Imagen de perfil de Mumi
Análisis de Dungeon Siege III
Mumi

Pre cocinado de rol

Más de una década después
de que saliese su predecesor, Dungeon Siege 3 pretende revivir la saga en las
consolas de nueva generación.  Aún que es
la primera vez que un juego de la saga sale en consolas, los de Obsidian no han
tenido ningún problema a la hora de adaptar un juego de rol al pad de las
consolas.

 

Y qué ingredientes tiene
la aventura?


Para empezar, añadimos en
un DVD gran cantidad de fantasía, con toques de humor y un argumento (porqué no
decirlo…) típico en estas aventuras, donde un grupo de héroes tiene que salvar
el imperio, ganándose el respeto y confianza del pueblo, de las garras del mal.  No quedará una aventura con mal sabor, pero
es un plato nos puede parecer repetitivo e insulso a las pocas horas.

 

Para dar un toque más
dulce a la aventura, añadiremos un ambiente muy colorido, con un mapeado grande
y variado por zonas, donde tanto enemigos como objetos serán diferentes. Pero
no todo el condimento es de alta calidad: tanto el poping como la caída de
frames están muy presentes en todo el juego, sobretodo cuando el número de
enemigos y/o objetos en el mapa son elevados. Pero para que este apartado no
parezca que está caducado, contaremos con una destrucción del escenario bastante
presente en todas las zonas, para poder encontrar, sobretodo, monedas, vida o
mana, o algún objeto.

 

La modalidad de juego,
claramente un plato precocinado, dejará fríos y con hambre a la gran mayoría de
gente que lo pruebe. Des del inicio de la aventura, donde tendremos que elegir
a nuestro héroe, se nos enseña grosso modo como se hace para jugar: botón de
atacar, de defender, desplazarse y atacar con magia… no hay mucho más. Control
simple y al alcance de todo el mundo.

 

Para que nuestro héroe
gane sabor a lo largo de la aventura, este obtendrá puntos de experiencia completando
misiones (tanto secundarias como primarias) o machacando y triturando a
enemigos. Y para incrementar su poderío, podremos añadir puntos a un apartado
específico, como fuerza, defensa, ataque mágico… y puntos en sus ataques específicos,
para que, por ejemplo, nuestro mago haga más daño atacando con su bola de
fuego.

 

Y para decorarlo,
podremos cambiar sus equipos(cascos, armaduras, botas, arma…), aún que solo el
arma cambiará y no veremos cambio en el aspecto de nuestro guerrero, estas
equipaciones serán muy necesarias para sobrevivir a la aventura.

 

Ya seamos la clase que
seamos(magos, guerreros, cazadora o invocadora) todos con las típicas
habilidades presentes en todos los juegos de esta modalidad,  estaremos acompañados por un bot a lo largo
de la aventura para poder hacer frente al gran numero de enemigos que nos
intentará echar el diente.

Como suele suceder, la IA
de este bot es muy insulsa, por lo que podremos contar con la compañía de un
amigo para hacer frente al mal, en una misma consola, o de hasta 3 amigos
online, cosa que da mucho más sabor al juego, haciéndolo más atractivo y
apetecible.

 

Estamos frente a un plato
hondo: si tenemos poca hambre con poca cosa quedaremos llenos, pero si nos
dedicamos a hacer misiones secundarias, un poco de farmeo para conseguir dinero
y experiencia, y buscando los rincones y rinconcitos de los mapas para
encontrar algún que otro secreto que nos explicará más de la aventura, tenemos
un juego largo, comestible y muy fácil de digerir.

En todo momento a la hora
de hacer tales misiones tendremos un mapa para orientarnos y un guía por si nos
perdemos y no encontramos el camino. Este guía nos señalará por donde debemos
movernos, pero no siempre se le puede hacer mucho caso, ya que en alguna
ocasión te manda por el camino más largo…

 

Para terminar, a la IA
enemiga le faltan unas horas de horneado. Baja, e insulsa, se quedará la
mayoría de veces quieta atacando y para que la ataquemos, no dará mucha emoción
a los combates.

 

Por otro parte, la IA de
los jefes finales se ve incrementada de manera abismal, cosa que hará que en
algún momento nos quedemos encallados y que necesitemos ayuda de algún
compañero para hacer frente al enemigo, que parece adivinar nuestras acciones y
se antepone a todos nuestros ataques moviéndose arriba y abajo sin parar, defendiéndose
y atacando a la vez, e invocando a enemigos que nos harán la zancadilla cada
vez que puedan.

 

En resumen, si mezclamos
gráficos decentes y coloridos, con un toque de rol, un par de cucharadas de
historia y argumentos de la sección de congelados, una diversión en embasado
industrial, variable si jugamos solos o acompañados, lo espolvoreamos todo con
una duración elevada y como guinda le ponemos un variado y amplio mapa, con toneladas
de enemigos, obtendremos un juego que a más de uno le parecerá un precocinado o
un precalentado de otros juegos, demasiado similar a este, como Dark Kingdom o
Sacred 2.

 

Notas:

Gráficos: 75

Audio: 80

Diversión: 80

Duración: 85

 

Media: 80

80

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Dungeon Siege III