn muy vacìas y son muy similares. Para avanzar algo la trama tienes que hacer demasiados logros secundarios, y repetir la mecànica a veces aburre.

 

Aùn asì, Just Cause 2 es un buen juego. No es tan rico en detalles como Gta, pero si tiene sus curiosidades, su espìritu, su forma de ser, Por eso, me quedo con estos puntos:

 

LO BUENO: Just Cause 2 es un sandbox inmenso, variado y enfocado a la acciòn y destrucciòn màs que a una historia compleja, lo cual le siente bien. Panau es un ambiente maravilloso de recorrer, con una gran gama de paisajes.

 

LO MALO: Si quieres una historia con màs peso y argumento, no encontraràs mucho acà. Tècniamente tiene detalles mejorables. El arsenal se reduce a muy pocos elementos. La mecànica repetitiva puede llegar a cansar.

 

LO FEO: Que una ambientaciòn tan magnìfica como es Panau no sea tan bien explotada. El juego tiene sus curiosidades, pero podìan haber hecho màs detalles que mostrarar ese universo como algo vivo.

 

ALTERNATIVAS: Lo màs obvio es Red Deas Redemption, que tambièn tiene un gran mapeado y que le supera en argumento y posiblidades jugables. Gta IV tambièn es una gran opciòn. Saint's Row the third y Red faction: guerrilla son buenas combinaciones de sandbox+locuras y destrucciòn. Si te mola el ambiente de tiros tròpicales, echale un ojo a Far cry 3.

87

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios