Imagen de perfil de Chustri
Análisis de Animal Crossing Amiibo Festival
Chustri

Un pueblo es, un pueblo es... aburrido.

Básicamente, Amiibo Festival es un juego de tablero para jugar en la televisión. El tablero es un pueblo que podría aparecer en cualquier Animal Crossing y las fichas son los personajes principales de la saga (representados por diferentes figuras amiibo) o una serie de aldeanos y aldeanas predefinidos. En lo técnico, el juego cumple más que se sobra. Gráficamente es más de lo mismo que hemos visto en otros juegos de Animal Crossing, pero en HD (de hecho, pienso en una entrega "tradicional" de Animal Crossing con este apartado técnico y...). Lo mismo ocurre con la música y los sonidos, que son los típicos de cualquier otra entrega de la saga. También es buena la integración de las figuras amiibo que se usan para tirar los dados y que, además, pueden subir de nivel dependiendo de como acabe la partida (esta información se puede guardar en el propio amiibo). El problema viene a la hora de jugar.

Las partidas se basan en usar las figuras amiibo para lanzar un dado y mover las casillas correspondientes para conseguir felicipuntos y bayas... y ya está. Y ese es el principal problema (a la par que enorme) de Amiibo Festival, que la interacción del jugador con la partida es mínima. De vez en cuando hay que elegir el camino que queremos seguir o elegir cartas en algunos de los escasos eventos que el juego presenta.

Al contrario que los Mario Party (aunque no en las últimas entregas), el juego no tiene un minijuego que invite a coger los mandos y hacer que los jugadores luchen por un premio cuando todos han tirado los dados durante un turno, y esto hace que el juego sea terriblemente aburrido, incluso jugando en compañía (jugando sólo es de las cosas más tediosas que se pueden jugar) ya que, como he dicho, el papel del jugador es tirar el dado y leer si gana o pierde bayas o felicipuntos. Minijuegos basados en las ideas de lo visto en otras entregas de Animal Crossing, es decir, minijuegos basados en la pesca, la caza de bichos, la búsqueda de fósiles o el tiro al globo con el tirachinas haría que el juego fuera mucho mejor en el tema de la diversión, y supondría un elemento de competición a la partida, no dejando el desenlace de la misma a la suerte.

Con lo conseguido al final de cada partida se pueden comprar edificios y demás objetos para poner y ver en el pueblo mientras jugamos, lo que puede tener cierta gracia. También se pueden comprar una serie de pequeños minijuegos, bastante simples, que se basan en el uso de las cartas amiibo, pero que no ayudan a la diversión al no formar parte del cuerpo principal del juego, sino que se juegan de manera independiente.

Con todo esto, Nintendo perdió una oportunidad fantástica de hacer un Mario Party ambientado en el fabuloso mundo de Animal Crossing, lo que (muy probablemente) hubiera sido temendamente divertido. Si en algún momento se plantea sacar una nueva entrega (algo que casi sería obligado dado la gran cantidad de figuras amiibo de Animal Crossing que están o estarán disponibles), debería replantear la filosofía del juego y hacerlo más interactivo y, a la postre, más divertido.

50

Regular

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios