Imagen de perfil de israflamenco
Análisis de Lost Planet 3
israflamenco

Película de Día Lluvioso

Señor Jim Peyton,
preséntese en la sala de Informes de la planta dos, por favor.

 

Con las sabanas aun
pegadas (literalmente, pues el frio de E.D.N III era, aunque suene paradójico,
infernal) Peyton se dirigió hacia la sala de informes, donde seguramente le
esperaba alguna peligrosa misión llena de aventuras y desafíos sin igual.

 

<<Señor, Jim
Peyton a sus órdenes. ¿Qué tiene para mí?

 

<<Una misión
de alto riesgo, Peyton. Se trata del sector Alfa. Ha habido contratiempos.
>>

 

A Peyton se le
iluminaron los ojos. Después de tres años en aquel planeta alejado de la mano
de Dios por fin podría cumplir una misión en condiciones. El sector Alfa era
famoso por sus peligros. ¿Le mandarían a exterminar un Akrid gigante? ¿Habría
una tormenta de tipo “Emperador” y tendría que meterse dentro, recopilando
datos? Estaba deseando conocer su destino…

 

<<Dígame,
señor. Estoy para servir>>

 

<<Verá, ha
habido un corte de luz en el laboratorio del Doctor Kovac>>

 

<<Entiendo, y
me manda para descubrir que ha pasado y eliminar a los Akrid de la zona>>

 

<<No, en
realidad…>>

 

<<Entonces es
que Kovac llevaba a cabo una importante investigación y debo recopilar los
datos de su Disco Duro para saber que ha averiguado. ¡Una posible vacuna
contra…!>>

 

<<No, Peyton,
veras…>>

 

<<Ya está. Kovac
es un traidor y se ha atrincherado en su laboratorio, y me manda para
eliminarle a él y sus secuaces…>>

 

<<Que no,
Jim, que no. Solo queremos que vayas y enciendas los fusibles. Al parecer ha
habido una subida de tensión y se han roto un par de ordenadores. Tu solo ve
para allá, sube el contador y regresa. Llévate metralletas y escopetas, si
quieres…>>

 

<< ¿Para
pulsar el botón de la luz?>>

<<Exacto.
Apasionante, ¿verdad? Ten cuidado, Peyton…>>

 

<<Todo….
¿para pulsar un botón?>>

 

Una vez más, una
aburrida misión. Ni grandes aventuras ni desafíos. Reparar un fusible.
Tremendamente divertido. Así era su vida en E.D.N. III…. Y para colmo se estaba
resfriando…

 

En ocasiones hay juegos
que no terminan de llenarnos del todo. No sabe uno muy bien por qué, todos
tenemos alguna vez una experiencia con un juego que nos pone en una
encrucijada, que nos resulta hasta difícil de explicar. Tras acabar Lost
Planet 3
yo me encontré con ese problema. Me dije… ¿es un mal juego?
Ni mucho menos.  De ser un mal juego no
me lo habría acabado. No puedes comerte un bocata y luego decir que la Mayonesa
estaba caducada. No, si lo has acabado tan mal no estaría. Pues aquí pasa lo
mismo. El hecho de haberme invitado llegar al final demuestra que no es un
juego horroroso y horripilante (aunque me terminé Metal Gear Rising…bueno, esa
es otra historia), pero tampoco puedo decir que sea una experiencia completa.
Mezcla con demasiada frecuencia las luces y las sombras. Lo mismo pasas media
hora entretenido, incluso algo tenso, que luego estás dos horas preguntándote
por qué te pillaste el juego… Es complicado de explicar, pero yo voy a
intentarlo en esta review. Porque Lost Planet 3 es como esa película de
comedia romántica que te echan en la tele un día lluvioso de Noviembre.
¿Te
vas a morir si la ves? No. ¿Va a pasar a formar parte de vida, cual El
Padrino, y la verás todos los años? Tampoco. Te tumbas, la ves y la
olvidas. Pues eso me pasó con las “aventuras” de Jim Peyton. Así que si te
apetece conocer más detalles, lee esta review. Quizás mi review también sea
como esa película de día lluvioso, y no pase a la historia. Pero al menos
espero que sirva para trasladarte a ti, lector, una opinión más de las que
circulan por ahí. En fin, súbete al Meca, soldado. Que empezamos

 

 

 

 

TODO MUY FRIO

 

En este juego todo es tan frio como el
planeta donde se desarrolla. Venimos de una anterior entrega desastrosa en casi
todos los aspectos (aún me duele ver su pantalla dividida), por lo que ahora
han decidido fijarse en otra saga que no se “pierde” tanto y tomar varios
apuntes. Ya con esto la cosa empezó mal, la verdad. Nada más empezar el juego
nos encontramos con que Lost Planet 3 intenta parecerse demasiado a Dead
Space
. No hablo solo del detalle de que el protagonista sea “mecánico”
(Isaac era minero espacial, pero acabó convalidando todos los créditos por
mecánico). Ni tan siquiera de la gestión del menú (que aparece en pantalla cual
holograma). Es que intenta ser Dead Space desde el inicio, de una forma tan
descarada que parece un imitador barato, pues el inicio del juego es casi
calcado a Dead Space 3. Y claro, ese es el principal problema de este juego,
que tiene una crisis de identidad importante. Quiere parecerse, pero siendo
independiente, y esto genera un síndrome de “quien mucho abarca poco aprieta”.

 

Porque una cosa hay que tener clara: No
es un Survival Horror
ni se le acerca si quiera. Pese a que el juego genera
tensión en algunos momentos, la acción predomina sobre todas las cosas. Y por
muchos enemigos que aparezcan en pantalla, cantidad no es igual a terror. En
Lost Planet 3 no. ¿Por qué? Por el soso diseño de los Akrid. Los
enemigos comunes no es que no den miedo, es que no generan ninguna reacción en
nosotros. Simples, tanto en diseño como en actividad, lo que provoca la táctica
del barrendero: Tú pilla tu metralleta y ve barriendo la pantalla de
izquierda  a derecha hasta que no quede
nadie. Muchos hablan de que los Akrids gigantes son de lo mejor del juego.
No digo yo que no, al menos su tamaño impone. Pero tiene gracia la primera vez
que los ves, la segunda y si eres una persona muy bonachona, hasta al tercer
encuentro sueltas un “coño, un Akrid Gigante”. Pero cuando ya llevas 4
enfrentamientos te cansas y te das cuenta de que las mecánicas de combate son
repetitivas. “Buscas en punto débil, esquivas y disparas”. Mira, ahí si tenemos
una cosa en la que es mejor que Dead Space: El sistema de esquivar.
Simple y efectivo, a la par que esencial en los combates. Todo lo contrario que
el de cobertura. Pegarse a una pared es una quimera (un saludo desde
aquí a los Quimera, ¡resistir!) inútil. Hay enemigos que disparan bolitas de
fuego, y se supone que debes cubrirte en paredes o cajas dispersas por el
escenario. Pues funciona un par de veces, porque como se junten los 3 tipos de
Akrid (porque básicamente son 3, plantitas, escupe fuegos y mosquitos. Alarde
de originalidad donde los haya) estas en un lio. Los enemigos suelen tener
ataques de ansiedad por combatir
y se saltan las reglas de “atacamos en grupos,
amigos”, lo que hace que tu estés en tu cobertura tan tranquilo disparando a lo
lejos a un Akrid que dispara… ¡y ves cómo se avecina un de los tipo planta
(perdonad la descripción, pero es que el diseño es taaaaan soso y malo que
resulta más fácil adjudicarle esos nombres) sin pensar en su vida y golpeándote
pese a la cobertura. Un auténtico desastre de IA, por desgracia.

 

Y claro, he dicho que no es un Survival,
pero no solo por detalles como ese. Es que además todo está tan enfocado a la
acción que es imposible quedarse sin munición. La pistola para empezar
tiene munición infinita (mala cosa)  y
las demás armas (que son las reglamentarias de todo juego, sin sorpresas)
tienen cargadores tamaño “cabeza Fernando Alonso”. Y si por una de estas te
quedas sin balas, recargas en tu Meca (que ahora hablo de él). Nada grave. Lo
que si podríamos decir que es grave es el combate cuerpo a cuerpo.
No
entiendo por qué te compras un cuchillo de combate y solo se te ocurre usarlo
cuando se te pega algún Akrid al cuerpo (y al que quitas con QTE que resultan
hasta pesados y previsibles). El combate cuerpo a cuerpo se basa en un culatazo
con el arma y ea, a volar. Nada de poder usar el cuchillo que se supone que es
DE COMBATE. De risa.

 

Por terminar con el apartado “Frio hasta
en Verano” de este juego, hablo de argumento. Para empezar estamos ante
una precuela, pero de eso no te acuerdas en las 15 horas que dura la campaña. Más
que nada porque el juego es una retahíla de misiones mensajeras o reparadoras.
Te pasas 6-7 horas esperando que tu tarea sea salvar el planeta, salvar a
alguien, que el destino del Universo dependa de ti… Pero nada de eso. Tus
misiones son tan apasionantes como “Repara el tubo que se ha soltado de no sé
dónde”. “Busca a la Doctora y que te de un no sé qué y tráelo”. Repara la energía
en no sé qué sitio…” Y así constantemente. 
Hay un giro de guion hacia el final que hace que te tires de los pelos y
maldigas las 8 horas que llevas invertidas haciendo esas misiones estúpidas.

   Y claro, podrías pensar que las misiones
secundarias
aportan un aire fresco al asunto. Aquí es donde digo  que Lost Planet 3 intenta ser muchas cosas y
todas las acaba haciendo mal. Porque quiere añadir variedad con las tareas
secundarias, y lo que añade es ABURRIMIENTO. Porque es que son lo mismo.
“Mata a 15 Akrids para recopilar sus datos”. Siguiente misión…”Mira,
es que los 15 anteriores no eran lo suficientemente puros. Mata a 25 más de
esta zona en concreto”. O te mandan a buscar una pieza. O  a extraer energía térmica mientras proteges al
meca de la invasión de cientos de enemigos. Todo muy muy muy muy repetitivo y
aburrido. De hecho yo pasé de las últimas. Y además hay que decir que el “mapa”
se divide en pequeñas zonas que hay que atravesar cada vez para llegar al destino.
Hay viaje rápido. Pero entre lo que lías mirando cómo se llama la zona donde
debes ir y te aclaras, más te vale ir andando con el Meca. Y todo pese a los ETERNOS
TIEMPOS DE CARGA.

 

 

MECA-GO EN TO LO QUE SE MENEA

 

El meca es de lo mejor del juego. O eso
dicen. A mí ni me gusta ni me disgusta. Te mueves más rápido con él por
el escenario, vale. Te da mucha munición (mal). Los combates con los Akrids
gigantes subidos en el Meca molan. Sí, es cierto. Poco a poco vas añadiéndole mejoras
(combos…o combo, porque solo es uno) y los combates están bien, pero a veces te
trae más cuenta bajarte y disparar constantemente al punto débil, Más que nada porque
el sistema para cubrirse con el Meca es cuanto menos complicado.
Y tener
que bloquear en el momento justo un par de veces para poder coger al Akrid y
golpearle dos o tres veces es más complicado que bajarte, esquivar y liarte a
escopetazos. Me hace gracia el detalle de que puedas poner música subido al
Meca, porque rompe todos los esquemas de “tensión” que pretende (o creo que
pretende, vaya) introducir el juego. Por desgracia, el Meca no tiene armas de
fuego. Según los trabajadores de E.D.N III porque ellos son mineros y
trabajadores, no soldados. Sin embargo bien que van armados con metralletas y
te mejoran escopetas con balas que rebotan. Todo tiene mucho sentido.

 

Tanto sentido como el uso que se le da
a la energía que recolectamos de los enemigos.
Podemos
invertirla en mejoras o en comprar armas. Las mejoras son casi anecdóticas:
ampliación de cargador o balas especiales. Poco más. Nada que ver con el panel
de Dead Space 3. Aunque es injusto compararlos, claro. Esto hace que las
misiones que consisten en extraer la energía resultan casi inútiles, porque en
4-5 horas ya hemos mejorado casi todo y no tiene sentido alguno seguir haciendo
esas misiones. Ni tan siquiera explorar los escenarios, pese a que esconden
los típicos archivos de audio y textuales
. Tan típicos que tampoco aportan
nada a la ya de por sí sosa historia. Una pena, porque al empezar crees que va
a apuntar más alto.

 

Pero vamos a ver, también me estoy
pasando ¿no? He dicho que no es buen juego, pero tampoco es malo. La
duración es bastante considerable
(a mí, 15 horas)  y gráficamente cumple, a pesar de los
diseños de los enemigos o los escenarios repetitivos., Y es que los efectos de
luces (una pena que la “linterna” la encendamos solo dos veces, porque esos
momentos son los mejores) son bastante buenos y los personajes “humanos” si
están bastante bien (mención especial para Peyton, un Ezio perdido en la nieve).
Además, está doblado al español y la banda sonora…oye, pues apenas hay banda
sonora
. Quitando la emisora del Meca, solo tenemos dos o tres temas, aunque
son bastante tensos y activos.

 

 

Puede que al decir tantas cosas malas del
juego de la impresión de que es horroroso. Y no es así. Es solo que las cosas
buenas que tiene se daban por hechas: Momentos tensos muy muy dispersos, una
acción constante que no aburre (pero que tampoco apasiona), una “unión” con el
personaje principal que te invita a seguir para ayudarle (porque el pobre da un
poco de pena y te acabas compadeciendo, claro)…No sé, es que es difícil de
explicar por qué a pesar de tantas cosas malas que he dicho el juego se lleva
un 6.5, que eso lo saco yo en un examen y me tiro dos semanas de fiesta. Quizás
es porque, como esa película de la que hablaba en la introducción, el juego no
resulta tedioso de digerir. Te disgustan sus defectos, pero todo va pasando sin
que te plantees dejar de jugar. Monotonía en sus misiones, es cierto, pero pasan
de forma tan amena y salpicadas de momentos tensos que sigues para ver si pasa
algo más. Por eso te tumbas en el sofá, juegas y consumes. No vas a recordar
Lost Planet 3 como la mejor experiencia del año. Pero tampoco va a ser la peor.
Simplemente te entretiene, como esa superproducción veraniega donde lo más
importante es ver explosiones y no contenido. Así que si buscas entretenimiento,
pasar un rato (largo, porque el juego es largo) y jugar sin excesivas
complicaciones, quizás Lost Planet 3 te guste. Pero hay bastantes opciones
mejores en el mercado. La primera entrega, por ejemplo. O la saga Dead Space.
Espero que si la saga continúa en la siguiente generación Capcom sepa bien qué
hacer con ella. Porque es una pena que con tanto potencial se acaben haciendo
juegos mediocres.

65

Aceptable

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Lost Planet 3

    Aun nos seguimos preguntando las razones que llevaron a Capcom para confiar el destino de su franquicia Lost Planet en las manos de Spark Unlimited. Aquí podéis ver la entrevista que les hicimos.Si, los mismos que perpetraron dos de los juegos más flojos de esta generación de consolas: Legendary y Turning Point: Fall of Liberty. Afortunadamente, Lost Planet 3 está muy por encima de ambos títulos, aunque no llegue a alcanzar la brillantez de la primera entrega. Escarmentados tras el fallido Lost Planet 2 (y su valiente mecánica cooperativa, saboteada por la pobre IA de los aliados), Capcom no ha querido jugársela y en esta ocasión ha querido centrar todo el peso de

    Hobby

    83

    Muy bueno

    Lo mejor

    Las peleas contra akrids gigantes, a bordo del meca Gertie. La estupenda BSO.

    Lo peor

    Las cargas al viajar de un punto a otro del planeta. Le falta un hervor en gráficos.

Más análisis de usuarios

Lost Planet 3

83

Hobby

65

Comunidad

Plataformas: Xbox 360 , PS3 , PC

Fecha de lanzamiento: